FAO reconoce el esfuerzo de LAC para no detener la producción de alimentos

El organismo destacó que la región no paralizó la agricultura durante la pandemia garantizando la seguridad alimentaria, e hizo un llamado a los Estados miembros para que protejan a la población más vulnerable que sufre el impacto de la COVID-19.

0
Foto: La 36a conferencia regional de la FAO, culmina hoy / FAO
Publicidad
Municipio de Panamá

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) destacó la respuesta que América Latina y el Caribe (LAC) han demostrado para mantener las cadenas de suministro de alimentos funcionando en medio de los impactos de la pandemia.

Qu Dongyu, director general del organismo, reconoció que América Latina y el Caribe, no detuvieron la producción de alimentos durante la pandemia de la COVID-19, sin embargo, llamó a los países a fortalecer la colaboración e innovación para apoyar a la población vulnerable.

Publicidad
ACP

La declaración se dio en el marco de la 36ª conferencia regional que se instituyó en la primera en modalidad virtual, con una participación política “sin precedentes”, destacó el organismo.

Más de 50 ministros–incluidos todos los Ministros de Agricultura de la región– 40 viceministros y otros 360 delegados, así como observadores de la sociedad civil, entre otros observadores, concluyen hoy el encuentro.

“He visto que sus países adoptaron un lema en esta pandemia: ¡La agricultura no se detendrá!”, dijo Qu.

“Rindo homenaje a los millones de agricultores, empresarios, procesadores de alimentos, trabajadores y comerciantes que aseguraron que todos los días hubiera alimentos disponibles en todas las ciudades, pueblos y aldeas, desde el Río Bravo hasta la Patagonia”, agregó.

Foto: Augusto Valderrama, ministro de Desarrollo Agropecuario participó de forma virtual en la conferencia / FAO

Sin embargo, enfatizó que los países de la región deben fortalecer sus esfuerzos a medida que la COVID-19 continúa impactando a las personas más pobres y vulnerables.

“Se han perdido más de 34 millones de puestos de trabajo en esta región, y la ONU proyecta que hasta 28 millones de personas podrían caer en la pobreza extrema, lo que significa una alta probabilidad de sufrir también inseguridad alimentaria severa”, dijo.

La FAO enfrentó los desafíos planteados por la pandemia con el Programa de Respuesta y Recuperación de COVID-19, para prevenir una emergencia alimentaria mundial, al tiempo que fortalece la resiliencia e inclusión de los sistemas alimentarios y los medios de vida.

La iniciativa Mano de la Mano es una plataforma para promover una mayor colaboración entre las autoridades nacionales y locales, el sector privado, los científicos, la sociedad civil, las ONG y muchos otros.

Según la FAO, la región es un pilar de la seguridad alimentaria mundial y abarca una gran parte de la biodiversidad, los bosques, el agua y los suelos productivos del mundo, y además ha sido pionera en políticas importantes para erradicar la pobreza y alcanzar el hambre cero.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here