La misión más audaz de la NASA partió en busca de vida en Marte

0
42
Publicidad
Rincón de Lupe

Fueron momentos de tensión indescriptibles por el riesgo de las enormes cantidades de combustible requeridos para vencer la gravedad de la Tierra y los cientos de millones de dólares en juego.

Finalmente el poderoso cohete United Launch Alliance Atlas V, despegó este jueves a las siete de la mañana, hora de Panamá, desde el Space Launch Complex 41 de la Estación Kennedy de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral en Florida. Lleva a bordo el vehículo de exploración espacial más poderoso e inteligente jamás fabricado en toda la historia de la NASA.

Publicidad
Metro de Panamá

Inició así su largo camino de siete meses y 500 millones de kilómetros hacia Marte donde, al llegar, tendrá que vencer un obstáculo adicional.

Como el planeta rojo tiene una atmósfera 100 veces menos densa que la de la Tierra, existe poco aire que genere fricción para frenar los aparatos que se dirigen hacia su suelo. La misión debe utilizar una combinación de retropropulsores y paracaídas para desacelerar sus robots, que viajan a velocidades de hasta 20,000 kilómetros por hora.

Son siete minutos de terror desde que la cápsula ingresa a la atmósfera marciana hasta que se detiene por completo y amartiza. Si algo sale mal, el esfuerzo de años podría quedar reducido a una pila de escombros en el frío planeta rojo.

Julio del 2020 se convirtió en un mes sin precedentes en la historia de la exploración de Marte. Cierra un momento cumbre para la conquista del planeta rojo, aprovechando el máximo acercamiento entre la Tierra y Marte. Por primera vez, tres misiones de tres países distintos, emprendieron su viaje marciano para seguir descifrando secretos y ampliar los conocimientos sobre el que debe ser el siguiente escalón en la conquista humana del espacio.

Emiratos Árabes y la ciudad marciana

El primero fue el proyecto la Agencia Espacial de los Emiratos Árabes Unidos en asociación con Japón, que lanzó el pasado 20 de julio la sonda Mars Hope, desde el Centro Espacial Tanegashima. El aparato viaja a bordo de un cohete H2A, de Mitsubishi Heavy Industries, y monitoreará el clima marciano para elaborar un mapa de un año de la meteorología de ese planeta. De ser exitosa, Mars Hope será la primera misión de un país árabe en explorar el planeta rojo.

Para lograrlo, la sonda deberá instalarse en la órbita marciana en febrero del 2021, que coincidirá con la celebración de los 50 años de la creación de la unión emiratí.

Los Emiratos Árabes Unidos anunciaron en el 2017 su ambición de colonizar Marte en los próximos 100 años. Pero los arquitectos ya están imaginando cómo será una ciudad marciana y planean recrearla en el desierto a las afueras de Dubai.

Mars Science City se construirá en 176,000 metros cuadrados de desierto, del tamaño de más de 30 campos de fútbol, ​​a un costó de $135 millones.

El primer desafió fue crear un diseño para hacer habitable el ambiente inhóspito de Marte. Ese planeta tiene una atmósfera delgada y ningún campo magnético global, por lo que hay poca protección contra la radiación dañina.

La temperatura es otro problema. El promedio en Marte es un frío de 63 grados centígrados bajo cero. La atmósfera delgada también significa que hay poca presión de aire, por lo que los líquidos se evaporan rápidamente en gas. A pesar de las temperaturas heladas, la sangre de un humano sin protección herviría en Marte.

La ciudad será alimentada y calentada usando energía solar y la atmósfera delgada ayudará a las cúpulas de los biodomos a mantener la temperatura. Las ventanas de agua protegerán a los residentes de la radiación mientras permitirán que la luz ingrese a las habitaciones subterráneas.

La Mars Science City todavía está en la etapa conceptual. En la Tierra, las cúpulas de los biodomos no tendrán que presurizarse o llenarse de oxígeno, y los edificios se imprimirán en 3D a partir de arena del desierto en lugar de suelo marciano.

Hasta el momento no hay un cronograma sobre cuándo comenzará la construcción o cuándo se abrirá. Mars Science City es solo una parte del ambicioso programa dirigido por el Centro Espacial Mohammed Bin Rashid de Dubai.

Misión de China

En ese sueño por conquistar el planeta rojo, China envió el 23 de julio su primera sonda para llegar a Marte. El dispositivo servirá para orbitarlo y posteriormente aterrizar y explorar la superficie marciana. Se espera que llegue en febrero de 2021.

La misión pondrá en la órbita de Marte media docena de instrumentos científicos como cámaras, espectrómetro y radar. Luego un róver se moverá por la superficie marciana con detectores de campo magnético, cámaras y hasta un radar de penetración del suelo.

La misión china no solo será la primera de un país asiático que pone a funcionar un todoterreno sobre Marte, sino que de lograrlo sería la primera vez que, en un solo intento, un orbitador y un vehículo de exploración entran en funcionamiento.

El lanzamiento se produjo desde el centro espacial de Wenchang mediante el cohete transportador Larga Marcha 5-Y4.

La misión denominada Tianwen-1, significa “preguntas al cielo”, y se produce luego de más de un año de experimentos para preparar el descenso y aterrizaje de la sonda, una misión cuyo éxito supondría un éxito sin precedentes para la Administración Nacional del Espacio de China.

El lanzamiento forma parte de las ambiciones de Pekín de avanzar en la carrera espacial, y se produjo luego de convertirse en el primero en lograr aterrizar en enero del 2019 en la cara oculta de la Luna.

Audaz misión de la NASA

La misión Mars 2020 de la NASA, es de lejos la más audaz y ambiciosa y la que despierta mayores expectativas.

