Dos años de gobierno y muchas asignaturas pendientes

0
Foto: Presidencia de la República.

La toma de posesión de Laurentino Cortizo, como el presidente constitucional de la República número 38, no fue usual.

Publicidad
ACP

Sus invitados tuvieron que esperar más de horas para poder esperar el momento en que Cortizo recibía la banda presidencial.

Nadie lo sabía, pero tal vez, ese pequeño detalle nos advertiría los desafíos que más adelanten le aguardaría al recién estrenado mandatario, y que hoy, una pandemia y dos años de gobierno después, aún hay muchas asignaturas pendientes por aprobar.

El descenso

Recién empezó su gobierno, Cortizo contaba con un nivel de aprobación superior al 60%, superior al que le había puesto en la silla presidencial.

Ese porcentaje de 63% lo mantenía en diciembre de 2019, según una encuesta de líderes latinoamericanos de IPSOS.

No obstante, con la declaratoria de la emergencia nacional por la Pandemia de la COVID-19, las cifras bajaron, principalmente porque fue en ese periodo cuando empezaron a resonar fuertemente las denuncias de supuestos actos de corrupción por parte de principales figuras de su gobierno.

Llegó julio de 2020, momento en que se cumplió su primer año de gobierno.

Salpicado por más denuncias de corrupción, Cortizo perdió más de 20 puntos de aceptación, quedando con 40% de aprobación, ubicándose en la última posición en la calificación de desempeño de los líderes latinoamericanos, superado por sus homólogos de Nicaragua, Brasil, Chile, Ecuador y Venezuela.

Es la caída más drástica para un presidente panameño en apenas un año de gobierno.

Fallas

La corrupción es el problema más grande del país y la rendición de cuentas el más exigido al gobierno por parte de los dirigentes de oposición, gremios, empresarios y organizaciones de la sociedad civil y del panameño de a pie.

La encuesta del Centro Internacional de Estudios Políticos y Sociales de enero de 2020, la ubicó en el primer lugar con 47%, siendo este el principal problema que aqueja al país.

Un problema con el que el gobierno no ha podido lidiar, por el contrario, se ha convertido en su verdugo.

De hecho, el gobierno fue uno de los peores calificados en cuanto a su desempeño en el manejo de la Pandemia (11%).

Denuncias y manifestaciones por supuestos sobre precios en compras de insumos médicos para combatir la Pandemia y en contrataciones, así como una repetida exigencia de mayor rendición de cuentas han sido la tónica durante estos 365 días.

La administración Cortizo se enfrenta a otro problema grande, la economía del país.

En palabras del propio ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexander, las finanzas del país están en rojo, tras la solicitud de más de 5 mil millones de dólares en préstamos internacionales y colocación de bonos.

Alexander pidió austeridad, aunque los funcionarios de mando y jurisdicción hicieron poco caso, pues la planilla estatal registró un aumento en 2020.

En cuanto a la educación, la llamada “estrella del gobierno”, el cierre de las escuelas por las restricciones para combatir la COVID-19, ha afectado a más de 800 mil estudiantes, según un informe de la UNICEF. Aumentó no solo la brecha entre escuelas públicas y privadas; también el número de niños y jóvenes que tuvieron que abandonar sus estudios.

Hoy da inicio el tercer año del gobierno Cortizo, el que prometió sería el mejor de la historia. Llega al Palacio Justo Arosemena con una maleta cargada de pendientes que los panameños esperan sean incluidos en su discurso.

En los pasillos se habla de cambios en el Gabinete y en la conducción del gobierno.
Movimientos en los ministerios de Economía y Finanzas, y Educación. Además de la rotación de varios directores de instituciones estatales. Aunque el clamor popular es un giro de 180 grados en el modo de gobernar.

Temas como el Pacto Bicentenario y el Diálogo de la Caja de Seguro Social, son puntos a favor del Ejecutivo, al igual que el programa de vacunación contra la COVID-19, que ha resistido las quejas por irregularidades como las vacunaciones VIP
La expectativas están ante los anuncios que dará el presidente cuando se presente a la nación en el pleno de la Asamblea Nacional. Aunque algunos no se sienten tan optimistas de lo que podría prometer el presidente.

Las opiniones

Ana Matilde Gómez- exdiputada
“El gobierno ha tenido cosas buenas, como la compra de vacunas y proceso de vacunación, la AIG y su esfuerzo por digitalizar la Administración Pública y la digitalización del proceso de vacunación. También el trabajo que está haciendo el MITRADEL conteniendo un poco a los empresarios inescrupulosos queriendo botar personas sin razón económica probada. En cuanto a las falencias está la falta de transparencia, poca rendición de cuentas y falta de respuestas contundentes y oportunas a los escándalos de posible corrupción”.

Daniel Lombana- Independiente
“Dos años plagados de escándalos de todo tipo, de investigaciones sin respuestas, de oscurantismo en la gestión pública, de sordera funcionarial. Dos años en que escuchamos en la mañana a un ministro mentirle al país y al mediodía aceptarlo, y luego encima la ciudadanía debe tolerar que estos funcionarios les reclamen y los manden a ser agradecidos por el desgobierno en el que viven. Además, hay que ponderar que desde el inicio de la pandemia, la supuesta estrella ha vivido en una inestabilidad enorme. Panamá necesita un líder que realmente cumpla con unir fuerzas con las mejores manos de la nación para juntos levantarnos”.

Ernesto Bazán- Economista
“La administración actual ha tenido serias fallas, que han resultado muy costosas para el país. Hay una ausencia de disciplina fiscal, los gastos no se han reducido. Ha habido un error muy grande, donde no se ha evaluado el impacto del deterioro económico del país, no existe un plan que sea proporcional a este deterioro. Se debe adecuar el presupuesto del fisco a la realidad del país para generar un espacio que permita al país endeudarse para realizar obras de infraestructura que permitan generar empleo. Creo que el manejo de la economía no ha ido acorde con la situación del país, por eso mas que cambio de persona debe haber un cambio de enfoque, que refleje un sentido de urgencia, de responsabilidad y de austeridad”.

José Isabel Blandón- Político
“Para mí, la gestión ha sido mediocre. La Pandemia les ha servido como excusa para justificar su mediocridad. Incluso antes de la COVID-19, ya había señales de eso. El incremento en el número de homicidios, la paralización de obras que se habían dejado licitadas, los escándalos de corrupción, los números de desempeño económico que ya eran malos. En enero y febrero de 2020 estábamos por debajo del 2% en el IMAE.
La pandemia nos encontró con un gobierno incapaz. En el tema salud terminamos siendo uno de los países con mayor cantidad de casos per cápita. Y en el tema económico fuimos la segunda economía de la región que más cayó”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here