Skip to main content

Etiqueta: Oriente

Catar denuncia una campaña «infundada» por el Mundial en respuesta a las críticas de la Eurocámara.

El Consejo de la Shura de Catar, uno de los organismos consultivos más importantes del país, ha condenado la resolución adoptada la semana pasada por la Eurocámara para criticar la designación de la sede del actual Mundial de fútbol y ha denunciado una campaña «infundada» basada en «acusaciones falsas e información engañosa».

En la resolución, los eurodiputados denunciaban la corrupción «rampante» de la FIFA y reclamaban a las autoridades qataríes, entre otras cosas, que extendiesen el fondo de compensación a las familias de los obreros muertos durante la construcción de los estadios para la cita futbolística.

«Qatar es un país independiente que no aceptará dictados de otros ni lecciones morales de nadie», ha advertido el Consejo de la Shura, que pone voz al aparente malestar dentro del régimen qatarí por la ola de críticas recibida en las últimas semanas.

El Consejo ha denunciado la «conspiración sistemática» contra Catar, que estaría siendo víctima de «hipocresía, doble rasero y racismo», por ser el primer país árabe en acoger un Mundial. Según este organismo, textos como de la Eurocámara «alientan el odio entre Oriente y Occidente», informa la agencia oficial de noticias QNA.

También ha presumido de la supuesta integración laboral de las mujeres, asegurando que representan más del 40 por ciento de la población activa y que, al contrario de lo que ocurriría en Occidente, «Catar nunca ha visto desigualdades de sueldos» por razones de género.

En este sentido, ha advertido de que el país no aceptará injerencias ni dictados que quiera «alterar los arraigados valores morales» de la población local, que habría recibido con «entusiasmo y amistad» a las miles de personas que se han desplazado desde otros países.

Kabul: Al menos 5 muertos y una decena de heridos en explosión afuera del aeropuerto

Al menos cinco muertos y una decena de heridos fueron trasladados a un centro médico de Kabul el jueves.

Esto, tras dos explosiones ocurridas fuera del aeropuerto de la capital afgana, indicó un fotógrafo de la AFP, también lo informó el Hospital de emergencia.

«Había varios cuerpos y heridos, al menos cinco muertos», señaló el fotógrafo en el Hospital de emergencia, conocido por dar tratamiento a víctimas de explosiones.

Afganistán está sufriendo en estos momentos, la entrada al poder, nuevamente del régimen Talibán.

Afganos se apresuran a huir de los talibanes a días del fin de las evacuaciones

La ansiedad aumentó este miércoles entre los miles de afganos dispuestos a todo para huir del nuevo régimen talibán.

Se dá, después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, confirmara que las evacuaciones desde el aeropuerto de Kabul terminarán la próxima semana.

Miles de afganos se agolpan desde hace días a las puertas del aeropuerto de la capital, custodiado por más de 6,000 soldados de Estados Unidos.

Tienen la esperanza de tomar uno de los vuelos fletados por los países occidentales.

Pese a una situación especialmente caótica, Washington ya contribuyó a evacuar a 70,700 personas, entre ellas 4,000 estadounidenses.

Tras, la puesta en marcha de un puente aéreo el 14 de agosto, la víspera de la entrada de los talibanes en Kabul y su regreso al poder.

Varios miles de extranjeros o afganos más que temen por su vida, a menudo porque trabajaron para el gobierno derrocado o para las fuerzas de la OTAN en las últimas dos décadas de guerra, también fueron evacuados por países aliados.

Durante una cumbre virtual el martes con sus homólogos del G7, Biden descartó prolongar más allá del 31 de agosto la presencia militar en Afganistán.

Una posibilidad que se llegó a plantear para permitir finalizar la operación de evacuación.

“Estamos en camino de terminar el 31 de agosto” la “misión” que busca “sacar gente de la forma más eficiente y segura”.

Declaró el presidente estadounidense, presionado por varios líderes europeos para extender la presencia.

Pero el respeto del plazo “depende” de la cooperación de los talibanes para permitir llegar al aeropuerto a quienes quieren salir del país, subrayó Biden.

En su comunicado final, el grupo del G7 también urgió a los talibanes, que regresaron al poder tras ser derrocados en 2001 por una coalición liderada por Estados Unidos, a “garantizar un paso seguro” a quienes quieren marcharse.

