Merengues o suspiros

0
Foto: Sus colores vibrantes, invitan a degustarlos / Eric Marciscano

El merengue es la base de muchos postres y preparaciones, en cualquiera de sus tres métodos: francés, italiano y suizo.

Publicidad
Rincón de Lupe

Ya hemos visto por aquí el merengue suizo que es el que más utilizo; lo hemos usado como decoración de varios postres y como base para la crema de mantequilla (buttercream).

Esta vez lo vamos a hornear para hacer los típicos merenguitos o suspiros.

La receta básica para hacer cualquier merengue es 1 parte de claras y 2 partes de azúcar.

Muchas personas le agregan un ácido (vinagre, limón o crémor tártaro) para darle estabilidad ya que tanto el azúcar como las claras tiene higroscopicidad, por lo que absorben humedad del ambiente.

Yo lo utilizo muy poco, solo si es un día demasiado húmedo y de todas maneras tengo que hacer merengue, por lo general solo le paso un paño con vinagre al bol y el batidor para asegurarme que no tengan ninguna traza de grasa y eso no demore el proceso de hacer merengue.

A la hora de hornear lo que debemos considerar es que más que cocinar lo que buscamos es secar los merengues, queremos eliminar la humedad que tienen para obtener una textura crujiente al morder y que luego se deshaga en la boca.

Merengues o suspiros
Foto: Otra presentación de los favoritos de los niños / Eric Marciscano

Ingredientes                                                                                   

100 g (3) claras de huevo

200 g (1 tza) de azúcar

Extracto de limón, naranja, vainilla o agua de rosas (opcional)

Colorantes en gel (opcional)

Procedimiento

  1. Precalentamos el horno a 200F o 100C o menos (dependiendo del horno que tengas, en el mío la temperatura más baja es 170F)
  2. Preparamos una bandeja con papel de horno (parchment) o un Silpat o tapete de silicón para horno.
  3. En un bol bien limpio o el bol de la batidora (preferiblemente le pasamos un papel toalla con vinagre) vamos a verter las claras de huevo con el azúcar a baño María, cuidando que no se calienten mientras revolvemos suavemente hasta que no sintamos ningún cristal de azúcar. En lo personal prefiero apagar la llama cuando el agua ya está hirviendo y trabajar con el calor residual. Una vez disuelto el azúcar sacamos el bol y batimos el merengue a velocidad media e incrementándola de a poco hasta que forme picos y tenga un acabado brillante. En este momento saborizamos.
  4. Separamos la mezcla en varias partes, según la cantidad de colores que vayamos a usar y teñimos con colorante en gel. Ponemos cada mezcla de merengue en una manga de pastelería con una punta. Podemos usar la 1A, 1M, 2D, 4B para lograr diferentes modelos y tamaños de merengues.
  5. Metemos al horno durante 2 horas aproximadamente, el merengue debe estar firme y separarse del papel fácilmente, apagamos el horno y dejamos enfriar dentro por aproximadamente 1 hora y luego guardamos en un envase hermético.

 

 

 

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here