La fatiga pandémica y las rápidas reaperturas, detonan las nuevas oleadas de la COVID-19

El doctor Nestor Sosa, infectólogo y exdirector del Instituto Conmemorativo Gorgas, explicó que es imperativo disminuir la aglomeración de personas en lugares cerrados donde no se porta mascarillas, y mantener las medidas de distanciamiento, uso de mascarilla y lavado para evitar restricciones a la movilidad social y comercial.

0

La fatiga psicológica por la cuarentena en casa, la rápida apertura de bares, restaurantes, el verano con el aumento del turismo, y la sensación de que el virus estaba controlado, han repercutido en el aumento de casos de COVID-19 en Europa.

En una entrevista con Destino Panamá, el doctor Nestor Sosa, infectólogo y exdirector del Instituto Conmemorativo Gorgas, explicó las causales de las nuevas oleadas que impactan nuevamente el viejo continente, con incrementos en el numero de casos que superan los registrados durante los meses de marzo y abril pasado.

Publicidad
Municipio de Panamá

Sosa destacó como otro factor detonante, que en otoño y el invierno bajan las temperaturas y las personas se mantiene en lugares cerrados y de poca ventilación.

“El virus circulante tiene una mutación que lo hace más transmisible, y aunque esto no se ha comprobado totalmente, pudiera estar contribuyendo también”, explicó.

En Panamá, el Rt saltó de 1.04 a 1.07, provocando una alerta de las autoridades de salud que, implementaron de forma inmediata un plan de contigencia para mitigar los contagios.

Las autoridades monitorean 4 indicadores: el Rt en 1 o menos, la letalidad por debajo de 3%, la disponibilidad de camas en sala sea de 20%, y la disponibilidad de camas en unidades de cuidados intensivos y UCRE sea de 15%.

En caso contrario, se irán implementando restricciones a la movilidad social e incluso no se descarta la suspensión de actividades económicas.

En Panamá, indicadores como el Rt han mostrado un incremento, que alerta a las autoridades, con la posibilidad de que se retomen medidas de restricción social. ¿Qué estamos haciendo mal o dejando de hacer los ciudadanos?

NS. Después de casi 9 meses de Pandemia, hemos aprendido qué es lo que se debe hacer para evitar el aumento de número de casos.

A título personal, el uso adecuado y permanente de la mascarilla, evitar lugares cerrados y con gran cantidad de personas, mantener una distancia de al menos 2 metro cuando estamos cerca de otras personas y el lavado frecuente de las manos y/o el uso del alcohol gel.

Como sociedad, y ante un número creciente de casos, es imperativo disminuir la aglomeración de personas en lugares cerrados donde no se porta mascarillas como bares y restaurantes.

Hay sitios donde se ha comprobado que la transmisión es mayor. Por ejemplo, gimnasios -porque la gente respira agitada por el ejercicio-, y otras actividades como cantar en iglesias, conciertos; y gritar en eventos deportivos.

Estos lugares si no se cierran, es necesario limitar el número de personas, 25% o 50% de su capacidad.

En los lugares de trabajo o estudio, las áreas como comedores, cocinetas y de recreo son riesgosas pues la gente conversa, se quita la mascarilla para tomar alimentos. Es en estos momentos, donde ocurre la transmisión.

Las reuniones, cenas o fiestas con más de 5 o 10 personas en casa, incrementa el riesgo de que, por simple azar, una de esas personas esté transmitiendo el virus y promueva el contagio.

Estoy seguro de que en Panamá como en muchos países, todas estas situaciones, lugares y actividades contribuyen al aumento de casos.

El confinamiento en Panamá fue largo. La reactivación económica, gradual. La necesidad de trabajar ha sido un imperativo. Qué riesgo representa para la burbuja familiar que un miembro salga diariamente a trabajar. ¿Qué hacer para mantener la integridad de la burbuja?

