Los diplomáticos birmanos avanzan hacia la desobediencia civil

Procedentes de Berlín, París, Washington, Tel Aviv, no pueden regresar a su país, donde corren el riesgo de ser detenidos.

0
Los manifestantes hacen el saludo de tres dedos mientras participan en una manifestación contra el golpe militar en Yangon el 22 de junio de 2021. (Foto de STR / AFP)

Cinco meses después del golpe de Estado del 1 de febrero, muchos embajadores y diplomáticos de los consulados de Birmania decidieron unirse al movimiento de desobediencia civil.

Publicidad
Rincón de Lupe

Procedentes de Berlín, París, Washington, Tel Aviv, no pueden regresar a su país, donde corren el riesgo de ser detenidos.

Algunos de ellos han sido despedidos, privados de sus salarios, de su vivienda o de su estatus.

Intentan organizarse para sobrevivir tratando de contribuir en la medida de lo posible a la vida diplomática. Participan en los intercambios con el Gobierno de Unidad Nacional (GUN).

Según el NUG, 20 diplomáticos en el extranjero se han unido a la resistencia, mientras que en Naypyidaw, 120 funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores han abandonado el barco. Algunas de las personas con las que hablamos dijeron que habían recibido amenazas de muerte.

El tercer secretario de la embajada birmana en Berlín, Chaw Kalyar, anunció el 4 de marzo en su cuenta de Facebook su decisión de unirse al movimiento de desobediencia civil.

Dos de sus colegas que han compartido sus ideas desde el principio decidieron seguirla.

Kyaw Moe Tun, la referencia

Para estos diplomáticos, el detonante fue “la valiente acción de Kyaw Moe Tun, embajador de Birmania ante las Naciones Unidas, el 26 de febrero” en Nueva York, explica Chaw Kalyar: ese día, el representante oficial de Naypyidaw en la ONU se negó a leer el discurso que los militares le habían preparado.

Condenó, en nombre del Comité Representativo del Parlamento birmano (RPC), formado por parlamentarios elegidos que se habían unido a la resistencia, “los crímenes contra la humanidad cometidos por la Junta contra el pueblo birmano”, ante el aplauso de la asamblea.

“Su gesto fue decisivo. Es un modelo para nosotros”, dijo Kalyar.

El 10 de marzo, un correo electrónico del Ministerio de Asuntos Exteriores, donde ha trabajado durante 23 años, le comunicó su despido.

La mayoría de los diplomáticos que se unieron al movimiento de desobediencia civil pensaron que primero regresarían a sus países y se reunirían allí. Pero al final nos dimos cuenta de que haciéndolo en el extranjero, como diplomáticos, podría ejercer más presión sobre la junta”, dice.

En París, Phe Grace Mee, la segunda secretaria, y uno de sus colegas del mismo rango, anunciaron su apoyo al movimiento de desobediencia civil el 18 de marzo, y fueron despedidos oficialmente el 18 de mayo.

A ambos se les permitió permanecer en sus apartamentos asignados hasta finales de mayo porque uno de ellos había contraído Covid-19.

Desde entonces, sobreviven con un subsidio de 500 euros al mes cada uno, que les asigna la comunidad birmana en Francia hasta octubre. Un grupo de médicos birmanos afincados en Estados Unidos también les ha pagado un nuevo hogar desde junio, pero sólo hasta julio.

“Creen que están por encima de la ley”

La birmana, diplomática desde 2015, explica, sin embargo, que ha mantenido buenas relaciones con sus otros compañeros de la embajada: “Hay que entenderlos, hay enormes riesgos para los que se unen al movimiento. Pero puedo asegurar que muchos de mis colegas no aceptan este golpe ilegal y están liderando la lucha por todos los medios posibles”, confiesa.

En Londres, el embajador rebelde de Birmania, Kyaw Zwar Minn, vio denegado su acceso a la embajada por el agregado militar el 8 de abril. Posteriormente recibió ayuda del gobierno británico.

Apoyo variable de los países

Estos diplomáticos rebeldes han recibido diversos grados de apoyo, según los países en los que se encuentran.

En Alemania, Chaw Kalyar ha negociado con el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán en nombre de sus colegas para mantener su estatus diplomático, al menos hasta el 1 de julio, porque el gobierno alemán no ha reconocido a la nueva administración surgida del golpe.

Más allá de eso, se les debería ofrecer otro estatus. También se les ha concedido una ayuda de emergencia de 700 euros desde el 15 de abril hasta finales de junio.

Además, los diplomáticos pudieron permanecer en sus apartamentos durante tres meses a pesar de su despido – amparándose en las leyes alemanas que exigen el preaviso – antes de ser realojados gracias a la ayuda de la comunidad birmana.

En Canadá, al igual que en Francia, la única opción que se les ha ofrecido por el momento es el asilo político. “Canadá no reconoce al gobierno de la junta, pero les resulta muy difícil mantener nuestro estatus diplomático”, dice Soe.

El viernes 18 de junio, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución no vinculante en la que condenaba el golpe de Estado en Birmania y pedía a “todos los Estados miembros que impidan el flujo de armas” hacia el país.

El texto fue aprobado por 119 Estados, con la abstención de 36, entre ellos China y Rusia. Birmania votó a favor del texto porque está representada por el embajador rebelde Kyaw Moe Tun, que fue despedido tras el golpe de Estado, pero que está reconocido por la ONU.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here