Rastreando las pruebas Covid-19: ¿qué tan confiables son?

0
74
Ilustración: Julio Briceño
Publicidad
ACP

El avance del Sars-CoV-2, nombre del virus que causa la enfermedad Covid-19, es vertiginoso, y los países se enfocan en aplicar el proceso de rastreo que tiene como finalidad identificar, evaluar y manejar a las personas que han estado expuestas a este.

El rastreo de contactos romperá la cadena de contagios y es la forma más efectiva de prevenirlos y de salvar vidas, según indicó la Organización Mundial de la Salud, en marzo pasado. “La forma más efectiva de prevenir infecciones y salvar vidas es romper las cadenas de transmisión. Y para hacer eso, se deben hacer pruebas” y “tomar medidas para aislar los casos positivos”, alertó Tedros Adhanom Gebreyesus, en ese momento, y reiterado ayer por el Comité de Emergencias.

Publicidad
Municipio de Panamá

Conocer, ¿cuántos contagiados hay, y cuántos otros no han sido detectados?, ¿cuál es la tasa de letalidad del virus?, ¿cuántos son asintomáticos?, son preguntas cuyas respuestas solo las proporcionan las pruebas Covid-19.

Países como Cuba y España, así como Perú, las utilizan en combinación como instrumentos que ofrecen información y ayudan en la toma de decisiones en materia de salud pública.

Es importante tener en consideración dos conceptos relevantes. La especificidad en una prueba es la capacidad que tiene para corroborar que un sujeto sano obtenga un resultado negativo, mientras que la sensibilidad es la capacidad que tienen para corroborar que un sujeto enfermo obtenga un resultado positivo. Mientras más altos son estos porcentajes, más certeros son sus resultados.

El doctor Paulo Barrera, es trazador de contactos Covid-19 en Panamá, y explica que hay dos tipos de pruebas Covid-19.

  • Las directas que detectan fragmentos del genoma del virus, o antígenos de superficie del virus, y advierte que no revelan la infección aguda o la carga viral. Lo que hace es detectar porciones del virus que puede ser infeccioso o no. Este tipo de pruebas es como una fotografía, ilustra Barrera.
  • Las indirectas detectan la experiencia o inmunidad, es decir el haber estado expuesto al virus, “una semana antes y hasta meses atrás”, afirma Barrera, comparándola con una película retrospectiva.

 

 

 La PCR no es perfecta, pero si es positiva, ¡el virus está ahí!

El primer tipo es, la prueba de reacción en cadena de la polimerasa, (PCR, por sus siglas en inglés), es decir, la prueba directa. “Es una prueba que detecta la presencia del genoma del virus, por mecanismos de amplificación. Se aplica usualmente por hisopado nasal o nasofaríngeo, sin embargo, la muestra puede ser obtenida de líquido de lavado bronquial, heces, entro otros”, esclarece.  Confirma la presencia del virus, no de la actividad de la enfermedad, aclara.   Toma de 24 horas a una semana el resultado.

La PCR tiene una alta sensibilidad, pero no cerca de 100%.  Barrera profundiza expresando que, si un paciente que está entre el segundo y séptimo día de presentar síntomas, se toma la prueba, la sensibilidad puede ser del 80%, mientras que, si se toma antes de presentar síntomas, su sensibilidad será del 40%, y al inicio de los síntomas, de 60%, y un porcentaje similar alcanzará si se hace después de los días 12 y 14 de presentados los síntomas.

“No es perfecta. Depende de la técnica de recolección de la muestra y del momento clínico de la toma de muestra”, añade.

La prueba tiene un alto valor predictivo positivo. Es decir, “cuando sale una positiva, crea que ¡el virus está ahí!”, advierte el inmunólogo. Aunque se presentan muy pocos nulos o falsos positivos, sí tiene muchos falsos negativos, sobre todo en asintomáticos.  El rango oscila entre un 40% a 50%, “falla mucho en los asintomáticos”, aclara el galeno.  La PCR o hisopado nasal PCR, tiene un 80% de sensibilidad.

Esta es la prueba principalmente utilizada por el Ministerio de Salud y con la que se llevan las estadísticas de casos.

Las pruebas de antígenos están en esta categoría, y detectan porciones o estructuras del virus. Es ligeramente menos sensible que PCR (80% vs 70%) y con una especificidad similar, apunta Barrera, y señala que es “es muy valiosa por la facilidad y rapidez del resultado”. En asintomáticos, esta prueba “es pobre en resultados”.  Se realiza por hisopado en la nariz o garganta, y el resultado se tiene en una hora o menos.

Panamá es el cuarto país del continente en aplicar más pruebas, sin embargo, a contra punto, estuvo el 29 de julio como el primer país del mundo con más casos Covid- 19 por 100 mil habitantes.

La serológica como herramienta para rastrear asintomáticos

La segunda forma de identificar un probable contagio es la prueba serológica. En países como España es utilizada en la búsqueda activa – tamizaje – de los contactos de casos positivos infectados. Se trata de aquellos que pueden ser portadores asintomáticos.  Los asintomáticos no desarrollan la enfermedad Covid-19, pero si tienen presencia del SARS-CoV-2 y, por tanto, una respuesta inmunológica.

