Skip to main content

Etiqueta: Panamá

Los forjadores del porvenir

Hoy 1 de diciembre se conmemora en nuestro país el Día del Maestro, fecha en la que enaltecemos la trascendental labor que realizan los educadores en la formación de personas y en el desarrollo de naciones prósperas. La educación, como demuestran los hechos, es semilla de progreso.

Cierto es que muchos maestros carecen aún de las herramientas y el apoyo necesarios. Falta invertir en capacitación docente, en tecnología educativa y en la dignificación de esta noble profesión. Pero también es justo reconocer los avances logrados y el compromiso genuino de la mayoría de los educadores con sus estudiantes. Su labor es fundamental para que Panamá pueda, primeramente, forjar a las nuevas generaciones de ciudadanos que el país requiere con urgencia y, en segundo lugar, formar el capital humano que requiere el desarrollo nacional.

Quienes critican a los maestros deben recordar que son ellos quienes siembran cada día las semillas del conocimiento y los valores cívicos. De su dedicación dependen las futuras generaciones de profesionales, emprendedores y líderes de este país. Su aporte merece respeto y gratitud. Y qué mejor fecha para honrar su vocación que este 1 de diciembre, instaurado para conmemorar el nacimiento de Don Manuel José Hurtado, visionario educador y modernizador de la enseñanza en Panamá. Fue Hurtado quien sentó las bases de la educación pública panameña al fundar las primeras escuelas normales para maestros.

Hoy su legado nos convoca a renovar el apoyo hacia quienes continúan su obra. Los maestros no solo enseñan asignaturas, sino que forjan personalidades, encienden imaginaciones y preparan a la niñez para hacer realidad sus sueños. Valorar y dignificar su trabajo es una deuda pendiente en Panamá. Paguemos esa deuda invirtiendo más y mejor en educación. El futuro del país lo agradecerá.

Érase una vez…el consenso

Panamá agoniza bajo el peso de una polarización política que día a día carcome los cimientos mismos de la patria. La intolerancia y el sectarismo se han adueñado del debate público, envenenando la convivencia y obstruyendo cualquier posibilidad de consenso sobre los graves problemas que nos aquejan. Esta peligrosa deriva, que según la encuestadora IPSOS alcanzó en el último año un pico histórico de animadversión entre distintos sectores nacionales, pone en riesgo logros sociales que costó décadas consolidar.

El momento exige grandeza de quienes aspiran a conducir el Estado. Urge bajar las aguas con gestos de cordura, mano tendida y vocación de encuentro con el que piensa distinto. Se necesitan líderes que antepongan los supremos intereses de la nación a las mezquindades del provecho personal o partidista. De lo contrario, nuestro barco derivará irremediablemente hacia arrecifes donde encallaron otras tristes experiencias latinoamericanas. Y habremos defraudado a las futuras generaciones, a quienes les debemos heredar una casa común habitable, que propicie su desarrollo, realización y felicidad.

Aún estamos a tiempo de enderezar el rumbo. Pero se nos acaba la cuerda. Más que nunca, es necesario que las fuerzas vivas de la nación alcen la voz para decir ¡basta! a la polarización estéril y que propicien el reencuentro con la sensatez. No hay derecho a arrebatarle el futuro a nuestros hijos. El momento de actuar es ahora.

Ajedrecistas de 23 países participan en el IX Campeonato Iberoamericano Absoluto “Panamá 2023” 

Un total de 188 jugadores de 23 países, entre ellos 16 con título de Gran Maestro, verán acción en el IX Campeonato Iberoamericano Absoluto “Panamá 2023” de Ajedrez, que se jugará desde este viernes hasta el 2 de diciembre en ciudad capital. 

Los Gran Maestro, el español Jaime Santos Latasa, campeón de Europa de Rápidas en 2022 y del último Magistral de León y Cristóbal Henriquez, ganador de múltiples torneos y considerado uno de los mejores en Chile, son dos de las grandes figuras que optarán por el título.

Además, se inscribieron a esta cita los panameños Roberto Sánchez y Jorge Baúles, ambos con título de Maestro Internacional. En total unos 88 jugadores de Panamá estarán compitiendo en este certamen, que es avalado por la Federación Panameña de Ajedrez, que preside Luis Esquivel.

El torneo se lleva a cabo por la Federación Iberoamericana de Ajedrez (FIBDA), en acuerdo con la Confederación de Ajedrez para América (CCA – FIDE América), que preside el panameño José Carrillo Pujol y federaciones afiliadas al ajedrez Continental.

Carrillo Pujol destacó el esfuerzo que se viene haciendo por seguir posicionando a Panamá entre las mejores sedes para realizar un torneo de ajedrez, trayendo además a grandes maestros, que seguro llamarán la atención de los aficionados y elevará el nivel de juego.

Recientemente, Panamá fue sede del IV Panamá Chess Open y Blitz y Campeonato nacional por equipos.

El Iberoamericano se jugará con el sistema Suizo Basado en Rating Fide a 9 rondas. Los pareos se realizarán con el programa Oficial de la FIDE, Swiss Manager. El Ritmo de juego: 90 minutos por jugador para toda la partida con 30 segundos de incremento por cada movimiento desde la primera jugada.

El presidente del ajedrez panameño dijo que este torneo forma parte de las iniciativas que se vienen realizando para impulsar el desarrollo de este juego en el país y para que Panamá sea una vitrina para exponer su buen ajedrez.

En la cita se han inscrito jugadores de Andorra, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, Portugal, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela, entre otros.

Futuro comprometido

La corrupción en América Latina, y particular mente en Panamá, no es solo un problema político; es una crisis que erosiona las bases de la sociedad y de la economía. Este mal endémico tiene un costo que va más allá de las cifras en los balances de cuentas gubernamentales; afecta profundamente la estructura social y las oportunidades de las generaciones futuras. Panamá, por ejemplo, recursos que podrían destinarse a proyectos de mejora en educación, salud y tecnología a menudo se desvían o malgastan. Esto no solo representa un costo financiero inmediato, sino también una oportunidad perdida a largo plazo. Las escuelas sin los recursos adecuados, los hospitales con equipamiento obsoleto y la falta de inversión en tecnología emergente son solo la punta del iceberg.

Más allá del aspecto financiero, el costo social es aún más devastador. Las generaciones jóvenes de Panamá y de otras naciones latinoamericanas se enfrentan a un futuro limitado, no por su falta de talento o aspiraciones, sino por un sistema que prioriza el beneficio ilícito sobre el bienestar colectivo. Históricamente, la región ha luchado con la corrupción, pero los avances han sido inconsistentes. Comparando con décadas anteriores, es evidente que, aunque hay esfuerzos para combatir este flagelo, los resultados son mixtos. En algunos países, se han hecho progresos significativos, mientras en otros, como Panamá, el cambio es menos perceptible. La lucha contra la corrupción no es solo una batalla de leyes y políticas, sino también de cambio cultural y de valoración del bien común.

La corrupción no es un problema insuperable, pero requiere un compromiso firme y sostenido de todos los sectores de la sociedad. Solo entonces, América Latina y Panamá podrán liberarse de las cadenas de este mal que les ha impedido alcanzar su verdadero potencial.

La permanente incompetencia

Mientras los problemas se agravan, las autoridades brillan por su mediocridad. Así se encuentran actualmente los distritos de Panamá y San Miguelito, azotados por graves carencias que sus dirigentes parecen incapaces de enfrentar.

Los ejemplos abundan. El mal manejo de desechos y las calles en pésimo estado son latigazos constantes para los residentes. La delincuencia campea en ambos distritos ante la mirada indiferente de sus autoridades. La falta de luminarias en zonas densamente pobladas incrementa la sensación de inseguridad. Las inundaciones en temporada de lluvias parecen inevitables.

Y mientras estas graves carencias se acumulan, las autoridades están más preocupadas por sus aspiraciones políticas que por buscar soluciones reales. Recientemente, los partidos políticos dieron su bendición para que los actuales alcaldes busquen la reelección en 2024, premiando la mediocridad y dejando de lado el interés ciudadano. Definitivamente, mantener a los mismos funcionarios que no han podido -o no han querido- resolver los acuciantes problemas de sus distritos no parece la decisión más sensata. Es hora de que los partidos escuchen a la ciudadanía y no solo a sus propios intereses. Se requieren caras nuevas, mentes frescas y, sobre todo, vocación de servicio.

