En manos propias.

0

Las condiciones están dadas: la percepción generalizada de que la democracia no está resolviendo los problemas cruciales del presente, acompañada por la convicción de que el sistema político está podrido y sirve únicamente al oportunismo de una reducida élite, no ayudan a la solución de la crisis del país. Sumado a ello el fracaso de un sistema de salud incapaz de brindar los servicios más básicos a la población, y de una estructura educativa obsoleta que no prepara a los estudiantes para enfrentar adecuadamente los retos que plantea un escenario global cada vez más cambiante y exigente, únicamente contribuyen a acentuar la grave situación. Además, la incertidumbre abonada por el desempleo y otras múltiples secuelas de la pandemia, colocan en la olla los ingredientes necesarios para que aparezca el personaje que encarne el peligroso mesianismo político que ha sembrado el desastre y la ruina a lo largo de Latinoamérica.

Publicidad
Rincón de Lupe

La idea de que se precisa de un personaje con el carácter y la fuerza para resolver los problemas no hace sino alimentar la actitud de sacarle el cuerpo a las responsabilidades y dejar en manos de otros el destino de la sociedad. Inmadurez suprema que propicia la cómoda irresponsabilidad, la concentración del poder y cuyo único resultado es el montón de tiranías que han asolado el continente multiplicando los males causantes del desencanto ciudadano y que los mesías de turno prometían extirpar.

El buen rumbo de cualquier nación descansa sobre los hombros de todos y de cada uno de los ciudadanos que la integran: aseverar lo contrario demuestra únicamente la fragilidad del carácter nacional y la inveterada costumbre de no asumir la responsabilidad de construir, cada cual, su propio destino. ¡Va siendo hora ya!

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here