Los estudios de seroprevalencia usan estas pruebas. El objetivo es identificar a las personas que tienen anticuerpos contra una enfermedad infecciosa, detalla el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), en un informe fechado el pasado 21 de julio, en el que destaca los comunitarios y en poblaciones especiales.

Esta prueba identifica anticuerpos o inmunoglobulinas, es decir, las proteínas que produce nuestro sistema inmune, normalmente como respuesta a infecciones. Es una forma indirecta de demostrar exposición al virus, explica Barrera, aclarando que “no lo diagnostica, todavía”.

Si la muestra revela una elevada cantidad de anticuerpos, la prueba es positiva. Esto significa que una persona tiene o tuvo la enfermedad recientemente. El resultado tarda unos 15 minutos y no requiere de equipos de laboratorio complejos. Son de dos tipos: por punción capilar de casete, y por sangre venosa, usando la quimioluminiscencia, o ELISA.

En nuestro país, las pruebas serológicas disponibles en el mercado tienen sensibilidad arriba de 90% -si se toma la muestra en la segunda semana- y una especificidad por arriba de 98%, especifica el inmunólogo.

La prueba ofrece información valiosa, particularmente con respecto a la presencia en los resultados, de las inmunoglobulinas IgM e IgG. Dos de las cinco que produce el organismo.

Una de las utilidades de esta prueba es que identifica el plasma convaleciente, importante para los pacientes en estado grave, y también contribuye al rastreo de los pacientes asintomáticos.

Entonces, ¿qué lectura se obtiene en su resultado?

  • Si se observa la presencia solo de IgM, probablemente nos encontremos en las fases iniciales de la infección, entre una semana o manos.
  • Si el resultado muestra la presencia de IgG e IgM, se puede concluir que ha pasado más tiempo desde el inicio de la infección y que quedan restos de la fase aguda.
  • Cuando solo se detecta la presencia de la IgG, se trata de una infección remota, de más de dos semanas.

Los falsos positivos y falsos negativos la han casi demonizado, al punto de descalificarla como una herramienta que ofrece información importante, y el doctor Barrera, coincide con este planteamiento.

“Estamos de acuerdo. Está satanizada. Tenemos que entender que ninguna de las tres pruebas disponible es perfecta”, añade. Seguido afirma que se puede complementar la evaluación en pacientes agudos, en los cuales la PCR resulta negativa en la semana o 10 días, con una prueba serológica, y marca positiva”. Entonces, de lo que se trata es que una complementa a la otra.

Nos relata que se ha encontrado utilidad en vigilancia epidemiológica en regiones o empresas u hospitales, o en fase de mitigación cuando se presentan muchos casos de contagios, para detectar asintomáticos.

Las pruebas serológicas tienen falsos positivos, pero como explica “cada vez irán siendo menos”, y llama a confiar en todas validadas en nuestro país.  Aunque son pocas las de este tipo que hay en Panamá, recuerda que tienen una sensibilidad de 91% y una especificidad muy alta.  Entre el 98% – 99%.

Entonces, preguntamos ¿cómo ayudan las pruebas de diagnóstico y de anticuerpos a reducir los contagios, y de qué forma contribuyen a contener la pandemia?

Necesitamos buscar y captar asintomáticos”, especifica y en esto lo usual, es hacer PCR a los sintomáticos y testear con antigénica o PCR -a veces- a los contactos, cuando se trata de búsqueda de casos individuales. Esto es una testeo y rastreo básico, dilucida. Pero, en esta época no es suficiente.

El médico que además asesora a grandes empresas nacionales en testeo y rastreo, detalla que ha “propuesto un protocolo combinado con pruebas serológicas seriadas, cada 4 semanas de manera inicial, y pruebas antigénicas, en empresas o lugares donde no hay contagio acelerado” y agrega que este protocolo puede hacerse como vigilancia, es decir, se elige un grupo “de riesgo”, se testear un porcentaje del cuerpo laboral por semana, que podría ser un 20% semanal, para extrapolar resultados.

Otra forma, como detalla, es la situación del país, con contagios acelerados. Las pruebas se usan como un modo de mitigación, en el cual se tiene que testear a toda la población, y esto se lograría utilizando una combinación de prueba serológica con PCR o antígeno.

Y, finaliza exponiendo que “los protocolos de vigilancia implican velocidad de respuesta de resultado, y frecuencia de realización de las pruebas, estas dos características, son primordiales, incluso por encima de la sensibilidad de las pruebas que se use”. Y termina citando a Paul Romer “aun una prueba poco sensible, bien usada, sirve para hacer vigilancia epidemiológica, y lograr aislamientos ‘inteligentes’, no cuarentenas sin sentido”.

El doctor Paulo Barrera es inmunólogo clínico y alergólogo, médico internista, presidente de la Asociación Panameña de Alergología e Inmunología Clínica, además de trazador de contactos Covid-19, certificado por Jhons Hopkins University.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here