Los votantes deben analizar responsablemente el desempeño de quienes hoy ocupan los cargos antes de respaldarlos nuevamente. Exigir públicamente soluciones y reclamar el cumplimiento de los compromisos asumidos también es una obligación cívica.

Panamá y San Miguelito claman por un nuevo liderazgo que enfrente sus deficiencias con decisión, y que anteponga las necesidades ciudadanas a cualquier aspiración personal o partidaria. Cinco años más de letargo e indolencia profundizarán graves problemas que hoy son urgentes, y que mañana pueden volverse irreversibles. La pelota está ahora en la cancha de los votantes: pueden premiar la incompetencia o exigir un cambio. El futuro de ambos distritos depende de esa decisión.

El fantasma que acecha

Desde tiempos inmemoriales, la democracia ha sido esa esperanza dorada que promete dar voz al pueblo. Pero si echamos un vistazo al panorama actual de Latinoamérica, y especialmente a cómo las cosas se han estado desarrollando en Panamá, pareciera que esa esperanza está en juego. ¿Qué pasa cuando la democracia ya no parece ser tan brillante? ¿Cuándo, en vez de sentirnos representados, sentimos que se nos va la voz en el griterío político?

Si nos ponemos a contar, en la última década, varios países latinoamericanos han experimentado movimientos que muestran un desencanto hacia la democracia. Esta desilusión no es cosa de juegos. Mucha gente siente que aquellos a quienes confiaron su voto en las urnas, ya no los representan y que la corrupción y la desigualdad son la orden del día.

En Panamá, cuya historia democrática ha tenido sus altibajos, se comienza a escuchar el susurro de ese desencanto. Las manifestaciones de 2022, en donde miles clamaron por una justicia más transparente y contra la corrupción rampante, son un claro testimonio de esto. Y ahí es donde el fantasma autoritario asoma. Con el descontento brota la tentación de buscar soluciones rápidas, líderes «fuertes» que prometen poner orden a cualquier precio.

Por supuesto, no es de extrañar que, ante la frustración y la decepción, muchos busquen un cambio. Pero la historia nos ha enseñado que, cuando se cede poder en aras de la estabilidad, a menudo se paga un precio muy alto. Un gobierno autoritario puede traer estabilidad a corto plazo, y alguna serie de cambios que provoquen el aplauso popular, pero a la larga, los derechos y libertades del pueblo suelen ser los primeros en ser sacrificados.

Latinoamérica, y Panamá en particular, se encuentran en una encrucijada. Es esencial que reflexionemos sobre la dirección que deseamos tomar. No se trata de quedarse de brazos cruzados, sino de luchar por una democracia más robusta y representativa, en lugar de ceder ante la seducción del autoritarismo. Después de todo, como ciudadanos, tenemos no solo el derecho, sino también la responsabilidad de construir un futuro mejor.

Panamá asistirá a cumbre sobre migración en México

El presidente de la República, Laurentino Cortizo, estará asistiendo el próximo 22 de octubre a una cumbre multilateral en el estado de Chiapas, con el propósito de abordar la situación de la migración irregular.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que su país será la sede de esta cumbre sobre migración, en la que se espera contar con la participación de mandatarios de 11 países del continente, siendo la sede escogida para esta reunión la ciudad de Chiapas, que es fronteriza con Guatemala.

López Obrador indicó que además de la presencia de los mandatarios, se espera que cada delegación acuda con sus respectivos cancilleres. «Estamos enfrentando el fenómeno migratorio y necesitamos estar de acuerdo como países en qué podemos hacer, porque esto ya rebasa lo que es posible contener», apuntó el mandatario mexicano.

Para la reunión, se ha cursado invitaciones a los presidentes de Ecuador, Colombia, El Salvador, Honduras, Belice, Guatemala, Venezuela, Haití, Cuba, Costa Rica y Panamá, todos de una forma u otra involucrados en la salida, tránsito y recepción de migrantes irregulares en sus respectivos países.

El encuentro tendrá lugar, en tanto que México y Centroamérica afrontan un flujo migratorio «sin precedentes», como advirtió la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) el pasado mes de septiembre.

En esta nueva oleada migratoria, el mandatario mexicano calculó que a la frontera de México con Centroamérica llegan hasta 6 mil migrantes diarios, mientras que a la de Estados Unidos arriban hasta más de 10 mil.

La pasada semana, el presidente panameño y el mandatario de Costa Rica, Rodrigo Chaves, sostuvieron un encuentro bilateral en el que se tomaron algunas decisiones importantes, una de ellas, consistió en la eliminación del puesto transitorio para migrantes irregulares de Paso Canoas, sector fronterizo entre ambos países.

Panamá reporta este año 410 mil migrantes que han ingresado al país de forma irregular a través de la selva del Darién, sin que haya recibido apoyo internacional para poder atender esta crisis.

El puente al futuro

El tan ansiado cambio aún no llega a Panamá. Una y otra vez, los votantes son seducidos por promesas absurdas de jamones, pollos y puestos públicos a cambio de su voto. Esta peligrosa dinámica, alimentada por décadas de populismo, ha corrompido la democracia panameña. El pueblo, hastiado por déficits en servicios básicos como salud y educación, entrega su voto como moneda de cambio, sin exigir planes realistas.

Mientras tanto, pequeños grupos privilegiados lucran de los negocios inflados con el Estado, como el abastecimiento de agua, que cuesta millones anualmente sin que se materialice una solución definitiva. El país permanece estancado, con las mismas crisis y problemas cuyo peso recae sobre las mayorías.

Según un informe de Transparencia Internacional de 2022, Panamá obtuvo 35 puntos en el índice de percepción de corrupción, por debajo del promedio regional de 43 puntos. Es hora de romper este ciclo vicioso. Los votantes deben analizar críticamente las propuestas, en lugar de dejarse llevar por poses populistas que manipulan emociones. El verdadero cambio llegará solo con planes viables, no con regalos y eslóganes huecos. Durante muchas décadas, este tipo de programas han fracasado una y otra vez en Latinoamérica.

Es urgente una nueva mentalidad cívica basada en la responsabilidad y en elegir líderes éticos comprometidos con las reformas que Panamá necesita. Esto requerirá sacrificios, pero el pueblo debe pensar en el futuro del país, no en beneficios inmediatos. Solo así lograremos un Panamá próspero y justo, donde los frutos del desarrollo alcancen a todos por igual. El tan ansiado cambio está en nuestras manos.

Democracia en jaque

Las recientes alianzas entre partidos políticos panameños dejan al descubierto una grave falencia de nuestro sistema democrático: la ausencia de ideologías claras que definan y diferencien a las organizaciones políticas. Esto permite acuerdos insólitos como las alianzas parciales, donde candidatos presidenciales rivales unen fuerzas para repartirse cuotas de poder, anteponiendo intereses particulares al bienestar de la nación.

Según un estudio de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), el 75% de los panameños desconoce las propuestas programáticas de los partidos políticos, y el 60% no logra distinguir diferencias ideológicas entre ellos. Esta confusión facilita que los políticos cambien de camiseta con facilidad y que primen acuerdos cupulares sobre principios y valores.

Las evidencias apuntan a un deterioro alarmante donde destaca la “promiscuidad política” como un indicador de partidos débiles, sin convicciones ni proyecto país. Y en este escenario los más perjudicados son los ciudadanos, que ven cómo su voto se diluye entre alianzas ocasionales y dirigentes que sólo buscan cuotas de poder. Mientras tanto, los graves problemas sociales siguen sin atenderse. Panamá ocupa el puesto 57 entre 167 países en el Índice de Desarrollo Humano, y la desigualdad no cede.

Urge una nueva y genuina mentalidad política que oxigene el sistema de partidos, que valore la congruencia ideológica y que condene el transfuguismo. Los políticos deben entender que no son dueños de los cargos públicos, sino servidores de la nación. Si no enmiendan el rumbo, la ciudadanía les pasará factura en las urnas. La democracia panameña pende de un hilo y está en manos de todos rescatarla.

Panamá espera aumentar hasta el 20% sus exportaciones de frutas y hortalizas a Europa en un año

La Autoridad para la Atracción de Inversiones y la Promoción de Exportaciones de Panamá (PROPANAMA) estima que las empresas panameñas aumentarán entre el 5% y el 20% sus exportaciones de frutas y verduras a Europa en un año.