Biden había fijado la fecha del 31 de agosto para la retirada de las tropas extranjeras.

Esto, después de evocar en un primer momento la fecha simbólica del 11 de septiembre, cuando se cumple el 20º aniversario de los atentados de 2001.

“Riesgo de un ataque”

Varios países aliados habían advertido que la fecha del 31 de agosto no permitiría evacuar a todo el mundo, pues para que la retirada sea efectiva ese día, la operación debe interrumpirse antes.

Francia lo hará el jueves por la noche, anunció.

Biden justificó su decisión de no extender la misión en el “agudo y creciente riesgo de un ataque” del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el aeropuerto.

Los talibanes habían reiterado poco antes su “firme” oposición a cualquier prolongación de las evacuaciones, una “línea roja” para el movimiento fundamentalista.

Durante una rueda de prensa, su portavoz Zabihullah Mujahid acusó a Washington y a sus aliados de vaciar el país de su personal cualificado, como ingenieros y doctores, que trabajaron con los occidentales.

“Tienen aviones, tienen el aeropuerto, deberían sacar a sus ciudadanos y contratistas de aquí”, pero “no deberían incitar a los afganos a huir”, dijo Mujahid. “Este país necesita su experiencia”, agregó.

Muchos afganos citadinos e instruidos temen que los talibanes instauren el mismo régimen fundamentalista que cuando gobernaron entre 1996 y 2001, especialmente brutal para las mujeres.

Inquietud sobre la economía

Los talibanes saben que deben apoyarse en las estructuras administrativas existentes, ya que no cuentan con el bagaje necesario para gobernar solos.

Sobre todo, deben reactivar una economía devastada por la guerra y muy dependiente de la ayuda internacional.

Fuera de Kabul, en las zonas rurales y en algunas ciudades, la gente respira por el final de décadas de guerra, pero las mujeres y las minorías étnicas temen por su futuro.

En algunos lugares, los islamistas han segregado a hombres y mujeres en el trabajo o en la escuela.

Durante su anterior régimen, las mujeres no podían ni trabajar ni estudiar.

“La actitud de los talibanes es más flexible de lo que la gente esperaba”, pero a muchos “les inquieta la economía”, aseguró un cooperante en Jost (sureste), una región más conservadora que la capital.

Los talibanes no han formado aún un gobierno, ya que dicen esperar a la salida de las tropas extranjeras.

Sin leyes válidas en todo el territorio, estas son diferentes dependiendo de la región.

Los islamistas se esfuerzan en presentarse como más moderados ante la población y la comunidad internacional, aunque sin lograr realmente convencer.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, fijó el martes como “línea roja” el trato que reserven los talibanes a mujeres y niñas.

Poco después, Mujahid aseguró que las funcionarias afganas podrían regresar al trabajo cuando se garantice la “seguridad” y recalcó que, mientras tanto, deben quedarse en casa.

Talibanes culpan a EEUU de caos en aeropuerto

El presidente estadounidense, Joe Biden, dijo ayer domingo que aún espera completar la dramática evacuación de miles de personas de Afganistán en el plazo del 31 de agosto.

Mientras los talibanes responsabilizaron a Washington del caos en el aeropuerto de Kabul.

Una semana después de que los insurgentes islamistas retomaron el poder, millares de afganos aterrorizados intentan huir del país pese a la promesa de los talibanes de una versión moderada de su brutal gobierno de 1996 a 2001.

Las enormes multitudes aglomeradas en el aeropuerto o que intentan llegar a la terminal protagonizaron escenas de caos que pusieron en duda la capacidad de Estados Unidos y sus aliados de completar la evacuación el 31 de agosto.

“La esperanza es que no tengamos que extender” ese plazo, declaró, sin embargo, Biden en la Casa Blanca.

“Veremos qué podemos hacer”, dijo al ser consultado sobre los llamados de gobernantes extranjeros pidiendo más tiempo.

“Falta mucho y mucho puede salir mal”, agregó, citando la amenaza de ataques del grupo Estado Islámico.

“No hay forma de evacuar a tanta gente sin dolor y pérdida y las imágenes desgarradores que han visto”, admitió Biden.

