Las cláusulas abusivas en los contratos de adhesión

0

El mercado del comercio, especialmente financieros y de prestación de servicios, como telefonía, electricidad, al tener un poder de mercado suficiente, tienen la practica de que para prestar sus servicios o que el ciudadano accede a ellos, debe regirse por las reglas unilaterales que cada uno establece.

En ese sentido si usted quiere un préstamo bancario, ya ellos tiene un contrato preelaborado y el cliente se tiene que adherir al mismo, sin poder cambiarlo. A estos se le denomina Contrato de Adhesión.

Publicidad
ACP

En ese escenario quien suscribe un contrato bancario, de compraventa de apartamentos, contratos de celulares, televisión por cable, incluso escolares, se encontrará con esta modalidad de contrato, donde una de las partes pone las condiciones y si usted desea adquirir el bien o servicio, debe aceptarlo, pues la empresa esta en libertad de rechazarlos sino lo acepta.

Es aquí, donde nacen las denominadas cláusulas abusivas, que les otorgan un poder y discreción a las empresas para cambiar, modificar, derogar, rescindir contratos y acuerdos, sino se cumple lo pactado, sin que el consumidor, en este caso, pueda hacer nada.

Con la finalidad de darle algo de protección a los consumidores de servicios, se creó la Comisión de Libre Competencia y Asuntos del Consumidor (CLICAC), que luego cambio el nombre a la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (ACODECO). Que siempre he mantenido mis reservas, en cuanto que realice esa doble función de promover la competencia y a la vez velar por el consumidor.

En fin, esta entidad tiene la facultad legal de atender los abusos que los agentes económicos cometen en contra de los consumidores. Dentro de esto esta la revisión, cuando le llegan denuncias personales, de clausulas abusivas y bajo su facultad ha logrado revertir o eliminar las mismas.

Pero la ACODECO, no tiene facultades para atender reclamos de servicios públicos, ni bancarios, como muchos piensan y esto es debido que diferentes legislaciones le dieron facultades privativas a la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP) y la Superintendencia de Bancos (SBP).

Y es a estas entidades que les compete atender los reclamos, así como verificar el temas de los contratos y las clausulas que pueden considerarse abusivas. Aun cuando la practica a demostrado que ambas entidades son inoperantes en este tema y muy pocas veces tienes resultados positivos. De ahí que consideramos que dichas funciones deben pasársela a la ACODECO, pero con más recursos y presupuestos.

Este tema lo traemos a colación, pues recientemente se dio un evento con el Banco General, donde en una acción, aun no esclarecida, decidieron cobrarle a mas de 11 mil cuentahabientes, deudas, cobrándose de las diferentes cuentas y portafolios que las personas tenían con el Banco, llevándolas a poner en cero.

No voy a hablar del tema de la pandemia, que tiene a muchos amparándose en la misma, sin mirar que eso se acaba en cualquier momento y la deuda se deben honrar y los bancos harán efectivas los cobros.

Sino del contrato de servicio bancario, que cada prestamista adquirió y se adhirió y les recomiendo que los lean, pues hay clausulas claras que indican que le dan una potestad o prerrogativa al Banco, de cobrarse de cualquier cuenta o servicio que tenga el cliente con el banco, sino paga sus deudas a tiempo, sin presentarse a un Tribunal, para hacerse de ese cobro.

Lo mas sano y sensato será que denuncien estas clausulas por abusivas, pues de lo contrario tienen que regirse por esas reglas del juego, a la cual se adhirieron y por ende son partes legales de sus contratos de préstamos. Salvo que la Superintendencia de Bancos emita una Resolución ordenando anular dichas clausulas, para evitarse un huracán de quejas y denuncias. Pues hay que ser claros, que dichas cláusulas son legales mientras no sean denunciadas y cada denuncia aplica personalmente a quien reclama y no para todos.

Es hora de hacer algo, no esperar que el gobierno les resuelva, porque no lo hará, ya su política económica colapso y no tienen forma de evitar que los Bancos y otras entidades que no han cobrado durante estos casi dos años, procedan a hacer efectivo sus créditos. Lastimosamente el que no llego a un acuerdo, le tocara enfrentar estos procesos y aquellos que se mantienen con contratos suspendidos presionen a sus empleadores para que los reactiven, si la empresa ya esta funcionado, porque esos empresarios no le pagaran sus deudas. Así veo las cosas y así las cuento.

 

 

Publicidad
Rincón de Lupe

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here