Casillas: “El teletrabajo no funciona para todos los puestos, ni para todas las personas”

De acuerdo con datos oficiales, 70% de los empleos en Panamá son presenciales, es decir, no se pueden realizar de manera remota.

0
Los expertos recomiendan crear rutinas.

El teletrabajo irrumpió en la vida de muchos panameños y puso a prueba su capacidad de adaptación en poco tiempo. “A pesar de que se hablaba de la existencia de esta nueva modalidad laboral, ni las personas ni las empresas estaban preparadas para el trabajo en remoto”, aseguran los expertos laborales, que durante la crisis de la Covid-19, han visto en primera fila la migración de miles de personas de las grandes corporaciones a pequeños espacios adaptados en casa.

Ignacio Casillas, director regional para el Caribe y Centroamérica de Manpowergroup, manifestó que a punto de que se cumpla un año de que la pandemia obligó a instaurar de manera rápida el teletrabajo, las empresas y los trabajadores aún siguen adaptándose a esta forma de trabajar.  

Publicidad
Municipio de Panamá

“Desde la óptica de los trabajadores, el riesgo del teletrabajo es que las jornadas pueden ser muy extensas. En tanto, los empleadores no saben supervisar a distancia y asumen que las personas que están en casa pueden trabajar las 24 horas del día, lo cual es un error”, sostiene Casillas.

El experto distingue que el teletrabajo -que ayudó a mitigar la pérdida de empleos en ciertas actividades del sector privado en 2020-“no funciona para todos los puestos, ni para todas las personas”.

En Panamá, se calcula que al menos 78 mil personas laboran bajo la modalidad de teletrabajo. Sin embargo, no todos saben “teletrabajar”.

¿Cómo reforzar la productividad?

El director regional para el Caribe y Centroamérica de Manpowergroup dice que para ser más productivos en esta modalidad laboral, hay que empezar a cumplir varias especificaciones.

Planificar los objetivos de cada día. “Una persona bajo el esquema de teletrabajo tiene que trazar objetivos diarios, semanales quincenales o mensuales y discutir con la empresa la viabilidad de los tiempos”, dijo.

La segunda medida se basa en crear una disciplina que empieza desde que el trabajador se levanta de la cama. “No se vale trabajar en pijama ni en la cama viendo la tele”. Su teoría se basa en que si el trabajador está en su cama, laborando de manera remota, su mente no considera que está trabajando, pero “si la persona se levanta, se baña, se viste y sale de su habitación, la mente asume de manera automática que está trabajando y se refuerza la productiva”.

Otro punto a tener en cuenta es organizar una rutina de trabajo. “Así como puedes estar entre 12 y 14 horas trabajando, del mismo modo puedes distraerte con otras cosas, por eso hay que desarrollar rutinas y ser más autodisciplinado”, dijo.

De acuerdo con datos oficiales, 70% de los empleos en Panamá son presenciales, es decir, no se pueden realizar de manera remota.

El consultor laboral, René Quevedo asegura que las categorías laborales que se pueden hacer de manera remota exigen en promedio 14 años de escolaridad.

“Estos empleos se concentran básicamente en cinco actividades económicas: finanzas y seguros, información y comunicaciones; industrias creativas; actividades inmobiliarias y enseñanza”, sostiene.

Líderes capaces

Preparación, reglas claras y replantear horarios. Estas son algunas de las habilidades que necesitan desarrollar los líderes para que la gestión del personal a cargo sea efectiva, explica Casillas.

Para que el teletrabajo sea viable hay que preparar a los líderes para que puedan supervisar a distancia. “El líder, supervisor o gerente, tiene miedo de perder el control, pero pensar que vas a controlar a una persona por el tiempo que lo ves conectado, es tanto como pensar que si lo ves sentado durante ocho horas en la oficina está trabajando”, dijo el director regional de Manpowergroup.

Distingue que el escenario actual de teletrabajo es complejo y los responsables que coordinan y supervisan equipos de trabajo que funcionan en remoto tienen que ser más tolerante a situaciones que se presenten en el hogar: a que ladre el perro; que se escuche la licuadora o que llore el bebé.

Además, “todas las personas que tenemos gente a nuestro cargo, tenemos que establecer reglas y nuevos horarios. Hay que replantear horarios. Si se necesita tocar un tema importante en la organización que no admite interrupción , entonces hay que planificar las reuniones para las 7:00 a.m. o para las 8:00 p.m.”, señala.

Explica que el teletrabrajo amerita mayor flexibilidad, ya que puede ser muy tortuoso tanto para las personas como para las organizaciones.

Publicidad
Municipio de Panamá

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here