Skip to main content
Brasil planea convertirse en el primer exportador de chips semiconductores en América Latina
Compartir:
julio 3, 2024

Brasil planea convertirse en el primer exportador de chips semiconductores en América Latina

Por: Nicolás Retamar
Secciones: ,

Una empresa local del rubro invertirá 650 millones de reales. El gobierno de Lula apuesta fuerte a una tecnología clave que tiene más demanda que oferta

La empresa Zilia Technologies invertirá 650 millones de reales para aumentar y diversificar su producción de chips semiconductores, y convertir a Brasil en el primer exportador de América Latina. Los chips semiconductores son placas con circuitos electrónicos y constituyen uno de los elementos más básicos de las tecnologías actuales como inteligencia artificial y telecomunicaciones, y son claves en automóviles, celulares, computadoras y consolas de videojuegos, por nombrar algunos ejemplos. En un mercado dominado por unos pocos actores (la principal empresa concentra más del 50 por ciento) y en una puja entre China y Estados Unidos, fabricar estos pequeños productos que tienen más demanda que oferta significa desarrollo nacional, tecnología y soberanía. Por eso, el gobierno de Lula da Silva apuesta a posicionar a su país como un jugador más en el rubro e impulsa políticas para favorecer inversiones públicas y privadas.

“Zilia ya ha realizado fuertes inversiones en Brasil que son muy superiores a esta. La apuesta de ahora es para el año calendario 2024 y debería durar alrededor de 12 meses. Es muy probable que el año que viene, cuando ya se hayan invertido estos 650 millones de reales, se hagan nuevos anuncios de inversiones”, sostuvo Rogerio Nunes, director general de la empresa, en un comunicado de prensa.

Del total de la inversión, 475 millones de reales se destinarán para comprar nuevos equipos que permitan expandir la producción y 175 millones serán para tareas de investigación, desarrollo e innovación. Además de proveer a otras empresas, la compañía busca lanzar nuevos tipos de memorias y discos de estado sólido de cuarta y quinta generación.

Lula y Brasil se meten en la pelea

La asunción de Lula da Silva como presidente de Brasil en enero de 2023 significó un cambio de rumbo con respecto a la administración de Jair Bolsonaro. Entre otras medidas, el actual mandatario revirtió el proceso de privatización del Centro Nacional de Tecnología Electrónica Avanzada(Ceitec), la empresa pública especializada en la fabricación de chips semiconductores, circuitos integrados, módulos y etiquetas de identificación por radiofrecuencia.

Ceitec representa un medio para que Brasil adquiera conocimientos científicos, tecnológicos y productivos en poder de unos pocos países, en un sector en el que se produjo una importante transformación tecnológica en los últimos años, impulsada principalmente por la generalización del uso de chips semiconductores en componentes electrónicos que están presentes en prácticamente todas las actividades de la sociedad moderna”, resaltaron desde el gobierno, según Agencia Brasil.

Además, el gobierno brasileño impulsó a mediados de junio un proyecto que crea el Programa Brasil Semiconductores con incentivos económicos al sector de las tecnologías de la información y la comunicación. En este aspecto, distintos representantes del Ejecutivo mantuvieron reuniones con Estados Unidos, quien ofreció instalar fábricas allí y convertirse en el máximo proveedor estadounidense. Sin embargo, tampoco le cerraron la puerta a China para que pueda hacer lo mismo.

Incluso, en marzo de 2023, el por entonces embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, anunció por sus redes sociales un proyecto binacional para producir chips semiconductores entre ambos países: “Los semiconductores (chips) son un insumo estratégico que fortalece la soberanía productiva y solo pocos países en el mundo los producen. Sirven para la industria de defensa y para producir equipamiento médico, autos, celulares y lavarropas. Con las autoridades de desarrollo de industrias de alta y media complejidad tecnológica de Brasil trabajamos en poner en marcha la planta en Minas Gerais, proyecto binacional”.

Un chip estratégico

Los chips semiconductores son estructuras pequeñas que contienen silicio y en ese material se fabrican circuitos electrónicos. Al ser un elemento básico de los celulares, las computadoras, los electrodomésticos y hasta los autos, su fabricación constituye una de las industrias más demandadas en la actualidad.

De hecho, entre 2020 y 2023 hubo una escasez a nivel mundial relacionada con la pandemia de covid, los efectos de la disputa entre Estados Unidos y China, y algunos incidentes climáticos que azotaron a las principales fábricas donde se producen en Taiwán y EE.UU. En este sentido, más de 150 industrias se vieron afectadas y la fabricación de autos, smartphones, tarjetas gráficas y consolas de videojuegos, entre otras, disminuyó o se paralizó.

A pesar que las ganancias disminuyeron cerca del 10 por ciento en 2023, se espera que para 2024 las ventas de chips semiconductores superen los 600 mil millones de dólares a nivel mundial. Aunque las empresas estadounidenses como Intel y NVIDIA dominan el diseño de chips, la Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC) tiene una cuota de mercado mundial superior al 50 por ciento y fabrica más del 90 por ciento los chips avanzados.

Por fuera de Estados Unidos y sus aliados como Taiwán, Japón y Corea del Sur, China fabrica el 15 por ciento de los chips semiconductores en el mundo y, pese a sus avances en las últimas décadas, todavía depende de las importaciones para determinadas industrias científicas y tecnológicas.

Por eso, EE.UU. busca frenar el desarrollo del país presidido por Xi Jinping a través de bloqueos y leyes que restringen el comercio de chips con empresas orientales y favorecen la fabricación de estos pequeños productos en centros industriales estadounidenses.

Publicado originalmente por la Agencia de Noticias Científicas UNQ