Skip to main content
Panamá: Segundo país en la región con mayor proporción de usuarios de canales digitales
Compartir:
mayo 25, 2023

Panamá: Segundo país en la región con mayor proporción de usuarios de canales digitales

Grupo Credicorp, holding financiero líder de Perú con operaciones en la región y presencia en Panamá a través del Banco de Crédito del Perú (BCP) y Atlantic Security Bank (ASB), presentó por segundo año consecutivo el Estudio de Inclusión Financiera y Digitalización. La investigación, elaborada por Ipsos, analiza y compara el avance del uso de las plataformas financieras digitales en Panamá y otros siete países de la región (Argentina, Perú, Chile, Bolivia, Ecuador, Colombia y México).

Este estudio, que se enmarca en el Índice de Inclusión Financiera de Credicorp (IIF) elaborado por Ipsos, define tres niveles de usuarios digitales, determinados sobre la base de la frecuencia de uso de tres plataformas digitales (billeteras móviles, aplicaciones bancarias y banca por internet) para el pago de productos y servicios. Los usuarios intensivos, que hacen uso de medios digitales para realizar transacciones financieras por lo menos una vez al mes; el usuario ocasional que las utiliza de forma esporádica y el usuario no digital, que es aquel que no hace uso de medios digitales para realizar transacciones financieras.

Según los resultados del informe, Panamá (47 por ciento) es el segundo país, después de Argentina (52 por ciento), con una mayor proporción de usuarios digitales intensivos, mostrando una mejora de casi 10 puntos porcentuales, frente a los resultados obtenidos el año pasado (38 por ciento). En tanto, el 11 por ciento está considerado en la categoría de usuarios ocasionales y el 42 por ciento son usuarios no digitales.

“Estos resultados confirman una vez más el trabajo que se está desarrollando en Panamá en materia de inclusión financiera y digitalización, que se aceleró debido al impacto generado por la pandemia. Sin embargo, a pesar de este notable avance, aún existe una oportunidad de seguir impulsando la inclusión financiera en toda la región. Por ello, desde Credicorp reiteramos la relevancia de potenciar los esfuerzos de democratización de los productos financieros de tal forma que sean más accesibles mediante herramientas digitales destacó, Enrique Pasquel, Gerente de Asuntos Corporativos de Credicorp.

Uso de billeteras móviles, aplicativos de celulares y banca por internet

El estudio deja en evidencia que Panamá, frente a los otros países de la región evaluados, es el país que lidera la utilización de la banca por internet para realizar pagos de productos y servicios, siendo el que tiene la mayor proporción de usuarios, 21 por ciento, con este producto. Mientras tanto, el 14 por ciento de los panameños encuestados manifestaron utilizar los aplicativos celulares de las entidades financieras o la banca móvil para este mismo fin. A pesar de mostrar positivos resultados, el uso de ambos medios de pago se ha reducido en comparación con lo presentado el año pasado.

De igual manera, el informe refleja que el 47 por ciento de los panameños encuestados tiene una billetera móvil, ubicándolo como el segundo país que lidera la tenencia de este producto, después de Argentina (52 por ciento). Panamá es uno de los países que reportó un rápido aumento en la tenencia de este producto financiero y además el 21 por ciento hace uso de este para el pago de productos y servicios.

Con relación a la seguridad en las transacciones digitales, Panamá es el país donde la mayor parte de los usuarios (67 por ciento) reportaron sentirse seguros al realizar una transacción financiera.

Resultados a nivel región

El informe Inclusión Financiera y digitalización destaca que el 29 por ciento de los evaluados hace uso de medios digitales para realizar transacciones financieras al menos una vez al mes, en contraste con el 20por ciento reportado el año anterior. Por tanto, Argentina (52 por ciento), Panamá (46 por ciento) y Chile (37 por ciento) presentan la mayor proporción de usuarios intensivos, mientras que Bolivia (71 por ciento), México (70 por ciento) y Perú (62 por ciento) presentan la mayor cantidad de usuarios no digitales, es decir, aquellas personas que no realizan transacciones financieras digitalmente.

Al analizar el nivel de digitalización por género, existe una mayor proporción de mujeres (59 por ciento) no digitales que de hombres (55 por ciento), mientras que, son los hombres (31 por ciento) quienes presentan una mayor cantidad de usuarios intensivos en comparación con las mujeres (28 por ciento), lo que deja en evidencia que se mantiene una brecha importante a nivel de género que aún está por cerrar.

También el informe advierte que, los grupos con una mayor cantidad de usuarios intensivos se concentran en las edades entre los 18 a 25 años y de 25 a 42 años con el 37 por ciento. En comparación con el año anterior, se aprecia un aumento de usuarios en este nivel de digitalización financiera en ambos grupos de edad.

Respecto al nivel de ocupación, el análisis muestra que los trabajadores dependientes representan al grupo con la mayor proporción de usuarios intensivos (43 por ciento), seguidos por los estudiantes (38 por ciento) y los trabajadores independientes (28 por ciento).

Un dato adicional que fue incluido en este nuevo informe fue el análisis de los productos bancarios que están manejando los usuarios que se clasificaron en el nivel no digital. La investigación deja notar que, del total de usuarios no digitales, solo el 43 por ciento reportó tener algún producto financiero para el ahorro: 15 por ciento tenía cuenta de ahorros o corriente y el 33 por ciento una tarjeta de débito. La realidad es distinta al momento de preguntar el método de ahorro, puesto que el 49 por ciento reportó haber ahorrado dinero en algún lugar dentro de su hogar, el 14 por ciento a través de una junta o círculo de ahorro, y el 11 por ciento dándole el dinero a algún familiar.

“El acceso a internet, la educación financiera y el desarrollo de productos y servicios digitales que respondan a las necesidades de los usuarios son metas importantes que debemos lograr para poder seguir impulsando economías más inclusivas y sostenibles. Es a través de este documento que buscamos aportar información valiosa y útil con el objetivo de fomentar una mayor inclusión financiera en la región”, añadió Pasquel.