Mono al acecho.

0

El mundo mira atentamente hacia la Organización Mundial de la Salud, a la espera que decida declarar una emergencia sanitaria con respecto a la viruela del mono. Según los últimos datos disponibles ya son 3 mil 525 casos en 40 países; aunque otras fuentes ubican los contagios cercanos a los 5 mil. Para la institución una emergencia sanitaria es “un evento extraordinario que se determina que constituye un riesgo para la salud pública de otros Estados a través de la propagación internacional de enfermedades y que potencialmente requiere de una respuesta internacional coordinada”, tal como ocurrió con la covid-19. La mencionada definición descansa en el Reglamento Sanitario Internacional, creado en el 2005 como un acuerdo legal que involucra a 196 países con la intención de coordinar y ayudar a la comunidad internacional en la prevención y las medidas adoptadas ante las amenazas a la salud pública que tengan el potencial para extenderse por todo el mundo.

Publicidad
Rincón de Lupe

La viruela del mono, una infección viral endémica propia del África Occidental, se ha propagado a lo largo de 39 países sin casos previos, entre los que se encuentra Estados Unidos, Brasil, Australia, Israel y Canadá. Europa presenta más de mil 600 casos en 25 países del continente, lo que la convierte en el epicentro del brote con el 85 por ciento de los contagios. En Latinoamérica ya se han dado casos en México, Argentina, Brasil, Chile, Venezuela y en Costa Rica. Aunque las infecciones resultan leves en la mayoría de los casos y no requieren hospitalización, el Dr. Hans Kluge, director de la OMS para Europa, advirtió que “la magnitud de este brote representa un riesgo real” y urgió a las autoridades y a los grupos cívicos para que tomen medidas urgentes para controlar los crecientes casos de esta particular afección. “Cuanto más circule el virus, más extenderá su alcance y más fuerte será el punto de apoyo de la enfermedad en países no endémicos”, concluyó.

Cuando aún el mundo no se repone de la monumental sacudida que representó la pandemia del covid-19, esta nueva amenaza se cierne sobre todos con una capacidad de propagación que ha encendido las alarmas entre los expertos. El desastroso sistema de salud pública nacional, de continuar la expansión global del brote, será puesto a prueba dejando en evidencia, una vez más, la incapacidad y el desgreño tanto en la gestión, así como en el servicio brindado. Modernizarlo sigue siendo tarea pendiente.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here