Juicio Oral día 4: Había una oficina paralela en el Consejo de Seguridad, afirma fiscal

El Ministerio Público presentó como testigo a un agente del Servicio Aeronaval que trabajó en la entidad entre 2009-2014. Aseguró haber realizado seguimiento a través de grabaciones y fotografías, por orden de Rony Rodríguez.

0
Fiscal especial del Ministerio Público, Ricardo González. Foto: Edward Ortíz.

Con solo dos querellantes de los seis que se mantenían tras la decisión del Tribunal Superior de Apelaciones, de anular la sentencia, se dio inicio al cuarto día del juicio oral contra el expresidente de la República, Ricardo Martinelli.

Publicidad
ACP

La jornada transcurrió con el desahogo probatorio del Ministerio Público, quien presentó dos testigos, uno de ellos, el Sargento Segundo del Servicio Aeronaval, Júbilo Grael, quien estuvo asignado al Consejo de Seguridad, durante la administración 2009-2014.

El Sargento relató cuáles eran sus funciones en el ente de seguridad nacional, pero que además, se le encomendó en ese entonces, dar seguimiento a través de fotografías y grabaciones.

Grael dijo que entre los que vigiló estaban Balbina Herrera, Mitchel Doens (actuales querellantes), Mauro Zúñiga, la entonces ambientalista Raisa Banfield y a dirigentes del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs).

Seguimiento y vigilancia

El testigo también confirmó que las órdenes de seguimiento a personas específicas como políticos, dirigentes de la sociedad civil y ambientalistas, venían directamente de Rony Rodríguez, y que este decía que contaba con el visto bueno del “número uno”.

Igualmente contó que trasladaron en un pick up de color blanco, un anaquel de metal de Quarry Heights a la Presidencia de la República, y luego de la Palacio Presidencial a las oficinas administrativas del Súper 99, propiedad del expresidente Ricardo Martinelli.

El fiscal Superior Especial, Ricardo González, indicó que estos testimonios dan certeza que lo que ocurría en el Consejo de Seguridad Nacional es que había una oficina paralela.

Una que hacía las cosas legales y otra que las hacía ilegales”, dijo a los medios de comunicación que le esperaban afuera de las instalaciones del SPA.

La fiscalía también presentó dos nuevos testigos quienes dieron detalles sobre la instalación de un de internet adicional al existente en la sede del Consejo de Seguridad en Quarry Heights, y que supuestamente se habría utilizado para el software Pegasus, con el que se habría realizado las interceptaciones telefónicas.

Sobre el software en mención, uno de los abogados querellantes, Carlos Herrera Morán, señaló a inicios del cuarto día de juicio, que  en los próximos días la factura de compra de Pegasus, como prueba.

Con estas, ya son 19 pruebas, entre testimoniales y documentales, que se han presentado durante el desarrollo de este juicio que enfrenta Martinelli por la presunta comisión de los delitos de interceptación de telecomunicaciones, seguimiento, persecución y vigilancia sin autorización judicial.

“Todos estamos pinchados”, Martinelli.

En tanto, el exmandatario a su llegada reiteró que se trata de un juicio político y que   “todos estamos pinchados”. Aunque volvió a confiar en que saldrá bien librado de este nuevo juicio.

Martinelli negó que esté usando su chequera para lograr el desestimiento en las denuncias de  querellantes y volvió a acusar al vicepresidente de la República, de tener las manos “metidas en la justicia”.

Dentro en el salón de audiencias,  las juezas le pidieron al exgobernante retirarse la careta pues tenía una calcomanía con las iniciales RM, que según los querellantes, promovía el proselitismo político ya que son las mismas siglas de su partido político Realizando Metas.

La decisión del Tribunal molestó a Martinelli, quien al salir durante el receso de mediodía, no cruzó una sola palabra con la batería de periodistas que le aguardaban.

El juicio se reanuda hoy a las 9 de la mañana.

 

 

Publicidad
Rincón de Lupe

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here