NS. Si tiene que ir a trabajar debe usar una buena mascarilla. Si es de tela que tenga varias capas y colocarla correctamente -bien ajustada y que cubra nariz y boca-.

En algunos casos usar lentes o cubre ojos, aunque puede parecer exagerado, también confiere otro nivel de protección.

Si puede evitar lugares cerrados mejor. Si no puede, tiene que procurar abrir las ventanas y mejorar la circulación de aire en los sitios de trabajo.

Exigir a todos los compañeros de trabajo la mascarilla puesta en todo momento.

Evitar las áreas como comedores, cafeterías y otros sitios donde la gente se reúne a conversar sin mascarilla. Con frecuencia usar alcohol gel y lavarse las manos. Igual si puede limitar las reuniones presenciales y preferir las virtuales con zoom o de otra plataforma.

Foto: Personas disfrutan del tiempo libre en una playa, en Ladispoli cerca de Roma, Italia, el 20 de junio. El país superó el pasado 12 de noviembre el umbral psicológico del millón de casos y tuvo un récord de más de 600 muertos en las últimas 24 horas. Está sometida a un toque de queda y un confinamiento general en algunas regiones. / Xinhua

Las empresas que han reactivado sus operaciones, qué protocolos deberían seguir para asegurar que sus actividades sean seguras tanto para colaboradores como clientes. ¿Es suficiente con la aplicación de una prueba PCR o de antígenos?

NS. Ninguna estrategia de pruebas es infalible. Mire lo que ocurrió en la Casa Blanca. El problema es que para que las pruebas sean realmente efectivas, los modelos epidemiológicos requieren una frecuencia muy alta de pruebas para todo el personal de un empresa.

Los modelos epidemiológicos requieren una frecuencia muy alta de pruebas para todo el personal de un empresa. En algunas situaciones la prueba se recomienda cada semana o cada dos semanas.

Además, toda persona infectada debe guardar una cuarentena de 14 días, y las expuestas un aislamiento de 10 días. Todo esto conlleva una gran coordinación y organización.

Por otro lado, las pruebas rápidas no son perfectas y tienen falsos positivos y falsos negativos.

Por ello, las estrategias que incorporan pruebas periódicas no sustituyen, medidas como distanciamiento, mascarillas y ventilación.

Y, a propósito de la ventilación, en lugares cerrados con aire acondicionado, debería procurarse el recambio del aire al menos 6 veces por hora. Esto es bastante difícil con aires normales y se requiere invertir en manejadoras y extractores costosos.

Otras medidas son la de evitar que personas con síntomas asistan al trabajo.

La toma de temperatura en las entradas no la veo muy útil, pero sin embargo se hace en muchos lugares.

Qué expectativas se tiene de una vacuna para este fin de año. ¿Es la solución para terminar la pandemia?

NS. Estoy muy optimista de que varias de las vacunas en desarrollo van a demostrar ser eficaces.

Aún no sé cuánto va a durar la protección que confieran, y si todas van a ser igual de seguras. Sin embargo, con eficacias altas como 80-90% y si la gente accede a ponérselas, se pudiera impactar la transmisión o al menos disminuir los casos severos y las hospitalizaciones.

Especialmente si protege a la gente mayor, y se demuestra efectiva en personas con comorbilidades.

Con respecto al tiempo, es más difícil predecir con exactitud.

Pareciera que al menos en EUA y en Europa se va a iniciar la vacunación, siempre y cuando los estudios salgan favorables, al final de este año o inicios del otro.

Posteriormente, y a lo largo del 2021 se irán produciendo más dosis de vacunas y se iniciará la vacunación masiva en muchos países.

En algún momento se tiene que estudiar la vacuna en niños, para poder autorizar su uso en este grupo.

Finalmente, hacia finales del 2021 o inicios del 2022 se podrá apreciar el efecto de la vacunación a nivel global.

 

Publicidad
ACP

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here