Skip to main content
Habilidades: el nuevo activo estratégico para atraer inversiones extranjeras
Compartir:
julio 8, 2024

Habilidades: el nuevo activo estratégico para atraer inversiones extranjeras

Por: Redacción Destino Panamá
Secciones: ,

En un mundo donde la competencia por atraer inversiones extranjeras directas (IED) se intensifica, una nueva estrategia está emergiendo como factor diferenciador: el talento humano. Países visionarios están redefiniendo sus ofertas de valor, posicionando las habilidades de su fuerza laboral como un activo estratégico para captar el interés de inversores globales.

Históricamente, los países han competido por IED ofreciendo incentivos fiscales, terrenos a bajo costo o infraestructura subsidiada. Sin embargo, naciones como Singapur e Irlanda están liderando un cambio de paradigma al colocar las competencias laborales en el centro de su propuesta de valor para inversores.

«Los países emergentes tienden a centrar sus esfuerzos principalmente en ‘crear’ un ecosistema que atraiga a los inversores», señala el informe. Este enfoque tradicional, aunque importante, a menudo relega las habilidades al último lugar de las consideraciones, resultando en una desconexión entre las necesidades de los inversores y la preparación real de la fuerza laboral local.

Riesgos del enfoque reactivo

La estrategia reactiva de capacitación, donde se intenta formar apresuradamente a trabajadores para satisfacer demandas inmediatas de inversores, conlleva riesgos significativos:

  1. Baja probabilidad de empleo sostenible
  2. Desgaste en la «tubería de talento»
  3. Desajuste entre las habilidades desarrolladas y las necesidades cambiantes de los inversores

Este desajuste puede resultar en una fuerza laboral inadecuada para absorber la rotación natural y otros desafíos operativos.

Según el documento, la «tubería de talentos» se refiere a la demostración que deben hacer los países de su reserva de talento que puede ser reentrenada y mejorada según las demandas globales. Específicamente, el documento menciona:

  • Los países deben demostrar su «tubería de talento» en términos de datos, desde los niveles iniciales en los institutos de educación técnica-vocacional (TVET) hasta las habilidades más avanzadas del sistema de educación terciaria.
  • Esto permite a los países mostrar su capacidad para crear rutas de desarrollo de habilidades a medida que las inversiones evolucionan.
  • La «tubería de talento» se refiere a poder demostrar el flujo de talento disponible, no solo a través de anécdotas, sino con datos concretos que convenzan a los inversores.

En resumen, la «tubería de talentos» es la forma en que los países deben presentar evidencia cuantitativa y sistemática sobre su reserva de talento, desde la formación técnica hasta la educación superior, para posicionarse como un destino atractivo para la inversión extranjera directa.

El talento como marca país

Para destacar en la arena global de inversiones, los países deben repensar su enfoque:

  1. Demostración de Capacidad Adaptativa: Evidenciar una reserva de talento flexible, capaz de ser reentrenada según las demandas globales cambiantes.
  2. Datos sobre Anécdotas: Presentar información cuantificable sobre la disponibilidad y calidad del talento. «Los inversores prosperan con los datos», enfatiza el informe.
  3. Ecosistema de Formación Proactivo: Mostrar cómo las instituciones educativas y de formación se anticipan a las necesidades de sectores clave de crecimiento.
  4. Rutas de Desarrollo de Habilidades: Delinear claramente cómo el país puede evolucionar sus capacidades en sintonía con las inversiones a largo plazo.
  5. Incentivos de Capacitación: Ofrecer fondos competitivos para que los inversores puedan co-financiar la formación y certificación de empleados en áreas emergentes o deficitarias.

Casos de éxito: Singapur e Irlanda

Singapur e Irlanda se destacan como ejemplos paradigmáticos en la integración de habilidades y atracción de IED:

  • Singapur: La Junta de Desarrollo Económico (EDB) colabora estrechamente con el Instituto de Educación Técnica para alinear el desarrollo de habilidades con las necesidades de inversores potenciales. Además, busca activamente empresas que puedan generar efectos indirectos significativos en el desarrollo de habilidades de vanguardia.
  • Irlanda: IDA Ireland utiliza un sofisticado mapa de competencias nacional para mostrar a inversores potenciales el flujo de talento disponible, convirtiendo las habilidades en un argumento central de venta.

El imperativo tecnológico y la agilidad en las habilidades

La rápida evolución tecnológica está redefiniendo las necesidades de habilidades en prácticamente todos los sectores económicos. Esto implica:

  1. La necesidad de una reserva de talento ágil y adaptable
  2. Mayor énfasis en la capacitación práctica en el empleo
  3. Desarrollo de habilidades para roles que aún no tienen estándares fijos

«La mayoría de las instituciones educativas y de capacitación no pueden producir estándares y certificados al mismo ritmo que la tecnología está evolucionando y desplegándose», advierte el informe.

Elementos clave para una estrategia de habilidades exitosa

Para posicionar efectivamente el talento como parte integral de la oferta de inversión, los países deben:

  1. Analizar ventajas comparativas sectoriales
  2. Establecer mecanismos eficientes de identificación de necesidades de competencias
  3. Adoptar un enfoque basado en la demanda, consultando directamente con la industria
  4. Colaborar estrechamente con instituciones de capacitación
  5. Proporcionar datos concretos sobre el «canal de talento» disponible
  6. Implementar mecanismos flexibles de financiación para el desarrollo de habilidades
  7. Establecer iniciativas de formación impulsadas por la demanda, como programas de aprendices

El futuro de la competitividad global

Los países que prioricen la transformación de habilidades y el desarrollo de su capital humano estarán mejor posicionados para competir globalmente y adaptarse a las tendencias que transforman los sectores económicos y los mercados laborales.

«Los gobiernos que son sensibles al cambio, y están en constante evolución para satisfacer las demandas de esos cambios, probablemente atraerán más inversiones extranjeras directas y promoverán más crecimiento económico y creación de empleo», concluye el informe.

En un mundo donde la tecnología y las necesidades del mercado evolucionan a un ritmo vertiginoso, la capacidad de un país para desarrollar, adaptar y presentar las habilidades de su fuerza laboral como un activo estratégico se está convirtiendo rápidamente en el nuevo estándar de oro para la atracción de inversiones extranjeras directas.