Así lo ha expresado este martes la jefa de Exportaciones de PROPANAMA, Yelsica Caballero, en declaraciones a Europa Press, en la inauguración del stand de PROPANAMA en la Feria Internacional de Frutas y Hortalizas, Fruit Attraction 2023, en Madrid a la que han acudido la directora de la feria, María José Sánchez; el subadministrador general de PROPANAMA, Diego Ortiz de Zevallos; y la encargada de Negocios y de Asuntos Consulares de la Embajada de Panamá, Anayansi Rodríguez Vega, así como representantes de varias empresas.

Del 3 al 5 de octubre de 2023, diez empresas exportadoras panameñas, que cuentan con los certificados necesarios para el mercado europeo, junto a otras cuatro empresas en vías de exportación, estarán exponiendo toda la oferta exportable y productos de frutas y hortalizas en el Recinto Ferial de Ifema de Madrid, en la decimoquinta edición de la feria internacional de referencia para el sector, con el apoyo de PROPANAMA.

La presencia en la feria de esta autoridad dependiente del Gobierno panameño, según Caballero, busca ayudar a estas empresas a encontrar en Europa un nicho específico que consuma el producto con el «dulzor característico» que marca su sello de distinción y «calidad». Para ello, plantean su estrategia en mostrar a potenciales clientes la diversificación de la oferta exportable panameña, dando a conocer los productos tendencia en el consumo europeo, como el jengibre negro o la fruta de la pasión o maracuyá.

EL MARACUYÁ, FRUTA INSIGNIA EN ESTA EDICIÓN

La fruta de la pasión es, de hecho, la fruta insignia elegida por el Gobierno de Panamá para su stand en la presente edición de Fruit Attraction. El motivo de su elección es dar respuesta a un cambio en la tendencia del consumo europeo.

Según Caballero, después de la pandemia han visto cómo las frutas con «altos contenidos en nutrientes» son «consumo y tendencia a nivel mundial». Por ello, PROPANAMA está impulsando estrategias para que los productores siembren este tipo de productos.

«En Panamá tenemos una empresa con una alta producción de maracuyá que cumple con los requisitos europeos, que vende su producción a otros países y que ha evolucionado con vías de internacionalizarse», ha explicado la representante de PROPANAMA en referencia a Chiquirí Passion Fruit.

Según el gerente y dueño de Chiriquí Passion Fruit, Kevin Martínez, el maracuyá es una «fruta revolucionaria» a nivel mundial que ha evolucionado para encontrar aplicaciones en una amplia variedad de industrias, incluyendo la confitería, la pastelería o la cosmética, entre otros usos, aportando un «valor añadido» que es la calidad de su producto.

En este sentido, el subadministrador general de PROPANAMA, Diego Ortiz de Zevallos, ha resaltado el potencial del maracuyá y de la fruta panameña en el mercado europeo por contar con un «dulzor especial», logrado por las características del suelo y por «la cercanía a los mares y la salinidad que brinda en el ambiente». «Para nosotros es muy importante que estos productores expongan su producto en esta feria por ser referente a nivel europeo», ha añadido.

PERSIGUIENDO OPORTUNIDADES EN EUROPA

Centrarse en un nicho de mercado especializado es el objetivo de la empresa exportadora de piña Tropical Fruit Company, tal y como ha asegurado a Europa Press su presidenta, Dora Espinosa, quien ha destacado sus expectativas de hacer negocios gracias al impulso de la feria y ha agradecido el apoyo y acompañamiento del Gobierno panameño.

El caso de Potuga Fruit Company, empresa panameña exportadora de sandías, es un ejemplo de lo que supone participar en esta feria, ya que en el primer día ha cerrado la jornada con dos acuerdos, uno con una empresa en Portugal y otro con una empresa localizada en Irlanda. «Para nosotros representa una gran oportunidad de expansión a otros mercados», ha asegurado a Europa Press el propietario y gerente general de la compañía, Carlos Campos.

Por su parte, el CEO Comercial Global de Natulac Foods, Wladimir Rangel, consciente del nivel de calidad del mercado europeo y seguro de que sus néctares están a la altura, ve en esta feria una ventana de oportunidad «más formal» tanto para estudiar el mercado como para dar a conocer sus productos, apostando por las frutas tropicales a las que consideran «de interés en el mercado europeo».

El gerente general de Agro Export Pacific, Ricardo García Salas, ha resaltado que la participación de la feria es parte de la estrategia de promoción de sus productos. En esta edición, sus objetivos están orientados a «cerrar negocios» que tenían adelantados y conseguir clientes tanto en España como en Portugal.

El mercado español es también objetivo para el exportador de melones, sandías y papaya Panamá Squash. Su propietario, Danis Santana, ha explicado que su objetivo en la feria es darse a conocer y tratar la presencia en España. Así, ha señalado a España como la entrada a Europa y ha descrito la feria como «la miel» de los exportadores y productores para entrar en el mercado europeo.

En estos días también estarán exponiendo sus productos en la feria las empresas exportadoras Estrada Company, Greenlab Biotechnology, Producción Agrícola Internacional y A.P.S.E.C.U., junto con aquellas en proceso de expansión, como Pithaya Brothers, Golden Fruits Panamá, Dragon Fresh Fruits, Gradum/Foros Investment y Group Corp.

FRUIT ATTRACTION 2023

En su 15° aniversario, Fruit Attraction, organizada por Ifema y la federación hortofrutícola Fepex, con Andalucía como Región Invitada, ha registrado la mayor participación de su historia, con 2.000 empresas expositoras de 56 países, más de 64.000 metros cuadrados de superficie y la previsión de asistencia de 90.000 profesionales de 135 países.

Se trata de la primera vez que nueve pabellones del recinto ferial madrileño albergan la gran oferta hortofrutícola que reúne esta edición, lo que supone un incremento tanto de ocupación como de participación superior al 10% con respecto a la pasada edición, según datos de la organización. El objetivo de este evento es apoyar al sector hortofrutícola y dar a conocer a los potenciales clientes la calidad y variedad de sus producciones, así como establecer nuevas relaciones comerciales.

Un problema que requiere soluciones de fondo

La imagen del niño ahogado en las playas del Río Grande conmocionó al mundo en 2015 y puso el foco en la crisis migratoria que sacude a Centroamérica. Hoy, ocho años después, el flujo de migrantes que huyen de la pobreza y la violencia en busca del sueño americano no ha hecho más que incrementarse. Solo en 2022, más de 2.4 millones de indocumentados han sido detenidos en la frontera de Estados Unidos con México. Detrás de cada número hay un ser humano desesperado.

Ante esta situación, los gobiernos de la región han optado por soluciones cortoplacistas como militarizar fronteras o facilitar el tránsito controlado de migrantes. Así, este viernes los presidentes de Costa Rica y Panamá, Rodrigo Chaves y Laurentino Cortizo, se reunirán en la provincia panameña de Darién para abordar las afectaciones de la migración irregular en ambos países. Según cifras del Ministerio de Seguridad Pública de Panamá, en lo que va de 2022 han registrado el paso de 405 mil migrantes por la frontera con Colombia rumbo a Costa Rica.

No obstante, como advierte la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), criminalizar la migración irregular viola los derechos humanos y expone a los migrantes a mayores peligros y abusos. Lo que se requiere es atacar las causas profundas del éxodo: la pobreza, la exclusión social, la violencia y la falta de oportunidades que obligan a miles a abandonar sus naciones de origen.

Mientras las políticas se centren en el control migratorio y no en solucionar los factores estructurales que expulsan a esta población, la crisis seguirá profundizándose. Como afirmó el secretario general de la ONU, António Guterres, abordar las causas requiere «la acción colectiva de los países de origen, tránsito y destino». Esto pasa por mayor cooperación en seguridad, más inversiones para el desarrollo sostenible de la región y canales de migración regular.

La visita del alcalde de Nueva York, epicentro del drama migratorio en Estados Unidos, es una oportunidad para que los países adopten un enfoque integral. De lo contrario, seguiremos viendo familias arriesgarlo todo por un futuro mejor. Y seguiremos contando sus tragedias en las estadísticas de una crisis que es, ante todo, humana. Es hora de pasar de las palabras a los hechos, porque detrás de cada número hay un rostro, una historia y un sueño por cumplir.