Desde su entrada en Kabul el domingo, los talibanes han dejado el aeropuerto en manos de Estados Unidos, al que ahora acusaron de haber “fracasado en imponer el orden en el aeropuerto”.

En medio del caos, siete personas murieron entre la multitud, indicó el domingo el ministerio de Defensa británico, sin detallar si fue un solo incidente o varios, ni cuándo tuvo lugar.

La cadena británica Sky News había difundido imágenes de tres cuerpos cubiertos con lona blanca fuera del aeropuerto.

Antes se habían viralizado las imágenes de un bebé entregado a un soldado sobre un muro en el aeropuerto y las escenas de horror de personas colgadas de aviones en pleno despegue.

Un periodista que fue evacuado este domingo junto a un grupo de trabajadores de medios y académicos explicó a la AFP cómo las multitudes desesperadas rodearon su autobús cuando entraba a esa zona.

“Nos enseñaban sus pasaportes y nos gritaban: ‘¡Llevadnos con vosotros, por favor!’”, explicó este periodista.

“Un combatiente talibán en un camión disparó al aire para dispersarlos”, añadió.

Aerolíneas de EEUU ayudarán a evacuar

Actualmente hay hasta 15.000 estadounidenses y entre 50.000 y 60.000 afganos que necesitan ser evacuados, según el gobierno de Biden.

Desde el 14 de agosto, unas 28.00 personas fueron evacuadas de Afganistán a bordo de aviones militares estadounidenses y de países aliados, según la Casa Blanca.

“Ellos quieren evacuar a 60.000 personas de aquí a fin de mes. Es matemáticamente imposible”, advirtió a la AFP el jefe de política exterior de la Unión Europea (UE), Josep Borrell.

El Pentágono dijo que el secretario de Defensa, Lloyd Austin, activó la Flota Aérea de Reserva Civil (CRAF, en inglés), raras veces utilizada, para asistir en el traslado de personas que llegan a las bases estadounidenses en Oriente Medio.

Dieciocho aviones civiles de American Airlines, Atlas, Delta, Omni, Hawaiian y United ayudarán a docenas de naves de carga militares que participan en el operativo.

Los aviones transportarán a los evacuados desde las bases estadounidenses en Catar, Baréin y los Emiratos Árabes Unidos hasta los países europeos y, en muchos casos, Estados Unidos.

Entre los ya evacuados hay una afgana que dio a luz en un avión cuando estaba a punto de aterrizar en una base militar en Alemania. Madre y niña están en buen estado, dijo la fuerza aérea estadounidense.

El presidente ruso, Vladimir Putin, llamó el domingo a frenar la entrada de afganos a las exrepúblicas soviéticas de Asia Central, alertando de la eventual llegada a su país de “combatientes disfrazados de refugiados”.

Combatientes talibanes a Panshir

Los talibanes entraron la semana pasada a Kabul, poniendo fin a dos décadas de guerra y sorprendiendo al mundo cuando fuerzas del gobierno afgano se rindieron en masa.

Desde entonces surgieron algunos focos de resistencia, con antiguas tropas del gobierno agrupándose en el valle del Panshir, una región montañosa al norte de Kabul.

Los talibanes anunciaron en su cuenta de Twitter este domingo que cientos de sus combatientes se dirigían hacia el valle de Panshir “para controlarlo, luego de que los funcionarios estatales locales se negaran a entregarlo pacíficamente”.

Los fundamentalistas han permitido que Estados Unidos vigile las evacuaciones mientras ellos se concentran en cómo administrar el país cuando se retiren las fuerzas extranjeras.

El cofundador de los talibanes, el mulá Abdul Ghani Baradar, llegó el sábado a Kabul y el movimiento asegura que quiere formar un “gobierno inclusivo”.

Talibanes aseguran haber cambiado pero países occidentales quieren juzgarlos “por sus actos”

Los talibanes prometieron obrar en favor de la reconciliación de Afganistán, no vengarse de sus opositores y respetar los derechos de las mujeres.

Pero los países occidentales advirtieron este miércoles que los juzgarán «por sus actos y no por sus palabras».

Tres días después de que el movimiento islamista se hiciera con el poder, la vida se está reanudando en Kabul.

Aunque el miedo está omnipresente y multitudes se congregan ante las embajadas de diversos países con la esperanza de obtener un visado que les permita salir del país.

