Afganos se apresuran a huir de los talibanes a días del fin de las evacuaciones

Miles de afganos se agolpan desde hace días a las puertas del aeropuerto de la capital, custodiado por más de 6,000 soldados de Estados Unidos.

0

La ansiedad aumentó este miércoles entre los miles de afganos dispuestos a todo para huir del nuevo régimen talibán.

Se dá, después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, confirmara que las evacuaciones desde el aeropuerto de Kabul terminarán la próxima semana.

Publicidad
Rincón de Lupe

Miles de afganos se agolpan desde hace días a las puertas del aeropuerto de la capital, custodiado por más de 6,000 soldados de Estados Unidos.

Tienen la esperanza de tomar uno de los vuelos fletados por los países occidentales.

Pese a una situación especialmente caótica, Washington ya contribuyó a evacuar a 70,700 personas, entre ellas 4,000 estadounidenses.

Tras, la puesta en marcha de un puente aéreo el 14 de agosto, la víspera de la entrada de los talibanes en Kabul y su regreso al poder.

Varios miles de extranjeros o afganos más que temen por su vida, a menudo porque trabajaron para el gobierno derrocado o para las fuerzas de la OTAN en las últimas dos décadas de guerra, también fueron evacuados por países aliados.

Durante una cumbre virtual el martes con sus homólogos del G7, Biden descartó prolongar más allá del 31 de agosto la presencia militar en Afganistán.

Una posibilidad que se llegó a plantear para permitir finalizar la operación de evacuación.

“Estamos en camino de terminar el 31 de agosto” la “misión” que busca “sacar gente de la forma más eficiente y segura”.

Declaró el presidente estadounidense, presionado por varios líderes europeos para extender la presencia.

Pero el respeto del plazo “depende” de la cooperación de los talibanes para permitir llegar al aeropuerto a quienes quieren salir del país, subrayó Biden.

En su comunicado final, el grupo del G7 también urgió a los talibanes, que regresaron al poder tras ser derrocados en 2001 por una coalición liderada por Estados Unidos, a “garantizar un paso seguro” a quienes quieren marcharse.

Biden había fijado la fecha del 31 de agosto para la retirada de las tropas extranjeras.

Esto, después de evocar en un primer momento la fecha simbólica del 11 de septiembre, cuando se cumple el 20º aniversario de los atentados de 2001.

“Riesgo de un ataque”

Varios países aliados habían advertido que la fecha del 31 de agosto no permitiría evacuar a todo el mundo, pues para que la retirada sea efectiva ese día, la operación debe interrumpirse antes.

Francia lo hará el jueves por la noche, anunció.

Biden justificó su decisión de no extender la misión en el “agudo y creciente riesgo de un ataque” del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el aeropuerto.

Los talibanes habían reiterado poco antes su “firme” oposición a cualquier prolongación de las evacuaciones, una “línea roja” para el movimiento fundamentalista.

Durante una rueda de prensa, su portavoz Zabihullah Mujahid acusó a Washington y a sus aliados de vaciar el país de su personal cualificado, como ingenieros y doctores, que trabajaron con los occidentales.

“Tienen aviones, tienen el aeropuerto, deberían sacar a sus ciudadanos y contratistas de aquí”, pero “no deberían incitar a los afganos a huir”, dijo Mujahid. “Este país necesita su experiencia”, agregó.

Muchos afganos citadinos e instruidos temen que los talibanes instauren el mismo régimen fundamentalista que cuando gobernaron entre 1996 y 2001, especialmente brutal para las mujeres.

Inquietud sobre la economía

Los talibanes saben que deben apoyarse en las estructuras administrativas existentes, ya que no cuentan con el bagaje necesario para gobernar solos.

Sobre todo, deben reactivar una economía devastada por la guerra y muy dependiente de la ayuda internacional.

Fuera de Kabul, en las zonas rurales y en algunas ciudades, la gente respira por el final de décadas de guerra, pero las mujeres y las minorías étnicas temen por su futuro.

En algunos lugares, los islamistas han segregado a hombres y mujeres en el trabajo o en la escuela.

Durante su anterior régimen, las mujeres no podían ni trabajar ni estudiar.

“La actitud de los talibanes es más flexible de lo que la gente esperaba”, pero a muchos “les inquieta la economía”, aseguró un cooperante en Jost (sureste), una región más conservadora que la capital.

Los talibanes no han formado aún un gobierno, ya que dicen esperar a la salida de las tropas extranjeras.

Sin leyes válidas en todo el territorio, estas son diferentes dependiendo de la región.

Los islamistas se esfuerzan en presentarse como más moderados ante la población y la comunidad internacional, aunque sin lograr realmente convencer.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, fijó el martes como “línea roja” el trato que reserven los talibanes a mujeres y niñas.

Poco después, Mujahid aseguró que las funcionarias afganas podrían regresar al trabajo cuando se garantice la “seguridad” y recalcó que, mientras tanto, deben quedarse en casa.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here