Panamá es la madre patria

Panamá es uno de esos pocos países donde sus ciudadanos ven la situación nacional caótica, corrupta e irremediablemente corregible. A diferencia de los extranjeros que conocen a Panamá lo ven pujante, próspera, hermosa y un gran destino para vivir.

No somos un país perfecto y es cierto que tenemos nuestros problemas por resolver. La prosperidad no alcanza a todos. La debilidad institucional es notoria; la desconfianza de la población hacia nuestros gobernantes es severa y las deficiencias en temas esenciales como salud y educación son fatales. Pero tenemos condiciones muy favorables para resolver estos problemas. Nuestro país tiene una posición estratégica envidiable, un canal interoceánico administrado en forma eficiente sin mayores contratiempos, una economía dolarizada y apropiada por los panameños como parte de su moneda de curso a tal grado que la llamamos Balboa. Servicios internacionales prestados desde aquí por un régimen tributario para facilitar el comercio internacional. Una economía abierta sin restricciones en el movimiento de capitales, dos mares, carbón negativo en medio de una preocupación mundial por el cambio climático y muchos otros recursos aún no explotados. Sin embargo, todos los días, al leer y escuchar las noticias, los días son nublados y oscuros.

Para mí, Panamá es la madre patria y si bien tengo algunos sentimientos encontrados sobre el gobierno, la población, los factores de poder y nuestra idiosincrasia, esto no me lleva a despreciarla.  Mi patria es imperfecta, pero es así como mi madre. Mis antecesores están enterrados aquí y no tengo donde más tener ese vínculo sentimental que se desarrolla entre el entorno territorial, su población y la vida personal. Nací, crecí, me formé, trabajé y formé a mi familia en este lugar y algún día mis restos estarán en esta tierra. Me resulta difícil aceptar día tras días oír las quejas naturales de los generadores de opinión pública como si la patria fuera el infierno mismo. Como si aquí en estos 75,000 kilómetros cuadrados radican todos los males que la humanidad puede confrontar. Y somos los primeros en divulgar y vociferar cuando desde afuera nos afirman nuestras propias imperfecciones como si el mundo occidental fuese perfecto y nosotros el puente del mundo y el corazón de la ilicitud y la corrupción. O decides mirar el futuro con optimismo o permaneces eternamente despotricando contra la madre Patria.

Realmente no estoy en el bando de esos periodistas, generadores de opinión ni políticos que utilizan esos medios para satisfacer sus objetivos personales. A veces son cuñas, en otras siguen líneas políticas de sus jefes inmediatos, y en otras los eternos intereses de aquellos incrustados en la economía panameña que no le permiten ser libre, competitiva y abierta.

El país necesita enderezarse en muchas áreas, pero eso se va lograr cuando se alineen los factores de poder en el país. Y no son únicamente los del sector económico.  Aquí cada grupo, desde sindicatos, profesionales, iglesia, partidos políticos, asociaciones “cívicas”, aspiran a su retazo como si eso bastara para resolver los urgentes problemas nacionales que persisten y dan la impresión que no se irán a resolver a pesar de todas nuestras bondades naturales.  Panamá no se acaba. Está empezando a surgir, pero con dificultades.

Médicos panameños realizan cirugías pediátricas de corazón cerrado

Por primera vez, Panamá realiza cirugías a pacientes pediátricos de cierre percutáneo de la comunicación interventricular, que son unos agujeros que existen en el tabique y que dividen el corazón en dos ventrículos, y los vamos a cerrar con dispositivos para brindar a los niños tratamientos definitivos, explicó el doctor Miguel De La Rosa, coordinador del Programa Cardiovascular Pediátrico de la Ciudad de la Salud.

Para el doctor Miguel De La Rosa, contar con el Instituto Cardiovascular y Torácico, que brinda en un mismo lugar una sala hibrida, una sala de operaciones y de cuidados intensivos, se convierte en el desarrollo e impulso de la medicina de primer mundo en Panamá, en beneficio de los pacientes.

En los salones híbridos del Instituto Cardiovascular y Torácico se han programado, en dos días, tres cirugías en la mañana y tres en la tarde, para completar el ciclo de 12 procedimientos quirúrgicos pediátricos; que incluyen, también, cierre percutáneo de la comunicación interauricular, conducto arterioso y, también, dilatar estrecheces en la aorta de los pacientes, que contempla la colocación de stents.

Las edades de los pacientes que serán intervenidos quirúrgicamente van desde los 4 años, el más pequeño, y adultos de entre 22 y 23 años.

El galeno resaltó que antes los niños iban a una cirugía de corazón abierto, en donde el proceso de hospitalización era de cinco a siete días, pero ahora, mediante la intervención a corazón cerrado, por cateterismo intervencionista, el paciente entra al quirófano, se le hace el procedimiento, luego pasan 24 horas en observación en cuidados intermedios y al día siguiente se le da salida, lo que se traduce en beneficio para el paciente y la institución

Panamá busca aumentar financiamiento para mipymes con apoyo del BID

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un préstamo de US$150 millones para poner en marcha el primer fondo de garantías que respaldará el acceso a financiación para las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) de Panamá.

Se estima que más de 2.200 mipymes panameñas, principalmente de los sectores agrícola, comercial y servicios, podrán acceder a financiación con respaldo de este nuevo fondo de garantías. Del total de recursos de la operación, se espera que el 20% garanticen operaciones de adaptación y mitigación al cambio climático y el 20% a empresas de mujeres o lideradas por mujeres.

Las mipymes son el motor productivo de Panamá. Constituyen el 97% de las empresas, contribuyen con el 17% del PIB y generan alrededor de 57% de empleo a nivel nacional. Sin embargo, la provisión de financiamiento para estas empresas sigue siendo baja. Así, mientras en diciembre del 2020 se otorgaron más de 500 mil créditos a grandes empresas, solo se otorgaron 228 mil, 126 mil y 56 mil a la mediana, pequeña y microempresa, respectivamente.

El Fondo de Garantías se creará e implementará con base en las mejores prácticas internacionales. Su funcionamiento busca incentivar a las instituciones financieras intermediarias a aumentar su cartera de préstamos para las mipyme y así impulsar la productividad en Panamá.

Paralelo al otorgamiento de garantías, el Fondo brindará servicios de asesoría y educación financiera a las mipymes en temas como estados financieros y planes de negocios técnicamente robustos, entre otros.

El préstamo de US$150 millones del BID a Panamá, tiene un plazo de amortización de 15 años, un período de gracia de 5 años y una tasa de interés basada en SOFR.

McKinsey Forum 2023: Panamá, retos y oportunidades para diversificar sus polos de desarrollo

En su primera edición en Panamá, el McKinsey Forum 2023 abordó las posibilidades del país de convertir los retos globales en oportunidades para la creación de nuevos negocios y diversificar los polos de desarrollo del país a través de la sostenibilidad, producción y nearshoring.

«Centroamérica es una región diversa, con más de 50 millones de personas que, además de ser la región conectora de las Américas, ha logrado sostener un crecimiento acelerado en los últimos 10 años. Panamá en esta historia juega un rol importantísimo: cuenta con un hub logístico de clase mundial, un centro financiero muy competitivo y un ecosistema de emprendimiento local que le ha permitido consolidarse como la plataforma de negocios referente de la región», destacó Amalia Toro, Socia y Office Manager de McKinsey & Company Panamá, durante el evento que reunió a líderes empresariales de Panamá y la región.

Históricamente, el crecimiento de Panamá ha sido impulsado por la inversión extranjera. Se encuentra en el segundo lugar de inyección de inversión extranjera directa en América Central, sólo por detrás de Costa Rica, y ocupa el lugar 51 en el Índice de Atracción de Inversión Extranjera del McKinsey Global Institute.

Toro destacó que uno de los desafíos del país es diversificar su base productiva y buscar nuevos caminos hacia una economía resiliente con crecimiento sostenible y una distribución más uniforme de este crecimiento entre la población. Sin embargo, aún existe el reto de traducir todo este crecimiento y dinamismo empresarial en progreso para todos.

