Estudio de madera revela la fuente del retablo mayor de la Catedral Metropolitana

Del retablo mayor de la Catedral, se creía que estaba hecho de cedro. Data posiblemente de mediados del siglo XVIII, mide 21 metros de alto por 9 metros de ancho.

0
Fachada de la Catedral Basílica Metropolitana Santa María La Antigua - Crédito: Daniel E. Sánchez Q.

Un equipo integrado por Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) e instituciones colaboradoras, analizó las estructuras de madera de la Catedral Basílica Metropolitana Santa María La Antigua e identificó sus fuentes.

Los estudios de anatomía de la madera pueden proporcionar información previamente desconocida sobre las técnicas artísticas o los materiales utilizados en el pasado.

Publicidad
Metro de Panama Línea 3

El análisis de las maderas de la Catedral Metropolitana se realizó con la finalidad de aportar un conocimiento científico en la toma de decisiones de conservación y restauración de este templo católico más importante, monumento patrimonial.

El retablo mayor de la Catedral

Del retablo mayor de la Catedral, se creía que estaba hecho de cedro. Data posiblemente de mediados del siglo XVIII, mide 21 metros de alto por 9 metros de ancho. Su parte trasera emula, al casco de un barco.

Se mezclan en su estructura, tablas artesanales con industriales lo que demuestra que sufrió modificaciones a lo largo del tiempo.

En enero de 2018, se restauró el retablo catedralicio limpiando su parte trasera. A pesar de que se encuentra bien conservado, se encontró un daño en su estructura por termitas.

Este retablo de madera es el más antiguo que se conserva en el país.

Para recuperar parte de la información faltante, el equipo del STRI tomó pequeñas muestras de las áreas de la restauración y las analizó.

Los resultados no arrojarían información sobre el año exacto en que fue esculpido, o el artista detrás de la pieza, pero permitiría la identificación de las especies de árboles utilizadas.

La pasante de STRI, Janitce Harwood, analizó astillas de la madera del retablo de la catedral.

Las muestras observadas bajo el microscopio revelaron que el retablo original estaba tallado en caoba (Swietenia Jacq), pero la restauración se hizo con una especie de cedro local, Cedrela odorata.

Harwood, que es estudiante de biología de la Universidad de Panamá, con formación en botánica, explicó que, “ambas especies pertenecen a la misma familia, lo que podría causar confusión”.

Janitce Harwood es estudiante de biología en la Universidad de Panamá. Ha participado en varias capacitaciones, cursos y pasantías de STRI que han perfeccionado sus habilidades en botánica / Crédito: Jorge Alemán

“Algunas maderas pueden tener una mayor tolerancia a ciertas condiciones ambientales que otras, o diferentes necesidades de mantenimiento y reparación”, agregó.

“A primera vista, la madera de caoba es rojiza y tiene un aroma agradable. La madera de cedro es de color amarillo a rojizo y sin aromas. Durante el trabajo de restauración, los trabajadores dudaban en usar madera de cedro, pero esa fue la información que compartió la iglesia”, dijo.

La escultura de San Andrés

Otra pieza examinada fue la escultura en madera de San Andrés. Relatos de los feligreses, detallan que fue tallada en madera de guayacán (Handroanthus guayacan).

Los análisis de Harwood confirmaron que, aunque era una especie del género Handroanthus Mattos, sus características anatómicas son muy similares a las del guayacán.

“Janitce es una experta en el uso de detalles microscópicos de la anatomía de la madera para identificar distintas especies de árboles, y los expertos en restauración estuvieron encantados de trabajar con ella para identificar la fuente original de madera”, dijo el coautor del estudio, William Wcislo, científico senior de STRI y asesor del director quien también participó en la restauración identificando nidos de abejas cubiertos de hoja de oro.

“Esta es una contribución al conocimiento sobre la Catedral, un monumento histórico nacional que es parte de nuestro patrimonio, y un testimonio de la flora de Panamá y cómo la usaban nuestros antepasados”, dijo Harwood.

“Quizás no quedan muchos altares de madera en Panamá. Ahora, la mayoría están construidos con mármol. Este puede ser el primer estudio de este tipo que se realiza en esta parte de América Latina”.

Durante esta reaturación, se encontraron nidos de abejas solitarias escondidos en capas de pan de oro y purpurina.

El STRI además encontró muestras de polen e insectos de la fauna y flora que abundaba hace 150 años, en la ciudad.

Los miembros del equipo de investigación están afiliados a STRI, la Universidad de Panamá y Conservación y Restauración Dalmática.

La investigación fue financiada por STRI y la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación de Panamá (SENACYT).

Edición con datos de la restauración de la Catedral Metropolitana y el STRI

 

Publicidad
ACP

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here