El martes por la noche, los responsables talibanes mantuvieron en Kabul su primera rueda de prensa en la que quisieron enviar un mensaje conciliador al mundo, pese al funesto historial en materia de derechos humanos que les rodea.

“Quienes están en la oposición son perdonados totalmente”, aseguro el portavoz talibán Zabihullah Mujahid.

“No buscaremos venganza”, afirmó este hombre, que mostró su rostro por primera vez en años, desde que se convirtió en portavoz.

Mujahid dijo que el nuevo régimen será “diferente de manera positiva” a lo que el mundo conoce de ellos, aunque en términos ideológicos “no habrá diferencias”.

Pero su mensaje no tranquilizó a los principales interesados.

“Estoy buscando desesperadamente la forma de irme. Los talibanes odian a quienes han trabajado para otras organizaciones diferentes a las suyas”, decía un trabajador humanitario afgano de 30 años que colaboró con una ONG alemana.

Extranjeros y afganos continúan saliendo de Afganistán en vuelos de evacuación organizados por varios países.

Estados Unidos, que ya evacuó a más de 3,000 personas, informó que descubrió “restos humanos” en el tren de aterrizaje de un avión que fue rodeado por afganos desesperados el lunes en el aeropuerto de Kabul, cuando iba a despegar.

Preocupación por las afganas

Durante el gobierno talibán, entre 1996 y 2001, los juegos, la música, la fotografía y la televisión estaban prohibidos.

A los ladrones se les cortaban las manos, a los asesinos se les ejecutaba en público y los homosexuales eran condenados a muerte.

Este grupo islamista radical impedía también que las niñas fueran a la escuela y que las mujeres trabajaran o salieran sin un acompañante masculino.

Quienes eran acusadas de adulterio eran azotadas y lapidadas hasta la muerte.

Mujahid explicó que están “comprometidos con permitir a las mujeres trabajar de acuerdo con los principios del islam”, sin dar más detalles.

Suhail Shaheen, un portavoz del movimiento en Doha, dijo a la cadena británica Sky News que las mujeres no estarán obligadas a usar obligatoriamente burka, un velo que cubre cuerpo y rostro y solo deja una rejilla a la altura de los ojos, y que había “diferentes tipos” de velo.

Este miércoles, la Unión Europea (UE) y Estados Unidos y otros 18 países, entre ellos Brasil, Guatemala, Canadá y Australia, se mostraron “profundamente preocupados” por la situación de las mujeres en Afganistán.

“Las mujeres afganas, como todos los afganos, merecen vivir con seguridad y dignidad.»

Vigilaremos de cerca la forma en que cualquier futuro gobierno garantizará los derechos y las libertades que se han convertido en una parte inalienable de la vida de mujeres y niñas de Afganistán en los últimos 20 años”, concluye el texto.

Ghani en Abu Dabi

El martes, el mulá Abdul Ghani Baradar, cofundador de los talibanes, regresó al país desde Catar.

Fue recibido por una multitud al aterrizar en Kandahar (sur), la capital del movimiento mientras ostentó el poder hasta 2001, cuando una coalición liderada por Estados Unidos los depuso.

Mientras tanto, el gobierno de Emiratos Árabes Unidos anunció que el presidente afgano, Ashraf Ghani, que huyó del país el domingo, está en Abu Dabi.

Veinte años después, la llegada al poder de los talibanes tras una fulgurante ofensiva coincidiendo con la retirada de las tropas extranjeras del país, suscita reacciones diversas.

China se dijo dispuesta a mantener “relaciones amistosas” con ellos.

Por su parte, Rusia consideró que las garantías iniciales dadas por el movimiento son una “señal positiva”.

“Juzgaremos a ese régimen en función de las opciones que tome, por sus actos y no por sus palabras, por su actitud ante el terrorismo, el crimen y las drogas».

«También en función del acceso humanitario y del derecho de las niñas a recibir una educación”, dijo este miércoles el primer ministro británico, Boris Johnson.

Las autoridades de Estados Unidos dijeron que podrían reconocer a un gobierno talibán “si preserva los derechos fundamentales de su pueblo”.

Este miércoles, la estatua de Abdul Ali Mazari, un político antitalibán muerto en prisión en 1995, fue parcialmente destruida en la ciudad de Bamiyán, en el centro de Afganistán.