Sueños pendientes.

0

La internet, sin duda alguna, es el corazón de la gran revolución tecnológica del último cuarto de siglo. Desde su desarrollo e instauración masiva puso al alcance de todos, un caudal de oportunidades tan sorprendente como ilimitado. Gracias a ella hoy resultan cotidianas las teleconferencias, las comunicaciones instantáneas, el aprendizaje online, las bibliotecas inconmensurables donde es posible leer sobre cualquier tema imaginable. Sin ella, la internet, las dificultades durante esta pandemia habrían alcanzado proporciones descomunales.

Publicidad
Metro Panamá

En un mundo cuyo motor central son las tecnologías de la información, la red de redes propicia cambios cada vez más extraordinarios impulsando una reconfiguración del hacer humano cuyos beneficios se multiplican y se materializan en un más amplio margen de libertad y de innovación continua.

Sin embargo, esa libertad e innovación continuas, fundamentales para dar el gran salto hacia el desarrollo, depende de la calidad y la disponibilidad sin interrupciones del servicio de conexión a la Red. Por lo que la pésima prestación del servicio por parte de las empresas del ramo y la indiferencia de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos atenta no solo contra la buena fe y los derechos del usuario, sino que restringe también la posibilidad de mejorar el nivel de competitividad nacional.

Ya es hora de poner en cintura a quienes dan la espalda a las obligaciones que les impone el puesto; de continuar con la desidia, la integración del país a la gran revolución tecnológica que enriquece al resto del mundo será solamente otro sueño pendiente.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here