En la lista gris y sin neutralidad

El conflicto de Ucrania, no se limita a los aspectos bélicos, se encuentran países que han firmado el Tratado de Neutralidad del canal.

0
Juan Jovane
Juan Jovane, docente universitario. Foto: Cortesía

La reciente visita a nuestro país de Joseph Borrell Fontelles, actual alto representante de la Unión Europea para asuntos exteriores y política de seguridad se convirtió en un notable hecho mediático. Muchos, repitiendo el error de los Aztecas, que confundieron la llegada de Hernán Cortés con el retorno del dios Quetzalcóatl, pensaron que a nuestras costas había llegado quien nos salvaría del grave problema que representa estar en las listas grises de la Unión Europea.

No faltó quien tomara como un hecho indigno cualquier crítica contra la presencia en Panamá de tan distinguida personalidad. Es así, por ejemplo, que en una glosa de un conocido diario de la localidad se afirmara, utilizando el típico lenguaje de la guerra fría, que: “aquí va a celebrarse una cumbre de cancilleres de Centroamérica y el Caribe. Josep Borrell, el jefe de la diplomacia europea es el invitado especial y están los zurdos criollos que se tiran de un puente.

Publicidad
ACP

Este desafortunado hecho volvió a repetirse a un nivel todavía más elevado. Es así que varios medios de comunicación reportaron que, en su encuentro entre el presidente de la República, el Sr. Borrell Fontelles habría vuelto a repetir que no habría salida de las listas gises hasta que el GAFI lo decidiera.

Lo cierto es que el interés básico del alto comisionado de la Unión Europea no eran las listas grises. Como el mismo lo había anunciado se trataba de realizar un evento de carácter centroamericano, donde la prioridad la tenían los acontecimientos bélicos que se vienen desarrollando en Ucrania. Concretamente se trataba de buscar apoyo a la posición de la Unión Europea, la que ha venido jugando un importante papel beligerante en el conflicto.

Panamá, teniendo en cuenta sus intereses nacionales, está obligado a seguir una estricta política de neutralidad frente a todos y cada uno de los conflictos bélicos que se desarrollen en el ámbito global. Esto significa que el hecho de que Panamá haya aparecido como coauspiciador del encuentro de cancilleres centroamericanos con el Sr. Borrell Fontelles constituye, a nuestro juicio, un muy importante error diplomático.

A este respecto es importante recordar que, en ambas partes del conflicto de Ucrania, que no se limita a los aspectos bélicos, se encuentran países que han firmado el Tratado de Neutralidad. Además, se debió tener en cuenta que, al menos teóricamente, la política exterior del país busca la adhesión de una tercera potencia que ha intentado mantenerse en un plano neutral frente al conflicto.

Es necesario para el país comprender que no se trata de ser el simple “socio estratégico y confiable en el área” de nadie en especial. Se trata de mantener una política independiente, basada en el concepto de la neutralidad, que promueva la paz. La vocación de Panamá debe ser la mesa de negociación y no la toma de partido en los conflictos internacionales.

Vale la pena añadir que la solución a los graves problemas que se asoman en el horizonte (inflación y posible recesión internacional) no se resuelven con un centro de observación espacial, se tienen que enfrentar con una política económica que ponga a la población en el centro de atención.

Publicidad
Banco Nacional

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here