Skip to main content
Tensiones diplomáticas entre Argentina y Brasil se intensifican tras declaraciones de Milei
Compartir:
julio 8, 2024

Tensiones diplomáticas entre Argentina y Brasil se intensifican tras declaraciones de Milei

Por: Redacción Destino Panamá
Secciones: ,

El presidente argentino Javier Milei ha generado nuevas tensiones diplomáticas con Brasil tras participar en un evento conservador en territorio brasileño y criticar al gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva. El incidente ha llevado a ambos países al borde de una crisis diplomática, poniendo en riesgo las relaciones bilaterales entre las dos mayores economías de Sudamérica.

El domingo 7 de julio, Milei asistió a la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) en Balneario Camboriú, en el estado de Santa Catarina, Brasil. Durante su intervención, el mandatario argentino lanzó duras críticas contra el socialismo y expresó su apoyo al expresidente brasileño Jair Bolsonaro, a quien describió como víctima de una «persecución judicial».

«Miren la persecución judicial que sufre nuestro amigo Jair Bolsonaro aquí en Brasil», declaró Milei ante miles de simpatizantes conservadores. Sus comentarios fueron recibidos con aplausos por parte de la audiencia, compuesta en su mayoría por seguidores del exmandatario de extrema derecha.

La participación de Milei en este evento conservador se produjo en un momento de creciente tensión entre Argentina y Brasil. El presidente argentino ha criticado repetidamente a Lula da Silva en los últimos meses, llegando a calificarlo de «corrupto» y «comunista» en una publicación en redes sociales la semana pasada.

Estas declaraciones han provocado una fuerte reacción por parte del gobierno brasileño. Lula da Silva exigió públicamente que Milei se disculpara por las «tonterías» que ha dicho, mientras que fuentes diplomáticas brasileñas habían advertido que podrían tomar medidas drásticas, como llamar a consultas a su embajador en Buenos Aires, si el mandatario argentino continuaba con sus comentarios «ofensivos».

La visita de Milei a Brasil coincidió con la cumbre presidencial del bloque comercial Mercosur en Paraguay, a la que el presidente argentino decidió no asistir. En lugar de reunirse con Lula da Silva y otros líderes regionales, Milei optó por participar en el mitin de su aliado de derecha Bolsonaro, una decisión que ha sido interpretada como un desaire diplomático hacia Brasil.

A pesar de las expectativas de una posible escalada en la crisis, Milei evitó ataques directos contra Lula da Silva durante su discurso en el CPAC. Fuentes del gobierno brasileño consultadas por el diario argentino La Nación expresaron cierto alivio ante esta contención. «El escenario podría haber sido peor, no hay dudas», afirmó una alta fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil.

Sin embargo, la decisión de Milei de participar en este evento y su respaldo público a Bolsonaro han dejado «heridas» en la relación bilateral, según admiten fuentes diplomáticas brasileñas. «El hecho de haber ido a Santa Catarina y no a la cumbre del Mercosur es lamentable», señaló un diplomático brasileño.

El apoyo de Milei a Bolsonaro se produce en un momento particularmente delicado para el expresidente brasileño, quien enfrenta múltiples investigaciones judiciales. Bolsonaro está siendo investigado por presunta apropiación ilegal de joyas millonarias recibidas como regalos de Estado, por supuesta adulteración de certificados de vacunación contra el COVID-19, y por su posible papel como autor intelectual en los ataques a las sedes de los tres poderes en Brasilia el 8 de enero de 2023.

La policía brasileña está cerca de concluir la investigación sobre este último caso y se espera que solicite la imputación de Bolsonaro por intento de golpe de Estado, un proceso que podría llevarlo a prisión en un futuro próximo.

En su discurso, Milei también arremetió contra otros gobiernos de izquierda en la región, denunciando las «dictaduras asesinas» de Venezuela, Cuba y Nicaragua. Además, intensificó sus críticas al gobierno de Bolivia, acusándolo de «montar un falso golpe de Estado».

La tensión entre Argentina y Brasil tiene implicaciones significativas para la región, dado que ambos países son socios comerciales clave y pilares fundamentales del Mercosur. La ausencia de Milei en la cumbre del bloque y su preferencia por alinearse con figuras de la derecha radical como Bolsonaro sugieren un posible cambio en la orientación de la política exterior argentina.

Analistas políticos advierten que esta escalada de tensiones podría tener consecuencias negativas para ambos países, especialmente en términos económicos y de cooperación regional. Argentina, que enfrenta una grave crisis económica, podría verse especialmente afectada por un deterioro en las relaciones con su principal socio comercial.

Por el momento, el gobierno brasileño parece haber optado por una respuesta medida, evitando una escalada mayor de la crisis. Sin embargo, fuentes diplomáticas indican que Brasilia está siguiendo de cerca los movimientos de Milei y no descartan tomar medidas más drásticas si el presidente argentino continúa con su retórica confrontacional.

La comunidad internacional observa con preocupación el desarrollo de esta situación, temiendo que una ruptura entre Argentina y Brasil pueda tener repercusiones más amplias en la estabilidad política y económica de América Latina. La evolución de esta crisis diplomática en los próximos días será crucial para determinar el futuro de las relaciones entre estos dos países sudamericanos y su impacto en la región.