Curt Schilling, el lanzador de la media ensangrentada y el Salón de la Fama

0

En su noveno año, Curt Schilling pareciera que consiguió los votos necesarios para entrar al Salón de la Fama de las Grandes Ligas. Está en el límite y este martes se sabrá el resultado.

Según el contador de BBHOF, este martes, Schilling tenía un 74.9 por ciento de aceptación de la Asociación de Escritores de Béisbol de América. Necesita un 75 por ciento.

Publicidad
Municipio de Panamá

Sin embargo, el polémico exjugador de los Medias Rojas de Boston, podría quedarse corto. Van contabilizados solo 180 votos de un universo de 396 escritores que tienen derecho a elegir, algunos de ellos discrepan con las actuaciones del estelar lanzador, fuera del terreno de juego y en las redes sociales.

Si Schilling está en duda, el jonronero Barry Bonds y al lanzador Roger Clemens también. A Schilling le recuerda por su actuación en el sexto juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, en la que una lesión en el tobillo no fue obstáculo para lograr la victoria y empatar la serie.

Esto ocurrió en 2004. Schilling, lanzador de los Medias Rojas, subió al montículo con una seria lesión en su tobillo que le pintó su media de color sangre. Algunos alegaron que hubo salsa de tomate, pintura o tinta, al final ganaron la Serie Mundial.

El año pasado Schilling quedó tercero detrás de Derek Jeter y Larry Walker al obtener 278 de los 397, para un 70% y quedarse corto por 20 votos en la consulta de la Asociación de Redactores de Béisbol de Norteamérica.

Por el momento es el único jugador de la promoción 2021 que tendría los votos necesarios para entrar en el Salón de la Fama. La ceremonia de exaltación del domingo 25 de julio en el Complejo Deportivo Clark de Cooperstown, junto a la promoción del año pasado, compuesta por Derek Jeter, Larry Walker, Ted Simmons y el fenecido Marvin Miller, el primer director ejecutivo de la Asociación de Peloteros de Grandes Ligas.

El año pasado no se realizó la ceremonia debido a la pandemia del nuevo coronavirus.

Schilling guió a los Medias Rojas a su primera Serie Mundial desde 1986, para ayudar a romper la maldición del bambino para ganar la primera Serie Mundial desde 1918.

Publicidad
Aeropuerto Tocumen

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here