Los gases de efecto invernadero atrapan un 49% más calor que en 1990

La contaminación por gases de efecto invernadero causada por las actividades humanas atrapó un 49 % más de calor en la atmósfera en 2021 que en 1990, según científicos de la NOAA.

0
Los gases de efecto invernadero atrapan un 49% más calor que en 1990
Emisiones de gases de efecto invernadero Foto: EUROPA PRESS

El índice anual de gases de efecto invernadero de la NOAA, conocido como AGGI, rastrea los aumentos en la influencia de calentamiento de las emisiones humanas de gases que atrapan el calor, incluidos el dióxido de carbono, el metano, el óxido nitroso, los clorofluorocarbonos y otras 16 sustancias químicas. El AGGI convierte los cálculos científicos complejos de cuánto calor adicional capturan estos gases en un solo número que se puede comparar fácilmente con años anteriores y rastrea la tasa de cambio.

El AGGI está indexado a 1990, el año de referencia para el Protocolo de Kioto y el año en que se publicó la primera Evaluación científica del cambio climático del IPCC.

Publicidad
ACP

«El AGGI nos dice la velocidad a la que estamos impulsando el calentamiento global», dijo en un comunicado Ariel Stein, director interino del Laboratorio de Monitoreo Global (GML) de la NOAA. «Nuestras mediciones muestran que los principales gases responsables del cambio climático continúan aumentando rápidamente, incluso cuando el daño causado por el cambio climático se vuelve cada vez más claro. La conclusión científica de que los humanos son responsables de su aumento es irrefutable».

En 2021, el AGGI alcanzó un valor de 1,49, lo que significa que los gases de efecto invernadero emitidos por el hombre atraparon un 49 % más de calor en la atmósfera que en 1990. Porque se basa principalmente en mediciones muy precisas de gases de efecto invernadero en muestras de aire recolectadas en todo el mundo, el resultado contiene poca incertidumbre.

El dióxido de carbono, o CO2, es, con diferencia, el gas de efecto invernadero más abundante emitido por el ser humano. Aproximadamente 36.000 millones de toneladas métricas de CO2 se emiten cada año por el transporte, la generación eléctrica, la fabricación de cemento, la deforestación, la agricultura y muchas otras prácticas. Una fracción sustancial del CO2 emitido hoy persistirá en la atmósfera durante más de 1.000 años. No es sorprendente que también sea el mayor contribuyente al AGGI en términos de cantidad y tasa de aumento.

Las mediciones de la NOAA mostraron que la concentración global promedio de CO2 en 2021 fue de 414,7 partes por millón (ppm). El aumento anual fue de 2,6 ppm durante este año, aproximadamente el aumento anual promedio de la década anterior y mucho más alto que el aumento medido durante 2000-2009. Los niveles de CO2 han aumentado en 61 ppm desde 1990, lo que representa el 80 % del aumento de calor registrado por AGGI desde ese año.

«El CO2 es el actor principal porque permanece en la atmósfera y los océanos durante miles de años y es, con mucho, el mayor contribuyente al calentamiento global», dijo Pieter Tans, científico sénior de GML. «La eliminación de la contaminación por CO2 tiene que estar al frente y en el centro de cualquier esfuerzo para hacer frente al cambio climático».

Una de las preguntas científicas más importantes para los científicos del clima es qué ha estado impulsando el fuerte y sostenido aumento del segundo gas de efecto invernadero más importante, el metano, desde 2006.

Los niveles de metano atmosférico, o CH4, promediaron 1895,7 partes por billón durante 2021. El aumento de 16,9 ppb registrado para 2021 fue el más rápido observado desde principios de la década de 1980, cuando se inició un régimen de medición más riguroso. Los niveles de metano son actualmente alrededor de un 162% más altos que los niveles preindustriales. A partir de las observaciones de la NOAA, los científicos estiman que la cantidad de metano emitido en 2021 fue un 15 % mayor que en el período 1984-2006.

El metano es el segundo gas de efecto invernadero más importante en el calentamiento del planeta. La influencia de calentamiento del CH4 desde la época preindustrial es aproximadamente una cuarta parte de la del CO2. Las causas del aumento dramático posterior a 2007 no se comprenden completamente, pero los científicos de la NOAA han concluido que los cambios en la composición isotópica del metano atmosférico a lo largo del tiempo apuntan a fuentes microbianas, probablemente de humedales, agricultura y vertederos, como el factor principal. Las emisiones de combustibles fósiles, sugieren, han hecho una contribución menor.

«Deberíamos apuntar absolutamente a las emisiones de metano hechas por el hombre, especialmente las de combustibles fósiles, porque es tecnológicamente factible controlarlas», dijo Xin Lan, científico de CIRES que trabaja en el Laboratorio de Monitoreo Global. «Si los humedales emiten más metano debido al calentamiento y los cambios en las precipitaciones globales causados por el aumento de los niveles de CO2, eso es algo que no podemos controlar directamente. Y eso sería muy preocupante».

El tercer gas de efecto invernadero más importante es uno que puede haber encontrado como anestesia en la silla del dentista. El óxido nitroso, o N2O, es otro contaminante forzante climático de larga duración emitido principalmente por las personas. Está aumentando cada año. Pero es diferente en el sentido de que está siendo impulsado por poblaciones en expansión, no por demandas de energía. La contaminación por N2O es principalmente el resultado del uso de fertilizantes para apoyar la agricultura y la producción de alimentos, especialmente para una población mundial en expansión.

«Podemos encontrar fuentes de energía alternativas para reemplazar los combustibles fósiles», dijo Stephen Montzka, el científico de GML que dirige el informe AGGI cada año, «pero reducir las emisiones asociadas con la producción de alimentos es una tarea muy difícil».

Estos tres gases de efecto invernadero, además de dos sustancias químicas prohibidas que agotan la capa de ozono, representan aproximadamente el 96 % del exceso de calor atrapado en la atmósfera debido a la actividad humana desde 1750. El 4 % restante proviene de otros 16 gases de efecto invernadero también rastreados por el AGGI. En conjunto, atraparon una cantidad de calor equivalente a 508 ppm de CO2 en 2021.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here