Groucho en el alma nacional.

0

En el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española se define a la suspicacia como la propensión “a concebir sospechas o a tener desconfianza”. Ambas, la sospecha y la desconfianza, han terminado por convertirse en factores siempre presentes en la política de todos los tiempos y de todas las geografías. Y más aún en la política cultivada por estos lares, donde los juicios expresados por quienes viven de ella siempre esconden segundas intenciones, y donde el destino de las promesas lanzadas al aire es el persistente incumplimiento tras concretarse el voto o la simpatía oportunista.

Publicidad
Rincón de Lupe

Después de siete meses de instalada, la Mesa Técnica de Medicamentos- la cual preside el vicepresidente de la República- arribó a su primer gran acuerdo: la aprobación de una subcomisión que viajará a Estados Unidos, India y Turquía, para visitar centros farmacéuticos donde poder obtener medicamentos más seguros, eficaces y, sobre todo, más económicos. Una medida excepcional dentro de la política de contención del gasto y que seguramente reportará los beneficios concretos que no han reportado aún ni Medicsol ni la rebaja del 30 por ciento en el costo de cerca de 900 medicinas.

Cuando Groucho Marx expresó que “la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”, nunca imaginó que transcurrido más de medio siglo su frase encajaría como una pieza de rompecabezas en un país donde los gobernantes son un chiste de mal gusto.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here