Las piezas del futuro cercano

0

La sociedad civil ganó muy buena prensa gracias a sus luchas contra los regímenes militares en América Latina y contra el comunismo totalitario en Europa. En esos escenarios estaban materializadas por un grupo extremadamente heterogéneo de actores con creencias que alimentaban la lucha a favor de la democratización. La ciudadanía, desde entonces, percibía a la sociedad civil como un organismo cívico con una política estructurada y coherente a favor de los menos favorecidos y con una visión particular que la impulsaba a trabajar por metas e ideales sociales específicos.

Publicidad
Rincón de Lupe

Tan considerable aporte en el desarrollo de América Latina y el Caribe fue reconocido en su momento por la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible; en este documento establece como una de las metas “fomentar y promover la constitución de alianzas eficaces en la esfera pública, público-privada y de la sociedad civil, aprovechando la experiencia y las estrategias de obtención de recursos de las alianzas”. Y también en la Agenda Regional de Desarrollo Inclusivo (ARDSI) se valora la importancia de estos grupos en el fortalecimiento de la gobernabilidad democrática.

En nuestro país, lamentablemente, el decaimiento creciente de la vida política se ha manifestado en estas organizaciones, al punto de poder afirmar que aquí la mala prensa y la falta de credibilidad han sido las notas características en ellas. Arrogándose representatividades que nadie les ha otorgado, grupos minúsculos que muchas veces no pasan más allá del vocero, han contribuido al descrédito de las otrora prestigiosas instituciones sociales al entregarse a la defensa acérrima de “intereses” que nada tienen en común con el “bien general” y sí con las ambiciones y objetivos de los grupos que les financian. La historia nacional reciente abunda en ejemplos al respecto.

Junto a los desafíos de asegurar nuevas formas de participación ciudadana y de fortalecer el sistema democrático, se plantea también el de depurar a la sociedad civil para que recupere la credibilidad y la buena prensa de las que disfrutó en algún momento y que le resultan tan necesarias para afrontar los retos que imponen los tiempos que corren.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here