Stoltenberg fija los objetivos climáticos de la OTAN y aboga por «no depender» de los combustibles fósiles

Recuerda que la guerra en Ucrania "muestra el peligro de depender excesivamente de productos emitidos y producidos por regímenes autoritarios"

0
Stoltenberg fija los objetivos climáticos de la OTAN y aboga por
Twitter Foto: @jensstoltenberg

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha fijado este martes por primera vez los objetivos climáticos de la Alianza y ha recalcado que los «ejércitos más resistentes serán aquellos que no dependan de los combustibles fósiles».

En un discurso desde Madrid la jornada previa al inicio oficial de la cumbre de la OTAN, Stoltenberg ha anunciado los primeros objetivos en materia de emisiones de gases de efecto invernadero para la organización de cara a 2030: «reduciremos las emisiones en un mínimo del 45 por ciento y, para el año 2050, lograremos cero emisiones netas».

Publicidad
ACP

«Hemos llevado a cabo un profundo análisis de cómo hacer esto y no va a hacer fácil, pero se puede hacer», ha manifestado desde el recinto Ifema Madrid. Así, ha insistido en la necesidad de «adaptarnos» y hacer entrega a las fuerzas armadas de «los equipos necesarios para operar en condiciones extremas».

«Tenemos que reducir el impacto de nuestros ejércitos y actividades militares sobre el clima. No podemos comprometer nuestra efectividad y eficacia militar. La OTAN tiene que ver con preservar la paz mediante un sistema de disuasión y defensa creíbles», ha continuado antes de hacer hincapié en que «haciendo que nuestros equipamientos sean mas eficientes mediante el uso de nuevas tecnologías podremos reforzar nuestras fuerzas armadas y abordar el problema del cambio climático». «Esto aumentara nuestra resistencia», ha añadido.

En este sentido, ha alertado de que «la guerra en Ucrania muestra el peligro de depender excesivamente de productos emitidos y producidos por regímenes autoritarios».

«La manera en que Rusia utiliza la energía como arma coercitiva resalta la necesidad de reducir nuestra dependencia del petróleo y gas ruso, pero hay que tener en cuenta que hay nuevas tecnologías verdes y minerales que son necesarios para nuestras industria», ha aseverado. «Hay que diversificar nuestras fuentes de energía y suministradores», ha puntualizado.

Para llevar esto a cabo, ha matizado, la transición es importante. «Vamos a dejar de utilizar los combustibles fósiles», ha recalcado, al tiempo que ha afirmado que la OTAN «es la plataforma ideal para que los aliados coordinemos nuestros esfuerzos y establezcamos normas conjuntas que nos permitan innovar sin perder efectividad operativa».

«Pediré a las autoridades civiles y militares de la OTAN que desarrollen una nueva iniciativa de transición energética (…) que servirá de nexo de unión entre el clima y la seguridad», ha sostenido antes de advertir que «depender demasiado de ciertos bienes especificos puede provocar vulnerabilidades para sociedades libres y abiertas».

«Un precio que vale la pena pagar»

Por otra parte, Stoltenberg ha culpado al presidente ruso, Vladimir Putin, del alto precio del petróleo y la energía y ha manifestado que «todos los retos» a los que se enfrenta la comunidad internacional «tienen que ver con la guerra en Ucrania», la cual ha definido como «brutal».

«Las consecuencias de esta agresión contra una nación soberana e independiente se ven reflejadas en los mercados de energía y alimentos y el responsable es el presidente Putin. La forma más fácil de acabar con los problemas es que Putin ponga fin a su agresión», ha continuado.

Por ello, ha aseverado que «no son las sanciones de los aliados de la OTAN las que están provocando que no salga el grano de Ucrania» y ha argumentado que «el motivo es la guerra y el bloqueo ruso».

No obstante, ha reconocido que las sanciones económicas «tienen ramificaciones globales en términos de los mercados de energía y, por tanto, los europeos y los aliados están pagando un precio». «No se puede negar eso, pero ese precio es mucho más bajo que el que se pagará si Putin se sale con la suya», ha dicho.

«Se trata del precio de la libertad, de preservar el orden internacional y garantizar que Putin aprende una lección de esta guerra, la de no utilizar la fuerza bruta y la agresión», ha expuesto antes de detallar que «es un precio que vale la pena pagar para defender al valeroso pueblo ucraniano y permitirle que se defienda».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here