«Tenemos una necesidad de cerrar brechas importantes en métricas claves de acceso a servicios básicos desde la educación hasta servicios públicos y se suma a estos retos las incógnitas del futuro. Estamos en un mundo cada vez más volátil e incierto y en este espacio queremos juntos explorar estos temas para ver de qué manera podemos transformar un momento de incertidumbre como el que estamos viviendo en una oportunidad generacional de valor para el país y para la región», mencionó Amalia Toro.

En el McKinsey Forum, que se dio en el marco de los cinco años de presencia de la firma consultora en Panamá, se desarrollaron diferentes paneles y talleres que buscaban crear espacios de conversación para la generación de ideas que contribuyan a impulsar el desarrollo sostenible del país. Dichos encuentros fueron liderados por especialistas de McKinsey, así como de líderes empresariales como Pedro Heilbron, Ilya Espino de Marotta, Juan Raúl Humbert, Isabel Saint Malo y Olga Cantillo, entre otros.

La democracia entre la teoría y la realidad

Cualquier democracia saludable descansa sobre el principio fundamental de que el poder reside en el pueblo. Esta máxima, venerada en teoría, encuentra turbulencia en su práctica en Panamá, donde el sistema representativo parece desviarse peligrosamente de su misión original.

Recientemente, los reflectores se posaron sobre las reformas al Código Electoral, que parece más una trama para perpetuar intereses ajenos al bien común que una mejora democrática. ¿Por qué, en una nación que se precia de ser democrática, se toman decisiones que parecen menospreciar la voluntad del pueblo?

Según el Observatorio de Democracia de América Latina, el descontento con la democracia representativa en la región ha crecido en la última década. En Panamá, el 45% de los ciudadanos cree que la democracia no funciona adecuadamente, un alarmante incremento del 12% con respecto a hace cinco años. Además, el Instituto Panameño de Estudios Sociales revela que un 38% de la población considera que los diputados no representan sus intereses.

Si bien las elecciones ofrecen a los ciudadanos una oportunidad para seleccionar a sus representantes, una vez electos, estos parecen desconectarse de sus electores. Las decisiones, como la reforma al Código Electoral, son percepciones claras de cómo se ignora el clamor popular. Para preservar la salud democrática de la nación, Panamá necesita una revisión profunda de su sistema representativo. Es imperativo que el pueblo exija mayor transparencia, representatividad y mecanismos de rendición de cuentas. La democracia representativa en Panamá está en una encrucijada, que obliga a cuestionar, exigir y, sobre todo, participar activamente en el proceso democrático.

La verdadera esencia de la democracia no radica en el acto de votar, sino en el constante diálogo entre los ciudadanos y quienes juraron representarlos. Es hora de que Panamá redefina lo que significa una democracia realmente representativa y que trabaje para la gente.

Llega a Panamá tuneladora de la Línea 3

Ya se encuentra en suelo patrio el primer embarque de las primeras piezas de la tuneladora que se encargará de excavar el túnel de la Línea 3 del Metro.

La tuneladora fabricada en Alemania, que llevará por nombre “Tuneladora Panamá”, desembarcó en el puerto de Manzanillo en la provincia de Colón el día de ayer.

A partir de hoy, iniciarán los traslados de las 99 piezas que componen la Tuneladora Panamá hacia el Complejo Industrial de Farfán, lugar donde se construye el pozo de ataque, por donde iniciará su recorrido de excavación y revestimiento de 4.5 kilómetros de túnel por debajo del Canal de Panamá.

El horario establecido para el traslado de las piezas de mayor dimensión de la tuneladora Panamá es de 10:00 p.m. a 4:00 a.m. según el Plan de Manejo de Tráfico, aprobado por la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre, para realizar el transporte en varias fases en un periodo de dos meses.

Ruta de traslado

Partiendo del Puerto Manzanillo en la provincia de Colón para continuar por la Avenida Randolph, seguir por la Autopista Alberto Motta y salir por el peaje Madden. Continuará por el Corredor Norte, tomará la salida hacia la vía Centenario y saldrá hacia la Autopista Arraiján – La Chorrera, donde retornará hacia la Carretera Panamericana con dirección a Loma Cová, hasta llegar a su destino en Farfán.

El transporte de la Tuneladora Panamá será realizado en dos tipos de vehículos:

  • Piezas de mayor dimensión en modulares de carga pesada de 4 a 6 ejes que viajarán de 15 a 20 km/h, el transporte de estas piezas pueden durar de 3 a 4 días utilizando los sitios dormitorios ya establecidos.
  • El resto de los componentes con menor peso, viajará en camas bajas (tipo de remolque de plataforma baja) que se transportarán a 40 km/h.

Según cronograma de traslado serán dos embarques, las que serán transportadas en 81 viajes.

Peña Morán: la sencillez y el talento

Hay quienes creen, como un dogma de fe, que la grandeza y la sencillez no pueden caminar juntas. Hasta que se topan en su camino, en algún momento, con alguien como Fernando Peña Morán, una leyenda indiscutible de la caricatura panameña que destacaba por su inmenso talento, su don de gente y, sobre todo, porque ajeno a los cantos de sirena de la fama y la grandeza artística y profesional que se había forjado con esfuerzo propio, brillaba por su inmensa calidad humana.

Nacido el 11 de julio de 1950, falleció este viernes 15 de septiembre, a los 73 años de edad, dejando como legado una de las más destacadas carreras en la caricatura política nacional, la cual se extendió durante poco más de 43 años.

En una de las muchas entrevistas concedidas a lo largo de su trayectoria, ubicó sus inicios profesionales en junio de 1981 en el diario Crítica, que formaba parte en ese momento de la Editora Renovación, S.A (ERSA). Luego, en diciembre de 1990, mudaría sus caricaturas para el diario El Siglo, donde permaneció hasta agosto de 2009, cuando entraría a formar parte de la redacción de La Estrella de Panamá, diario en el cual laboraba hasta el momento de su deceso.

Además de sobresalir como caricaturista político y de retratos, se dedicó también a la pintura y a la enseñanza. Durante varios años ejerció como asistente en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Panamá. Y cuando en el año 1982 se creó un curso de caricatura en la Facultad de Diseño Gráfico, nadie con mejores méritos que él para dictar esas clases.

Fernando Peña Morán, indiscutiblemente, deja una estela inolvidable donde se combinan el talento, el trabajo persistente, la vocación y donde destaca su inconmensurable calidad humana: una combinación de características que no resulta fácil encontrar reunidas en una misma persona. Esa valiosa fibra humana, combinada con la vocación y el respeto que siempre manifestó por su trabajo, los dejó evidenciados durante el Seminario Internacional de la Caricatura llevado a cabo en Quito en el año 1987, donde declaró que: “(…) entre las cuestiones más importantes, sobre todo, es que el trabajo que uno hace es hacia el país, hacia la comunidad; no se puede olvidar que uno forma parte de esa comunidad y que se tiene una misión y una responsabilidad con ese pueblo y esos lectores que siempre esperan algo positivo de uno”.

¡Descanse en paz, Maestro!

La verborrea de los inútiles

La ausencia de planes de gobierno sólidos y de una visión clara sobre el futuro de nuestro país, han abierto las puertas a la improvisación, la demagogia y el populismo más rampante. Sin una hoja de ruta definida, los distintos gobiernos han optado por navegar a la deriva, tomando decisiones sobre la marcha, muchas veces motivadas por intereses políticos y electorales de corto plazo en lugar del bienestar colectivo.

Abundan las promesas huecas, los anuncios efectistas y los discursos inflamados que buscan réditos inmediatos, pero no se traducen en políticas públicas serias, sostenibles y efectivas orientadas a resolver los acuciantes problemas que enfrentamos. La percepción de corrupción sigue sólidamente instaurada, mientras los gobernantes se enfocan en dar shows mediáticos y repetir eslóganes publicitarios que suenan bien, pero carecen de sustento real. Se lanza una supuesta «cruzada nacional contra el hambre» que no reduce en nada la inseguridad alimentaria. Se prometen miles de viviendas dignas que nunca se materializan. Todo queda en titulares y fotos, sin cambios concretos.

Urge retomar el rumbo con planes de desarrollo integrados y bien concebidos, con metas e indicadores claros de progreso, medibles a través del tiempo. Se requieren gobernantes que antepongan el bien común a sus ambiciones personales y que entiendan que el ejercicio del poder es una enorme responsabilidad y no un concurso de popularidad. Sólo así lograremos encauzar a Panamá hacia el futuro de progreso que anhelamos. Se requiere de más acciones y menos palabras.

