Santa Librada de Las Tablas, entre la fe y la tradición  

0
Publicidad
ACP

Este año la esperada procesión y la peregrinación al templo se cacelaron por la pandemia del nuevo coronavirus que afecta a todo el planeta.

Una de las celebraciones religiosas y culturales más importantes del país, se efectúa en la ciudad de Las Tablas, capital de la provincia de Los Santos, donde cada año, miles de personas peregrinan bajo la lluvia o el sol hacia este pintoresco pueblo del interior de la república, para venerar y rendir tributo a la famosa Santa Librada. Un emblema de religiosidad que despierta pasiones y controversias, pero que se ha convertido en uno de los íconos más importantes de la cultura santeña.

Publicidad
Municipio de Panamá

Durante más de 300 años, la fe por esta singular deidad de la fe católica, ha crecido a tal punto que se sitúa junto con Jesús Nazareno de Atalaya, Don Bosco y la Virgen del Carmen, en la ciudad capital y el Cristo Negro en Portobelo, como uno de los cinco focos de peregrinación más importantes de Panamá. Emergida entre leyendas y arraigos costumbristas, la devoción por la santa francesa se ha convertido en un ritual de fe y tradición por los santeños y una atracción para nacionales y extranjeros.

Aida Díaz devota y organizadora de las celebraciones de la santa, manifestó que en el templo de Santa Librada, en Las Tablas, existen cuatro imágenes de la virgen, la primera que llegó al pueblo con los españoles, llamada “La Peregrina”, otra que vino junto con el altar, denominada “La Moñona”, por su larga cabellera y cuya creación data de más 300 años, Santa Librada la Pequeñita, de construcción rudimentaria y local y la imagen más famosa; Santa Librada “La Chola”, que tiene ya más de 157 años de haber llegado al pueblo.

Díaz indicó que según la tradición oral resguardada desde hace décadas por los lugareños y que ella a través de investigaciones con personas de avanzada edad ha corroborado, la imagen de “La Chola”, fue descubierta por unos pescadores en el Puerto de Mensabé, el año de 1862. La leyenda narra que los pescadores divisaron en el mar, una caja de considerable tamaño, por lo que les llamó la atención; y para su sorpresa al abrir la caja descubrieron la imagen de la santa, con una inscripción que decía: “Esta es Santa Librada”.

Alarmados por el descubrimiento los pescadores decidieron llevar la caja con la imagen al pueblo y desde aquel entonces dejaron de llamarla Liberata (nombre antiguo), para llamarle Santa Librada de Las Tablas. Así esta obra de arte ha tomado preponderancia, hasta el punto de convertirse en la imagen que cada 19 de julio en la noche sale a recorrer el pueblo en procesión, ataviada con finos vestidos y cubierta por gran cantidad de joyas, muchas de ellas folclóricas, como muestra de gratitud por los fieles peregrinos, que han recibido algún favor, una auténtica muestra de fe y tradición folclorica.

La imagen que se ha convertido en rostro del idenditad interiorana, principamente en Azuero, lleva una larga cabellera que, desde principios de la década de 1990, es ofrecida por Aida Díaz, además, durante su festividad que se celebra el 20 de julio, familias tableñas, se encargan de ofrecerle un vestido, últimamente con evocaciones de la pollera para que la imagen lo luzca en la multitudinaria procesión.

Para el sociólogo Milciades Pinzón, esta celebración patronal es muy singular, pues se evidencia la fe de una cultura campesina que demuestra con sus tradicionales tamboritos y mejoraneras, su agradecimiento a los milagros intercedidos por Santa Librada.

“Al llegar a la ciudad de Las Tablas, para tiempos de fiestas patronales, se puede percibir la esencia de la fe interiorana y el orgullo que siente cada persona al momento de rendirle tributo a su patrona. Campesinos con cutarras y sombrero pintado, que caminan largas distancias para llegar al templo, es un reflejo de la fe del montuno santeño, una fe y una creencia que ya ha trascendido regiones y fronteras”, destacó el sociólogo.

Pinzón nos sigue explicando “Acontece que para la región de Mensabé la virgen es más que un ícono religioso; porque luego de trescientos años Librada se ha tableñizado, es decir, se ha hecho santeña, como el rabel que se convirtió en mejorana o el calzado indígena que terminó evolucionando hacia la “cutarra” campesina.

La muestra de fe que se vive durante el mes de julio, es una evidencia de la necesidad que tiene el ser humano y principalmente el panameño, de un acercamiento con Dios, puesto que es Él, la esencia de todo en la vida, así lo sostiene la psicóloga Dayana Carolina Herrera, quien añade además que en esta región del país es parte de la cultura el respeto y valor por la fe y los valores que a través de los siglos han rodeado a este tipo de personajes religiosos, históricos y muchas veces enigmáticos.

Una patronal en tiempos de pandemia

Ante la emergencia sanitaria mundial a causa de la pandemia por COVID19, tanto las autoridades de Las Tablas como de la parroquia tomaron una serie de medidas para evitar las aglomeraciones y el contagio del virus.

El párroco del templo manifestó que todas las celebraciones eucarísticas serán a puertas cerradas. La imagen se mantendrá en su altar y además la misa patronal de mañana 20 de julio solo contará con la participación de 50 personas.

Nieto hizo un llamado a los miles de devotos de la santa para que donde estén sean buenos peregrinos y tiendan su mano de solidaridad a quién lo necesite. “Este año celebremos nuestra fe y amor por Santa Librada, orando desde casa”, resaltó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here