Alpha debilita la primera línea de defensa del cuerpo

0
FOTO: El daño pulmonar generalizado. El color verde artificial de la tomografía computarizada indica neumonía en una persona con COVID-19. Crédito: Vsevolod Zviryk / SPL – Tomada de Nature

Cada variante tiene mutaciones en todo el virus y, en particular, en la región de la proteína de pico del virus que utiliza para adherirse a las células y entrar en ellas.

Publicidad
Rincón de Lupe

La revista Nature publicó el pasado 9 de junio, un estudio de la infección de células por SARS-CoV-2 en el que se demuestra que el linaje Alpha debilita la primera línea de defensa del cuerpo.

Ese hallazgo podría explicar por qué es más transmisible que las variantes que circulaban anteriormente, según el estudio.

Desde que se detectó por primera vez en el Reino Unido a fines del año pasado, la variante B.1.1.7, también llamada Alpha, ha dado la vuelta al mundo para convertirse en la forma dominante del SARS-CoV-2. 

Algunos estudios muestran que la capacidad de Alpha para superar las variantes que circulaban anteriormente podría provenir de mutaciones en su proteína de pico que le permiten ingresar a las células de manera más eficiente.

La investigación publicada en bioRxiv el 7 de junio, sugiere que Alpha también tiene cambios relacionados con mutaciones fuera de la proteína de pico. A diferencia de otros linajes.

Esto ayuda a Alpha a “lidiar con la inmunidad innata o esconderse de ella, y creemos que es importante para la transmisión”, dice Clare Jolly, viróloga del University College London, quien codirigió el trabajo.

Estas mutaciones significan probablemente que, en pocas horas después de infectar a una persona, Alpha atenúa la defensa de respuesta rápida que el cuerpo crea. 

Al bloquear esta ‘respuesta inmune innata’, el virus tiene más oportunidad para infectar a otras personas, explica la nota de la revista.

Las células infectadas con la variante Alpha también tenían niveles mucho más altos de ARN viral que codifica la proteína Orf9b y de la propia Orf9b. 

De ORF9b,  se sabe que bloquea el interferón, una proteína celular vital, encargada de luchar contra cualquier virus.

Los investigadores encontraron que Orf9b atenúa las defensas del cuerpo al interponerse con las proteínas del huésped que normalmente activan la producción de interferón y otros genes importantes para la respuesta inmune innata.

Esta proteína anula las señales de auxilio que la célula infectada lanza al sistema inmune para que acuda en su auxilio. 

Los hallazgos de este estudio no han sido revisados por pares, consigna Nature.

Publicidad
Banco Nacional

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here