Panamá, una de las ciudades más costosas, con gran desigualdad social

Los inversionistas que estudian el mercado panameño saben que el país no es económico y con la crisis ha empeorado.

0
La ciudad de Panamá marca como una de las más costosas de la región. Foto: Edward Ortiz

En 2018, cuando las economías mundiales registraban buenas cifras y había movilización de capitales, consumismo sin restricción e innovación en materia de turismo, salió a relucir que Panamá era la ciudad de la región Latinoamericana más costosa para vivir.

Publicidad
ACP

El informe salió a relucir tras una investigación realizada por el Banco Suizo UBS, que toma como referencia el costo de vida en Nueva York (otorgándole un valor de 100) y mide a las demás ciudades con respecto a este valor.

Los resultados se reunieron con más de 75.000 datos sobre precios de bienes y servicios en 77 ciudades del mundo, incluyendo cifras de ganancias de los trabajadores, luego de contabilizar todas las deducciones legales.

Panamá, desde Suiza

La capital panameña, incluida por primera vez en la medición desde su comienzo, en 1971, obtuvo un índice de 83,1, ubicándose en el número 21 del escalafón general.

Panamá fue superada por ciudades como Zúrich, que resultó ser la más costosa del mundo. Además de Génova, Oslo, Copenhague, Nueva York, Tokio, Milán, Londres, Chicago y Helsinki.

Después de Panamá, en la lista le seguían con cierta distancia Buenos Aires, que figura en el puesto 45, Santiago de Chile (49), Sao Paulo (52), Río de Janeiro (56), Lima (61), Bogotá (65) y Ciudad de México (69).

Comparación

El método de UBS compara los precios de varios bienes y servicios, así como los ingresos promedio de 15 profesiones que representan la población activa del mundo.

Las diferencias mundiales del poder adquisitivo resultan patentes cuando se analiza lo que tienen que trabajar los ciudadanos en cada ciudad por ir a la peluquería, poder comer un Big Mac o comprarse un iPhone.

Actualmente

Tres años después de su publicación y con la llegada de la pandemia de la Covid-19, ¿Será que Panamá sigue siendo la ciudad más cara de la región?

Desde otra perspectiva y según la Encuesta de costo de vida, elaborada anualmente por la empresa Mercer, que se publicó a mediados del año pasado, Panamá, debido a la crisis económica, dejó de ser la ciudad más cara de Centroamérica.

En medio de la crisis económica, se estima que “Panamá continúa siendo una ciudad muy atractiva para las multinacionales que buscan abrir nuevas plazas laborales para extranjeros en el país como consecuencia de las leyes que promueven la inversión extranjera, según Bruno Balanza, gerente de Mercer en Panamá.

Para los creadores de la encuesta, frente a otras ciudades de la región Panamá no es de las más económica y esto crea un reto para las empresas para la atracción y retención de talento ejecutivo.

Este ranking equivale a 209 ciudades de los cinco continentes y compara unos 200 artículos en cada país, que incluyen vivienda, transporte, alimentos, vestimenta, artículos para el hogar y entretenimiento.

Realidad

Para el analista financiero Carlos Pérez, como arrastre de la pandemia, los costos de vida en Panamá se han mantenido y en algunos casos hasta se han incrementado en muchos rubros.

“Panamá siempre ha sido considerado un país costoso para vivir. Se ha dicho que el salario no va de la mano con el costo del consumo y por ello, como país muchas veces somos discriminados en la región Centroamericana”, destacó Pérez.

Viendo en las secuelas que ha dejado la Covid-19, aquellos que lograron de alguna forma sobrevivir a lo peor de la crisis, no han bajado sus estándares de costos, ni a locales ni a extranjeros.

“Quienes estén pensando en invertir en Panamá, saben que no es económico, bajo la excusa que el país tiene una posición geográfica inigualable, que tiene el Canal para tránsito marino y que es el mayor hub logístico de la región. Cada carta de presentación que tenga el país le cuesta mucho dinero a cualquier inversionista”, sostuvo Pérez.

El pueblo

Los que llevan sobre sus hombros la carga de ser uno de los países más costosos de la región post Covid-19, es el panameño de a pie.

“Ese que debe llevar muy bien sus finanzas para hacer magia en Panamá totalmente desigual. El obrero paga la misma cuota de seguro social que un empresario, pero el primero no tiene acceso a atención médica de calidad gratuita y mucho menos a una atención privada, pero el segundo si, teniendo ambas el mismo costo”, declaró la socióloga Berta Espino.

Para la especialista en el estudio de la conducta de masas, la brecha tan grande que hay entre los sectores económicos del país y la clase obrera siempre se mantendrá y aunque todos tengamos los mismos derechos como panameños, “jamás tendremos como sociedad las mismas oportunidades”, en uno de los países más costosos.

“Un empresario puede irse a la Calzada de Amador con su familia y pagarse una cena de $300 en una sola noche, pero la clase obrera, puede llegar, dividir una pizza con helado entre todos, tal vez un par de bebidas y hasta ahí, una cuenta que supera los $50, porque si no, no alcanzaría para el resto de los días”, declaró Espino.

Y es que así mismo como Panamá es una ciudad costosa, siempre ha sido catalogada como totalmente desigual a la hora de dividir las ganancias que dejan las inversiones en el país.

Publicidad
ACP

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here