 

Futuro tan diminuto

La nación se encuentra en un momento crucial de su historia. Mientras enormes nubarrones se ciernen en el horizonte, amenazando con una tormenta social y económica, los bufones que usurpan la política y el poder siguen regodeándose en su miseria moral y mental, incapaces de ubicarse a la altura de los desafíos.

El deterioro de los indicadores es alarmante: la pobreza alcanza niveles récord, la desigualdad no para de crecer y la inseguridad ciudadana está fuera de control. Según el último informe de la CEPAL, somos el segundo país de América Latina con mayor retroceso en desarrollo humano. Sin embargo, la clase política permanece sorda a estas advertencias, enfrascada en politiquerías y cálculos electorales, actuando con una miopía imperdonable. Mientras el barco se hunde, ellos se pelean por los camarotes. El debate público navega a la deriva, arrastrado por intereses mezquinos, incapaz de elevarse a la altura de las circunstancias. Se requiere un golpe de timón definitivo, que saque al país del marasmo en el que vegeta víctima de la politiquería barata, el oportunismo y la corrupción.

Urge un nuevo liderazgo con una visión grandiosa que aliente nuevas expectativas para el futuro. Que entienda la gravedad de esta hora aciaga y promueva un gran acuerdo nacional para sacar al país de este atolladero. Como dijo Einstein, «los problemas que tenemos no se pueden solucionar con el mismo nivel de pensamiento que los creó». Se requiere imaginación, creatividad y sobre todo grandeza moral.

Ha llegado el momento de pensar en grande, de mirar más allá del corto plazo. O nos unimos para construir un futuro digno, o las próximas generaciones sólo heredarán vergüenza hacia la generación actual.

Horizonte y desafíos

Este país siempre ha sido un punto de encuentro para el mundo, desde el Canal hasta su dinámica economía. Pero Panamá no se detiene ahí. La creación del Área Económica Especial de Aguadulce (AEEA) y la Terminal Portuaria Multipropósito es prueba palpable de esta constante evolución. Ubicada a tan solo 100 km al oeste de la capital, en la provincia de Coclé, la AEEA se extiende por más de 1,758 hectáreas. Concebida por la Ley 309 de 2022, esta área es un desafío que la nación debe asumir sin dudas de ningún tipo. Ofrece exenciones impositivas y acceso a infraestructuras, abriendo las puertas a empresas de sectores tan variados como la logística, la manufactura o la agroindustria. La cifra que ronda es impresionante: se espera que genere 20,000 empleos directos y unos 100,000 indirectos.

Sin embargo, más allá de los números, el proyecto tiene una visión más profunda. Se trata de impulsar una economía más allá de las zonas tradicionales como Ciudad de Panamá y Colón. Con más de 350 empresas proyectadas para su primera etapa, la AEEA promete diversificar la oferta educativa, potenciar la exportación de mercancías y dinamizar el sector turístico.

Pero, no se trata solamente del Área Económica Especial. Camina de la mano con un desafío que transformará radicalmente el futuro de las provincias centrales y el resto del país: la ambiciosa idea de un canal seco, que conecte Aguadulce con Coclé del norte mediante una ruta ferroviaria. Una infraestructura de esa magnitud requerirá un cuidadoso estudio, desde su impacto en el Corredor Biológico Mesoamericano hasta la forma de construir el puerto en Aguadulce para barcos súper post panamax.

Panamá está dando pasos agigantados con este proyecto, con el que se pretende fortalecer y diversificar la economía nacional, lo que, a la larga, beneficiará tanto a empresas como a ciudadanos. Pero es esencial que se aborden los desafíos con la misma determinación. Después de todo, un proyecto de tal envergadura no solo transformará la economía, sino que también moldeará el futuro del país.

El Área Económica Especial de Aguadulce es una oportunidad única para redefinir el tipo de país que queremos ser. Y una oportunidad también para poner a prueba nuestro carácter como nación: ¿Estamos dispuestos a soñar y asumir nuevos retos por muy descomunales que parezcan ser? De la respuesta depende que Panamá, además de un punto de encuentro para el mundo, se convierta también en un faro de innovación y progreso.

Panamá logra 6 medallas en Panamericano de Tiro con Arco en Argentina

Los atletas de tiro con arco panameño continúan obteniendo buenos resultados a nivel internacional, esta vez, consiguieron 6 medallas, 2 de plata y 4 de bronce, en el Primer Campeonato Panamericano de Tiro con Arco en Sala, que finalizó este domingo en el Microestadio de Tecnópolis, en Argentina, informó Luis Barría, presidente de la Asociación Nacional de Tiro con Arco de Panamá (Antap).

El presidente de la Antap destacó que estos resultados, en una competencia de tan alto nivel, son el resultado de un gran esfuerzo de trabajo de equipo, lo que demuestra que el tiro con arco es uno de los deportes panameños que, cuando sus atletas nos representan en otros países, regresan con una medalla y una sonrisa para Panamá.

En este Campeonato, que reunió a más de 300 arqueros provenientes de 14 países de América, 13 de ellos de Panamá, se compitió en las categorías de Barebow, Compuesto y Recurvo, en hombres y mujeres de las categorías menores de 18, de 21, mayores y mayores de 50.

Las medallas fueron ganadas por Adriannis Caballero, quien obtuvo una de plata en arco compuesto para menores de 21 años, al caer en la disputa del oro, contra la argentina Guillermina Gonzalez.

Además, en la competencia de equipo compuesto, el trío panameño integrado por Edgar Barsallo, Bladimir Berdiales y Willie Chin, se trajeron la medalla de plata.

Barsallo también alcanzó una presea de bronce en el arco compuesto; mientras que Lineth Lou, sumó otra de bronce, al vencer a la chilena Maria Vinench, en el arco compuesto femenino.

Además, en esta categoría, pero en Sub-21, Paola Coronas obtuvo el tercer lugar, con lo que se acredita una de bronce.

También, en la prueba de equipos de recurvo femenino, Emma Durán, Ana Pinzón y la chiricana Miriam González, lograron bronce.

Durán en el recurvo femenino obtuvo 534 puntos, para ser mayor puntaje en la clasificación femenina; mientras que Barsallo, con 578, fue el tercero mejor en las rondas de clasificación.

El presidente de la Antap se mostró satisfecho con los resultados de los tiradores panameños en esta competencia de tan alto nivel. Agregó, estuvimos muy cerca del oro, pero igual fue un gran esfuerzo, esto demuestra que se vienen haciendo las cosas bien en Panamá, masificando este deporte y apoyando a los atletas.

Costa Rica y Panamá: compitiendo por el futuro tecnológico de Centroamérica

En los últimos tiempos, el atractivo de Costa Rica y Panamá para las inversiones tecnológicas ha sido objeto de intensos debates. Costa Rica se ha convertido en un importante destino de inversión en dicha industria, hospedando a líderes globales como Intel, IBM y Microsoft, gracias a su fuerza laboral altamente calificada, costos competitivos, ubicación estratégica y ambiente favorable para las inversiones. Por otro lado, Panamá, aunque competitivo, enfrenta desafíos relacionados con la calidad de su educación, los costos laborales, el acceso a mercados clave y el ambiente para las inversiones.

Las empresas tecnológicas globales encuentran varias ventajas al invertir en Costa Rica. El país cuenta con una tasa de alfabetización del 98 por ciento, una gran población joven, costos laborales competitivos y acceso a mercados globales a través de tratados de libre comercio. Además, Costa Rica ha adoptado políticas gubernamentales que apoyan el crecimiento del sector tecnológico, ofreciendo incentivos fiscales y de infraestructura para las empresas que invierten en su territorio. Intel, IBM y Microsoft son ejemplos destacados de compañías globales que han aprovechado estas ventajas, estableciendo centros de investigación y desarrollo, desarrollo de software y operaciones en la nube en el país, respectivamente.

Por otro lado, Panamá, aunque ofrece ventajas competitivas, tiene varias desventajas que pueden disuadir a las empresas de invertir en el país. La tasa de alfabetización es del 95 por ciento, pero su sistema educativo público no es tan sólido como el de Costa Rica. Además, tiene costos laborales no tan bajos, acceso limitado a mercados clave como Estados Unidos y Europa, e incentivos fiscales y de infraestructura menos generosos en comparación con la nación vecina. Estas desventajas pueden conducir a una disminución de la productividad, la innovación, la rentabilidad, las ventas y los ingresos para las empresas tecnológicas globales que opten por invertir en Panamá.

