Ejército puede intervenir en elecciones estadunidenses

0
Publicidad
ACP

Una pregunta recurrente en las elecciones presidenciales de Estados Unidos es si el ejército puede intervenir en caso de se produzca el caos los comicios del 3 de noviembre. Históricamente eso es algo que nunca ha pasado por la mente de los estadunidenses.

Sin embargo es una interrogante valida en los actuales comicios que tienen dividido a Estados Unidos en dos bloques polarizados. Ante el enigma de lo que puede ocurrir durante la votación, el recuento o la reacción posterior al sufragio y las posibilidades de que el escenario se torne caótico, el ejército de Estados Unidos podría intervenir. Pero solo si la situación se torna extrema.

Publicidad
Rincón de Lupe

“Normalmente no es necesario que los militares desempeñen ningún papel en una elección. La Constitución mantiene a los soldados en un carril estrecho, defendiendo a Estados Unidos de enemigos externos”, según concluyó este miércoles un análisis de la agencia de noticias Associated Press (AP).

La tradición es que el orden civil se deje en gran parte en manos de la policía civil. Pero hay una norma, la Ley de Insurrección, que teóricamente podría empujar a los militares en servicio activo a un papel similar a la policía. Y los gobernadores tienen la capacidad de usar la Guardia Nacional en emergencias estatales si es necesario.

De acuerdo a AP, el uso potencial de tropas, ya sea en servicio activo o de la Guardia Nacional, en las urnas o en disturbios postelectorales ha sido discutido por gobernadores y líderes militares. Las posibilidades surgen cuando el presidente Donald Trump ha afirmado sin evidencia que la votación por correo creará fraude electoral y sugerido que podría no aceptar perder.

“Tener tropas en los lugares de votación el día de los comicios, aunque sea solo para proteger a los ciudadanos mientras participan, genera preocupaciones sobre la intimidación de los ciudadanos”, dijo AP.

La agencia noticiosa planteó algunas preguntas y dio, al mismo tiempo, las  respuestas sobre la posible participación militar en las elecciones.

¿Por qué no se involucraría a los militares? 

El control civil de las fuerzas armadas es un principio fundamental de la democracia estadunidense. Significa que hombres y mujeres uniformados responden a líderes civiles como el secretario de Defensa y se mantienen al margen de la política. Prometen su lealtad a la Constitución y las leyes de la nación, no a un partido político ni a un presidente.

El general Mark Milley, Jefe del Estado Mayor Conjunto, es el principal oficial militar de la nación. Le ha dicho al Congreso que el ejército está comprometido a mantenerse apolítico y alejarse de cualquier función electoral.

“En caso de una disputa sobre algún aspecto de las elecciones, por ley los tribunales de Estados Unidos y el Congreso están obligados a resolver cualquier disputa, no el ejército”, dijo el general Milley, citado por AP, al responder a preguntas de dos miembros demócratas del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes. “No preveo ningún papel para las fuerzas armadas estadounidenses en este proceso”.

Milley dijo que los miembros del servicio no deben involucrarse en la transferencia de poder después de una elección. En otras palabras, no esperen  ver tropas interviniendo si hay una disputa sobre quién ganó.

¿Qué podría hacer la Guardia Nacional?

El ejército está compuesto por servicio activo, Guardia Nacional y reservas. En todos los casos, excepto en situaciones extremas, las tropas en servicio activo se utilizan para la guerra a fin de proteger la nación, no contra los ciudadanos estadunidenses dentro de su país. Las unidades de la Guardia Nacional están en todos los estados y son controladas por el gobernador, no por el gobierno federal.

Los gobernadores movilizan rutinariamente a sus miembros de la Guardia Nacional en emergencias, como desastres naturales, y pueden usarlos para ayudar a hacer cumplir la ley durante disturbios. Pero generalmente las fuerzas del orden toman la iniciativa y las fuerzas de la Guardia Nacional la apoyan. Durante los disturbios civiles de junio de este año, los gobernadores utilizaron integrantes de la Guardia Nacional para reprimir la violencia y brindar seguridad. Podrían hacerlo de nuevo.

Para reforzar ese esfuerzo, la Oficina de la Guardia Nacional ha designado unidades de policía militar en dos estados para que sirvan como fuerzas de reacción rápida si un gobernador busca ayuda de otros estados para controlar los disturbios civiles.

Un presidente puede desplegar a la Guardia Nacional en un estado federal para apoyar al ejército en servicio activo. Tiene la autoridad para federalizarla para su uso en una emergencia doméstica, pero hay dudas sobre si el gobernador de un estado puede intentar bloquear tal medida.

¿Qué pasa con la Ley de Insurrección?

El presidente tiene la autoridad bajo la Ley de Insurrección aprobada en 1807 para enviar militares en servicio activo a estados que no pueden sofocar una insurrección o están desafiando la ley federal.

Según esa legislación, el presidente puede activar tropas sin la aprobación del gobernador siempre que se cumplan condiciones específicas, por ejemplo, si la violencia está interfiriendo con la ejecución de las leyes.

¿La violencia postelectoral potencial equivaldría a una insurrección? Eso podría estar abierto a debate. No está claro si los estados podrían bloquear legalmente cualquier uso presidencial de la Ley de Insurrección.

En el último medio siglo, los presidentes han enviado a las fuerzas armadas a los estados del sur para imponer la eliminación de la segregación escolar en las décadas de 1950 y 1960, sin el consentimiento del gobernador. Y se enviaron tropas a Los Ángeles cuando el gobernador de California buscó ayuda federal durante los disturbios de 1992. Pero no ha sucedido en relación con una elección presidencial en los tiempos modernos.

Trump consideró en junio invocar la Ley de Insurrección para usar las fuerzas en servicio activo a fin de sofocar los disturbios luego del asesinato de George Floyd por la policía de Minneapolis. El secretario de Defensa, Mark Esper, se opuso al uso de soldados para hacer cumplir la ley.

Argumentó públicamente que la Ley de Insurrección debería invocarse “solo en las situaciones más urgentes y espantosas”.  “No estamos en una de esas situaciones ahora”, añadió. Incluso así sería sin precedentes que los líderes militares se negaran a seguir una orden presidencial que invoca la ley.

¿Qué pasa con la seguridad en las encuestas?

Los demócratas temen que los partidarios de Trump intenten intimidar a los votantes demócratas en los lugares de votación para asustarlos y no votar.

Trump se sumó a esas preocupaciones en el debate del 29 de septiembre, instando a sus partidarios a “ir a las urnas y observar con mucho cuidado porque eso es lo que tiene que suceder”.

Varios líderes estatales, incluido el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, han planteado la posibilidad de emplear tropas de la Guardia Nacional para la seguridad en las urnas. Otros la utilizaron durante las elecciones primarias. A veces vestían ropa de civil y reemplazaban a los trabajadores electorales que estaban ausentes debido a la pandemia del covid-19. También ayudaron limpiando los lugares o dirigiendo el tráfico. Pero deben mantenerse al margen del proceso.

Sin embargo, una presencia militar uniformada en las urnas genera preocupación.

Michele Flournoy, una demócrata considerada entre las principales candidatas para convertirse en la primera secretaria de Defensa, si gana Joe Biden, dijo que la Guardia Nacional solo debería usarse si la policía está abrumada. Pero advirtió, según AP, que usar esas tropas en las urnas podría “ser muy intimidante para los votantes. Espero que no lleguemos hasta ese punto como nación”, comentó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here