Skip to main content
El sedentarismo, un grave problema de salud pública
Compartir:
septiembre 9, 2023

El sedentarismo, un grave problema de salud pública

El sedentarismo se ha convertido en una epidemia mundial. Cada vez más personas llevan vidas inactivas, con graves consecuencias para la salud física y mental. La Organización Mundial de la Salud estima que al menos un 60% de la población no cumple las recomendaciones de actividad física. Los avances tecnológicos y sociales han propiciado estilos de vida más sedentarios:

  • Uso excesivo de pantallas para entretenimiento y trabajo.
  • Transporte en vehículos en lugar de caminar.
  • Urbanización y falta de espacios para la recreación.
  • Jornadas laborales extensas y trabajos que requieren estar sentados.
  • Actividades domésticas que demandan menos esfuerzo físico.

Los niños son especialmente vulnerables, debido al tiempo que pasan en la escuela, los deberes y el uso de dispositivos electrónicos como teléfonos y tabletas. Ante esta situación generalizada, los expertos alertan que el sedentarismo es uno de los factores de riesgo de mortalidad más significativos a nivel global. De no revertirse, la inactividad física podría causar el fallecimiento de más de 5 millones de personas al año para 2030.

Consecuencias para la salud

Estar sentados por mucho tiempo afecta el funcionamiento de todo el organismo. Algunas de las principales consecuencias son:

Enfermedades cardiovasculares

  • Aterosclerosis
  • Hipertensión
  • Infartos
  • Accidentes cerebrovasculares

El sedentarismo eleva los niveles de colesterol malo y triglicéridos, aumentando el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Éstas constituyen la principal causa de muerte en el mundo.

Diabetes tipo 2

Estar inactivo provoca resistencia a la insulina, que puede derivar en diabetes. Incluso personas con peso normal tienen mayor probabilidad de desarrollarla si llevan vidas sedentarias.

Cáncer

Existe evidencia de que el sedentarismo está asociado al cáncer de mama, colon, útero, esófago y estómago. La inactividad altera hormonas y otras sustancias que pueden estimular el crecimiento de células cancerígenas.

Problemas musculoesqueléticos

Pasar mucho tiempo sentados hace que los músculos se debiliten y acorta los tendones. Esto provoca dolor de espalda, cuello, rodillas y otras articulaciones.

Salud mental

La inactividad física se relaciona con síntomas de depresión y ansiedad. El ejercicio libera endorfinas y neurotransmisores que mejoran el estado de ánimo y reducen el estrés.

Otros efectos

  • Acelera el envejecimiento
  • Disminuye la densidad ósea
  • Deterioro cognitivo
  • Insomnio
  • Menor bienestar y calidad de vida

Recomendaciones para combatir el sedentarismo

La OMS recomienda para adultos un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física moderada o 75 minutos intensos. Para niños y adolescentes, 60 minutos diarios.

No es necesario practicar deportes competitivos: caminar, bailar, jardinería o subir escaleras cuenta como ejercicio. Algunas formas de incorporar actividad física a la rutina diaria son:

  • Caminar o usar bicicleta para trasladarse
  • Usar escaleras en lugar de elevadores
  • Estacionar el automóvil más lejos y caminar
  • Descansos activos en el trabajo para estirarse y moverse
  • Juegos y deportes recreativos con la familia
  • Actividades domésticas más vigorosas como aspirar o lavar ventanas

También es clave reducir el tiempo sedentario viendo televisión, con tabletas o sentados frente al computador. Se aconseja interrumpir cada 30-60 minutos de quietud para levantarse y moverse.

Conclusión

El sedentarismo representa una grave amenaza para la salud pública, pero tenemos el poder de cambiar esta situación. Implementando pequeños cambios y buscando alternativas para volvernos más activos, podemos mejorar nuestro bienestar físico y mental. ¡Muévete para cuidar tu salud!