Para mejorar su atractivo para las inversiones tecnológicas, Panamá debe tomar varios pasos. Primero, debe invertir en la educación tecnológica para mejorar la calidad de su fuerza laboral. Esto incluye fortalecer su sistema educativo público y promover la educación tecnológica en el sector privado. Segundo, Panamá puede promover la productividad laboral para compensar los costos laborales más altos. Tercero, el país puede mejorar su acceso a mercados clave mediante la negociación de nuevos tratados de libre comercio y la inversión en infraestructura de transporte. Por último, Panamá puede mejorar su ambiente favorable para las inversiones simplificando los procesos regulatorios, reduciendo la burocracia y promoviendo la transparencia y la responsabilidad gubernamental.

En conclusión, aunque Costa Rica ha logrado consolidarse como un importante centro tecnológico, Panamá aún enfrenta varios desafíos para atraer inversiones tecnológicas. Sin embargo, si toma medidas para mejorar la calidad de su educación tecnológica, promover la productividad laboral, mejorar el acceso a mercados clave y mejorar su ambiente favorable para las inversiones, podrá competir más eficazmente con Costa Rica y consolidarse como un centro tecnológico en la región.

Conozca los líderes que evaluarán las ideas presentadas a VOCES por el Bienestar

VOCES por el Bienestar, la iniciativa a la que ya se han presentado más de 600 jóvenes en Panamá, Colombia, Perú, Chile y Bolivia con grandes ideas que aceleren los cambios que Latinoamérica necesita, ya tiene a su comité calificador.

Monique Amado, fundadora de Cumple con Causa (Panamá); David Gereda, Development director de One Young World (Colombia); Mariana Costa, Co-fundadora de Laboratoria (Perú); Ariel Gringaus, CEO de Colegium (Chile); Allison Silva, fundadora de la Fundación Emprender Futuro (Bolivia); y Gianfranco Ferrari, CEO de Credicorp, seleccionarán las mejores ideas que a través de la digitalización, promuevan el acceso a servicios de salud, alimentación y educación de calidad.

“VOCES es hoy una alternativa para avanzar en la construcción de una región con menos brechas sociales, en la que el talento y la creatividad de las mentes jóvenes se convierten en el motor de creación de soluciones reales a desafíos urgentes. Sin duda, las más de 400 ideas que ya se han inscrito demuestran el interés de las nuevas generaciones por asegurar un mejor futuro para todos” aseguró Gianfranco Ferrari, CEO de Credicorp.

El comité evaluador definirá las 10 mejores ideas de VOCES por el Bienestar y asignará una calificación a cada una correspondiente al 75 por ciento de la puntuación total. El 25 por ciento restante se asignará mediante la votación pública.

“Me emociona ser parte de esta iniciativa que pretende impulsar las grandes ideas de los jóvenes de estos cinco países. Extiendo la invitación de Credicorp a los jóvenes panameños, ya llevamos más de 50 jóvenes participando. En este camino, espero aportar mi conocimiento para elegir a los finalistas que iniciarán una ruta de cambio para Latinoamérica”, aseguró Monique Amado.

Para inscribir una idea en VOCES por el Bienestar y tener la posibilidad de ganar 15 mil dólares, mentoría especializada y un viaje a One Young World Summit ingresa a vocescredicorp.com antes del 20 de septiembre. Las 3 ideas ganadoras serán anunciadas a finales de noviembre.

La cueva…

El Parlacen es un organismo regional que busca promover la integración y cooperación entre los países de Centroamérica y, durante los últimos años, la permanencia de Panamá en el mismo ha sido objeto de controversia. Muchos panameños cuestionan los nulos beneficios que el país obtiene al ser parte de este organismo, especialmente cuando solamente destaca por brindar refugio a funcionarios con sospechas o procesos legales por casos de corrupción. En teoría, el organismo de marras debería ser un foro para el debate y la toma de decisiones en temas políticos, económicos, sociales y culturales que afectan a la región. Sin embargo, en la práctica, parece funcionar únicamente como un refugio para políticos y funcionarios de trayectoria zigzagueante y principios éticos ausentes.

Tras ser juramentados por la institución, una pequeña casta de privilegiados sale del dominio de la justicia ordinaria de sus respectivas naciones, como ha sido el caso panameño ocurrido recientemente. El hecho de pasar a responder ante la Corte Suprema, además de retrasar los procesos, alimenta las suspicacias de un país donde la credibilidad en el sistema legal anda por los suelos. Y aunque algunos pregonan a voz en cuello la necesidad de reformar el Parlamento Centroamericano para que responda a las necesidades de la población, aún queda por ver si estas reformas se llevarán a cabo y si lograrán restaurar la confianza en este organismo.

El gobierno panameño ha defendido su permanencia en la controversial institución, argumentando que el organismo es importante para la integración regional. Sin embargo, la población panameña no está convencida de esos argumentos. El ciudadano de a pie cree que es una organización corrupta que no sirve a los intereses de Panamá. En las condiciones actuales, salir del Parlacen sería un paso importante para la lucha contra la corrupción. Enviaría un mensaje contundente y claro a la población panameña de que el gobierno está comprometido con la transparencia y la justicia.

La güira del desastre

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), anualmente se generan, alrededor del mundo, 2 mil millones de toneladas de residuos sólidos municipales, de los cuales el 50 por ciento podría reciclarse o someterse a un proceso de compostaje. La gestión deficiente de esta descomunal cantidad de basura es responsable del 10 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero, y la contaminación que se deriva de su mal manejo causa la muerte de millones de personas cada año.

Disponer eficientemente de estos desechos es un proceso integral que abarca la recogida, el tratamiento y la disposición final de los mismos, tarea que si es mal realizada se traduce en contaminación del agua, del aire y del suelo entre otros daños para el medio ambiente; además, que la acumulación de residuos son el foco perfecto para la generación de enfermedades y la proliferación de roedores.

En Panamá el manejo de la basura siempre ha sido una tarea mal ejecutada. Según un informe del Ministerio de Ambiente, en el año 2020 se generaron alrededor de 2.5 millones de toneladas en todo el país: el 50 por ciento de la misma, en la ciudad capital. Y a pesar de las estimaciones de crecimiento urbano, brillan por su ausencia las estrategias y los planes concretos para afrontar el problema. Esta ausencia de capacidad frente al problema se manifiesta brutalmente en el distrito de San Miguelito, donde la población desde hace demasiado tiempo ha sido condenada a convivir entre montañas de basura y el consiguiente desfile de roedores, alimañas y el hedor que domina el ambiente. Nunca fue más evidente el fracaso de un alcalde cuyo único talento parece concentrarse en la demagogia más descarnada, las excusas interminables y la obsesión de mostrar ante las cámaras su sorprendente experticia con la güira.

La amenaza latente

La desigualdad social es uno de los principales retos que enfrenta América Latina en la actualidad. A pesar de que la región ha experimentado avances económicos en las últimas décadas, diversos estudios señalan que estos beneficios no se han distribuido de forma equitativa. Según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el 10% más rico de la población en América Latina acumulaba hace algunos años el 37 por ciento de la riqueza neta del total de los hogares, mientras que el 50 por ciento más pobre solo accedía al 13 por ciento de los ingresos totales. Este alto nivel de desigualdad tiene graves consecuencias para el desarrollo sostenible y la estabilidad social.

Panamá no están exentos de esta problemática. Pese a su rápido crecimiento económico en los últimos años, continúa encabezando la lista de los países con la peor distribución de la riqueza. Esto implica una alta concentración del ingreso, donde la prosperidad no llega a zonas rurales y barrios marginales en los que la pobreza alcanza niveles escandalosos.

Para revertir esta situación, urge tomar medidas decisivas para aumentar la inversión en áreas vulnerables y mejorar la transparencia, entre otras recomendaciones hechas por estudiosos del tema. Para Panamá, sin duda alguna, abordar la desigualdad debe ser una prioridad, antes que se agrave con consecuencias impredecibles para el país.