Lograr el lanzamiento de esta nueva misión ha sido todo un éxito, no solo por los evidentes desafíos técnicos y científicos, sino por los inconvenientes impuestos por la pandemia de la covid-19 para cumplir los plazos.

El vehículo insignia de la misión es el Perseverance -nombre escogido en un concurso en el que participaron 28,000 estudiantes estadunidenses- cuyo objetivo es encontrar indicios de vida microbiana a través de muestras que serán traídas a la Tierra en otras expediciones y que permitirán explorar la posibilidad de establecer un asentamiento humano permanente en Marte a partir del 2030.

El Perseverance, es un róver todoterreno del tamaño de un automóvil pequeño de alrededor de una tonelada de peso, que descenderá en paracaídas en la superficie marciana el 18 de febrero del 2021. El lugar seleccionado es Jezero, un cráter de 45 kilómetros de diámetro al norte del ecuador del planeta.

Era el hogar de un lago y, según los científicos, los ríos que por allí fluían podían haber transportado moléculas orgánicas e incluso microorganismos. El nuevo róver tratará de buscar huellas de esa posible vida pasada en los depósitos y sedimentos.

El róver, apodado también Percy, lleva todo un repertorio de herramientas y experimentos científicos de vanguardia como Moxie, capaz de convertir el abundante dióxido de carbono de la atmósfera marciana en oxígeno, algo vital para la futura supervivencia de los humanos en ese planeta. El amartizaje será grabado por primera vez con imagen y sonido nítido gracias a las 23 cámaras y dos micrófonos del Perseverance.

El nuevo vehículo explorador, lleva instrumentos científicos espectaculares. Entre esos, una estación meteorológica que costó $15 millones, fabricada en España, que permitirá medir la dirección y velocidad del viento, la presión atmosférica, la radicación solar ultravioleta, la propiedad del polvo en suspensión y la temperatura del suelo y del aire. Una cámara captará imágenes del cielo marciano y las nubes. Otro prodigio, la cámara Mastcam-Z, permitirá identificar cualquier objeto del tamaño de una mosca desde una distancia del largo de un campo de fútbol.

La dotación de 23 cámaras de Percy es superior a cualquier otra misión interplanetaria conocida en la historia. Por su parte, el espectrómetro SuperCam, también en el mástil del róver, permitirá el análisis sin contacto de la composición química y la mineralogía de sus alrededores.

Utilizará un láser que funcionará como un taladro capaz de recolectar muestras de rocas y suelos y dejarlas en un escondite en la superficie marciana. Esas muestras serán transportadas a la Tierra para su análisis por varias misiones programadas a partir del 2026.

Percy será el quinto róver enviado por la NASA a Marte. Otro róver de la Agencia Espacial Europea y la agencia espacial rusa Roscosmos, se sumará a la búsqueda de rastros de vida microbiana en el 2022.

Los instrumentos científicos de alto nivel de Perseverance quizás, por fin, permitan a los científicos responder a la pregunta de si alguna vez hubo vida en lo que actualmente es un desierto infernal.

Kathryn Stack, científica adjunta de la misión Mars 2020 o Perseverance, dijo al diario español ABC que esta misión hará descubrimientos científicos que avanzarán significativamente en la comprensión sobre la habitabilidad del planeta rojo, su potencial para albergar vida antigua y su evolución de un mundo habitable a uno inhabitable.

“Sin lugar a dudas, Perseverance tomará muestras para que puedan ser devueltas a la Tierra por las siguientes misiones. Eso es lo más emocionante. Esas muestras podrían abrir la puerta a la próxima fase de exploración de Marte y revolucionar nuestra comprensión de la vida en el sistema solar y el Universo”, resaltó.

Primer helicóptero espacial

Una de las particularidades de Percy es que cuenta con un acompañante: Ingenuity. Es el primer helicóptero adaptado para volar fuera de la Tierra y ampliar el campo visual de la expedición que, de acuerdo con lo planeado por la NASA hará cinco vuelos, cada uno de máximo tres minutos, a alturas de entre tres y 10 metros.

El helicóptero Ingenuity se desplegará desde el róver Percy para probar la capacidad aérea del dispositivo. Desde el anterior programa Mariner, que permitió elaborar un mapa de la superficie marciana, los científicos comenzaron a perseguir el rastro del agua.

El helicóptero, de cuatro libras de peso, pondrá a prueba nuevas funcionalidades por primera vez, con un alcance limitado. Tiene cuatro aspas especialmente diseñadas con fibra de carbono, dispuestas en dos rotores que giran en dirección opuesta a unas 2,400 revoluciones por minuto, mucho más rápido que un helicóptero comercial de la Tierra. También dispone de innovadoras células solares y baterías.

La NASA espera colocara partir del 2026, primero en la Luna, y luego en Marte, pequeñas plantas de energía nuclear de unos 10 kilowatts para crear las condiciones en que los seres humanos puedan vivir durante largos períodos en ambientes espaciales inclementes.

Probablemente se requerirán múltiples reactores para cubrir las necesidades energéticas en la Luna o en Marte. Además, cada reactor no puede pesar más de 7,500 libras, por las dificultades de transportarlo, debe poder operar en el espacio y hacerlo en forma autónoma en gran medida y tener un tiempo de vida útil de al menos 10 años.

El interés en el planeta rojo es la consolidación de dos esfuerzos de décadas. Por un lado, los intentos por establecer si Marte alberga o albergó vida. Y, por el otro, seguir construyendo cimientos para la colonización humana de ese planeta, el siguiente peldaño en la conquista de otros mundos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here