Entre marionetas y titiriteros

Durante las últimas décadas, la historia política de Panamá ha estado teñida por la manipulación y el dominio de las élites. Con un caleidoscopio de partidos políticos actuando en escena, se puede argumentar que, en lugar de ser los verdaderos protagonistas, se han convertido en marionetas de los intereses de unos pocos poderosos. El país necesita urgentemente un marco político que asegure la equidad y transparencia en la representación política. Un sistema que proteja los intereses de los ciudadanos en lugar de perpetuar los patrones de poder de unos pocos bandos.

La democracia se basa en la premisa de que los ciudadanos tienen un rol activo en las decisiones que impactan su vida cotidiana, y entre los instrumentos más destacados para llevar a cabo esta participación están, precisamente, los partidos políticos. Cuando se prostituye esta función, la vida nacional se cangrena provocando, entre muchas otras consecuencias, desigualdad política y una crónica desconfianza en la institucionalidad, primeros síntomas de una descomposición tan grave como peligrosa para todos.

Los partidos políticos no deben ser piezas en el juego de ajedrez de las élites, sino los garantes de la voluntad popular, los facilitadores de una convivencia pacífica y de la estabilidad de la nación. Para Panamá, es fundamental la creación de normativas que acaben con los secuestros políticos, permitiendo la representación veraz y transparente de los intereses populares y mayoritarios.

Panamá: el nuevo horizonte del ‘nearshoring’

En un mundo donde la economía global continúa cambiando y evolucionando, el concepto de nearshoring ha surgido como una estrategia viable para las empresas que buscan optimizar sus operaciones. A medida que la globalización se ha acelerado, las empresas buscan lugares más rentables y eficientes para establecer sus operaciones, y en este sentido, Panamá se ha posicionado como un destino altamente competitivo para el nearshoring. ¿Pero qué hace que Panamá sea tan atractivo para las empresas y cuáles son las oportunidades que esta tendencia presenta para el país?

¿Qué es y por qué es importante?

El nearshoring es una estrategia de externalización de procesos de negocio que implica transferir operaciones a países cercanos para aprovechar los beneficios de costos más bajos, proximidad geográfica, zonas horarias similares y lazos culturales más estrechos. En contraste con el offshoring, que a menudo implica enviar trabajos a países distantes, el nearshoring ofrece la ventaja de trabajar más estrechamente y con mayor coordinación con los socios de negocio. En pocas palabras, significa acercar la producción al territorio de consumo.

El concepto ha ido ganando importancia a medida que las empresas reconocen la necesidad de equilibrar la eficiencia de costos con la capacidad de mantener una estrecha colaboración y comunicación con sus equipos externalizados. En este sentido, Panamá se ha convertido en un candidato ideal para esta práctica debido a su ubicación estratégica y su economía en crecimiento.

Una renovada opción

Durante la crisis provocada por el coronavirus, muchas empresas descubrieron que su dependencia de operaciones externalizadas en lugares lejanos (offshoring) presentaban desafíos significativos; esto quedó claramente establecido cuando las interrupciones repentinas impactaron la logística global. Los problemas de abastecimiento en muchos sectores de la economía mundial, colocó al nearshoring en el foco de atención prioritaria. La práctica de externalizar operaciones a países más cercanos, geográfica y culturalmente, tomó fuerza como opción para evitar nuevas alteraciones o interrupciones en la cadena logística.

Luego de la pandemia, el nearshoring ha experimentado un auge debido a varias razones:

  1. Continuidad del negocio: Las restricciones de viaje y las interrupciones de la cadena de suministro durante la crisis sanitaria global han puesto de manifiesto los riesgos asociados con la externalización de operaciones a lugares lejanos. El nearshoring puede ayudar a minimizar estos riesgos, ya que la proximidad geográfica puede facilitar la gestión de la cadena de suministro y permitir una mayor flexibilidad y resiliencia en tiempos de crisis.
  2. Comunicación y colaboración: La pandemia ha destacado la importancia de la comunicación y colaboración efectiva dentro de las organizaciones. Con equipos de trabajo remotos ahora como norma, las empresas están reconociendo los beneficios de trabajar con equipos externalizados que estén en la misma zona horaria, o cercana, y compartan un idioma y cultura similares.
  3. Transformación digital acelerada: La pandemia ha acelerado la transformación digital de muchas empresas. Esta rápida transición ha aumentado la demanda de talento tecnológico, y el nearshoring se ha convertido en una forma efectiva de acceder a este talento.

Aunque la pandemia ha presentado muchos desafíos, también ha proporcionado a las empresas la oportunidad de repensar sus operaciones y explorar nuevas estrategias para lograr un mayor equilibrio entre eficiencia, resiliencia y calidad, lo que en última instancia les ayudará a estar mejor preparadas para futuras incertidumbres.

Panamá y su Ventaja Competitiva

Panamá, estratégicamente ubicada en el centro del continente americano, ofrece una serie de ventajas competitivas para el nearshoring. Su ubicación geográfica es ideal, sirviendo como puente entre Norte y Sudamérica. Esto la hace perfectamente ubicada para servir tanto a los mercados norteamericanos como a los suramericanos. Además, la fuerte infraestructura de Panamá también juega un papel vital en su atractivo. El Canal de Panamá, por ejemplo, es un importante centro de comercio global, mientras que su aeropuerto internacional ofrece numerosos vuelos a ciudades clave en todo el continente americano, facilitando así la logística y la movilidad de los negocios. Por otro lado, el ambiente de negocios en Panamá es altamente favorable. El país tiene una política de puertas abiertas para los negocios internacionales y ha hecho un esfuerzo concertado para atraer inversión extranjera mediante la implementación de políticas de inversión amigables y la promoción de una economía estable y en crecimiento.

El nearshoring no es solo una tendencia pasajera, sino una estrategia que ha demostrado su valor y que parece haber llegado para quedarse. Panamá, con su ubicación geográfica estratégica, su ambiente de negocios favorable y su infraestructura robusta, se ha posicionado como un destino atractivo para esta práctica. Si continúa fomentando su desarrollo y promoviendo un ambiente de negocios amigable, el país tiene el potencial de convertirse en un importante hub de nearshoring en la región. En última instancia, esto podría tener un impacto significativo en la economía panameña, creando empleos, fomentando el desarrollo de habilidades y atrayendo inversión extranjera.

Luis Esquivel es el nuevo presidente del ajedrez panameño

Con el compromiso de seguir impulsando y masificando el ajedrez en Panamá, Luis Esquivel Golcher asumió la presidencia de la junta directiva de la Federación de Ajedrez de Panamá, en un acto que contó con la presencia de directivos, ajedrecistas y autoridades de Pandeportes, que le dieron fe al acto.

Esquivel, también maestro de la Federación Internacional de Ajedrez, dirigirá esta federación hasta 2026 en compañía de César Mathews Romero, vicepresidente; Jorge Luis Sánchez, secretario; José Leonardo Chavarría, tesorero; Ismael Barrios, fiscal y por los vocales: Jesús Osario, José del Carmen Pittí, Rogelio Alberto Vargas y Jorge Baúles.

«Nos sentimos muy orgullosos de poder seguir desarrollando este deporte en Panamá. También por la confianza que han depositado en esta directiva para seguir trabajando por este deporte», destacó Esquivel, luego que su nómina resultara ganadora y llamara a la unidad para conseguirlo.

El nuevo presidente del ajedrez panameño reemplaza a José Carrillo.

El ajedrez panameño viene de participar en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de El Salvador y de ser sede del Mundial de Ajedrez Escolar. Además, cuenta con figuras destacadas como Ashley Castillo, Lourdes Vásquez, Raisa Barría, Andre Méndez, entre otros.

«Nuestra misión será el seguir impulsando este deporte, masificándolo con esfuerzo propio, y con el respaldo del Comité Olímpico de Panamá y Pandeportes podremos seguir creciendo, por lo que reiteramos nuestro compromiso de trabajar de manera transparente en favor del ajedrez», agregó.

«Nos falta mucho por hacer, queremos sumar a los atletas de las provincias, masificar nuestro deporte y trabajar de manera unida con los ajedrecistas, clubes y dirigentes. Ese es nuestro objetivo», agregó Esquivel, quien ya cuenta con la resolución firmada por el director de Pandeportes, que lo acredita como presidente de la Federación de Ajedrez de Panamá.